Sujetos armados con cuchillas irrumpieron en una vivienda de Erezcano, reduciendo a una pareja de subcomisarios, que se encontraban con sus tres hijos pequeños, robándoles dinero y armas. Tras una rápido operativo se irrumpió en un galpón de barrio Las Viñas donde aprehendieron a tres personas y recuperaron el dinero y las armas sustraídas.

Fue cerca de la medianoche del jueves cuando una pareja de subcomisarios de nuestra ciudad junto a sus tres hijos pequeños, que se encontraban en la casa de sus progenitores en la apacible localidad de Erezcano, que vivieron una auténtica pesadilla. Por lo que pudo saber nuestro medio en cierto momento de la noche irrumpieron varias personas con armas blancas que intimidaron a la familia, amenazando a los niños. En ese momento en la propiedad había una gran cantidad de dinero debido a que el padre del oficial había cobrado una plata importante del campo y los asaltantes fueron seguramente con el dato de esa entrega para cometer el ilícito, sin imaginar que en ese momento se encontraban los efectivos policiales, lo que complicó un tanto la tarea. Aun así los subcomisarios, que desempeñan tareas en nuestra ciudad, debieron, con bronca contenida, obedecer a los asaltantes para preservar la salud de los niños.
Los ladrones, que se manejaban en un automóvil VW Bora, sustrajeron dinero en efectivo, cheques y una gran cantidad de armas de los oficiales, dándose a la fuga por la ruta 188 en dirección a San Nicolás.

Allanamiento
Enterados del robo, tanto agentes de la delegación de Rojo, Comando de patrulla y personal del gabinete criminológico de la Comisaria Segunda montaron un rápido operativo en la ruta. Al hablar con testigos los efectivos recibieron la información de que un auto que reunía las características del que se movían los asaltantes había doblado a toda velocidad por barrio Virgen de Lujan y cruzado el campo en dirección a las Viñas. Hacia ese lugar se dirigieron los efectivos policiales recorriendo la zona. Fue en un galpón de calle Santiago del Estero que los agentes notaron que se apagó una luz y tras rodear el lugar, unos vecinos les señalaron que allí estaban los delincuentes, por lo que se efectuó un allanamiento de urgencia avalado por el juzgado de garantías en el lugar, con resultado positivo. Allí irrumpieron los policías procediendo a la aprehensión de una persona de 27 años, la cual fue reconocida como una de las que actuaron en el asalto y otros dos sujetos que intentaron obstaculizar el procedimiento policial. A uno de los mismos se le secuestró en su poder el teléfono celular de la víctima, Asimismo por los techos lograron huir dos personas, que se fueron descartando armas, ya estarían identificadas y son intensamente buscadas. Por suerte en el lugar se secuestraron prácticamente la totalidad de las armas sustraídas, el dinero y los papeles robados.
En definitiva, se recuperó un caño de escopeta calibre 12, una escopeta automática, una escopeta superpuesta cal 12, una escopeta superpuesta calibre 20, una carabina cal 4.5 milímetros aire comprimido, un fusil marca con mira telescópica, una pistola calibre .22 largo una pistola 9 mm, una escopeta automática calibre 12, una carabina calibre .22 largo, una carabina calibre 44 y numerosas municiones. También se procedió al secuestro de un VW Bora utilizado para cometer el atraco y un Ford Focus. Se iniciaron actuaciones por robo calificado y resistencia a la autoridad.