La pandemia por coronavirus sigue afectando nuestra ciudad, con una curva ascendente tanto en la cantidad de nuevos contagios confirmados como en internación. El número de pacientes internados con COVID-19 llega a 20 personas, marcando una tendencia creciente respecto del pasado fin de semana, cuando la cifra era de 14 internados con coronavirus.

La pandemia por covid sigue afectando nuestra ciudad, con una curva ascendente en la cantidad de nuevos contagios confirmados y un crecimiento también de pacientes internados, algunos de los cuales lamentablemente han fallecido.

Actualmente, en el Sanatorio de la UOM hay 11 personas con COVID-19 en habitaciones comunes, más otras 6 que esperan confirmación del resultado, y 3 en terapia (dos con asistencia respiratoria).

En el Hospital San Felipe hay 5 pacientes internados en sala general de Covid, todos con buen pronóstico; y 2 en terapia, uno de ellos con respirador y otro sospechoso de covid –que espera resultado– y con pronóstico reservado porque presenta insuficiencia renal y diabetes descompensada. Cabe señalar que el hospital cuenta con un total de 35 respiradores que pueden ser utilizados en caso de necesidad para atender a pacientes Covid.

Por el momento, la Clínica San Nicolás se mantiene sin pacientes internados con covid.

De este modo, el número de pacientes internados con COVID-19 en San Nicolás llega a 20 personas, marcando una tendencia creciente respecto del pasado fin de semana cuando la cifra era de 14 internados con coronavirus.

Circulación del virus y angustia

Respecto de la reacción de la comunidad nicoleña en medio de la circulación del virus, en diálogo con el programa “Pablo sin vueltas”, de Radio City, el director asociado del Hospital San Felipe, Mauricio Campanella, comentó: “San Nicolás es una ciudad grande, pero es un pueblo chico, todo el mundo se conoce y está angustiado porque sabe que le puede tocar. Creo que gran parte de la angustia generalizada que se está viviendo es precisamente por eso, por saber del contagio de un amigo, alguien cercano o un familiar”.

Consultado sobre su opinión acerca de los posibles motivos por los que en nuestra ciudad han aumentado tan repentinamente los casos positivos de coronavirus, Campanella consideró: “Uno se va relajando a medida que está bien, creo que hubo un relajamiento masivo el Día del Amigo el pasado 20 de julio, donde hubo gente que vino de otros lugares donde había circulación comunitaria del virus, se reunieron, hicieron fiestas. Es lo que uno siempre dice, el comportamiento social es muy difícil de cambiar, no es que uno haga las cosas mal, los argentinos estamos acostumbrados a juntarnos, a comer, a estar con la familia y con amigos. Son muchos meses con una conducta ejemplar, y en el momento que te relajás pasa esto, porque la capacidad de contagio que tiene el virus es muy alta. También entraron tres o cuatro personas de otros lugares donde había circulación que vinieron a trabajar a empresas. Eso fue llevando a que la situación rápidamente se transforme”.

Aunque insistió: “Igualmente era algo esperable que tengamos muchos contagios. No importa si tenemos 1000, 1500 o 6000 contagiados, lo importante es el número de internados y sobre todo que los contagiados no se compliquen. Si la gran mayoría de las personas están inmunizadas (es decir, que ya tuvieron coronavirus), se hace como una barrera inmunológica social en donde ya la capacidad de transmitir el virus en la sociedad decrece. Pero para eso tenemos que tener alrededor del 60 por ciento de la población inmunizada”.

“Esta nueva modalidad de convivencia con el distanciamiento social y la utilización del barbijo o tapaboca nos va a permitir controlar la situación y que no se sature el sistema de salud, que es lo que más nos importa a todos. Los países que no hicieron cuarentena ni tomaron ningún tipo de prevención, como Estados Unidos y Brasil, no le dieron descanso al sistema de salud y en muchos lugares colapsó”, remarcó Campanella.

Personal de salud

En cuanto al personal sanitario, actualmente en el hospital San Felipe hay 11 trabajadores con covid positivo. Campanella indicó que “casi todos se contagiaron en reuniones sociales, no atendiendo gente”. Están con cuadros leves a moderados. Solo se encuentra internada la jefa de Administración con cuadro moderado, “que está con muy buena evolución”, afirmó el entrevistado.

Sobre el estado de salud del director del Hospital San Felipe, Pablo Gavazza, quien también cursa la enfermedad por coronavirus en su casa particular en la ciudad de Rosario, sostuvo: “Pablo está muy dolorido, atraviesa como una gripe muy fuerte con dolores musculares y tos, pero no estaba con dificultad respiratoria. Hace varios días que está cursando la enfermedad y todavía no nota mejoría del cuadro. Por ahora está haciendo reposo domiciliario”.