En el marco de la pandemia por coronavirus, el organismo llegó a un acuerdo con las cámaras industriales. La medida tiende a acompañar a los adultos mayores en la difícil situación sanitaria que atraviesa nuestro país.

“PAMI congela los precios de los medicamentos hasta el 31 de octubre. En acuerdo con las cámaras industriales CILFA, COOPERALA y CAEME en el marco de la emergencia sanitaria por COVID-19, trabajamos sin cesar para brindarle tranquilidad a las personas afiliadas”, informó el organismo a través de sus redes sociales.

Justamente por la pandemia, en julio la cámara de laboratorios le propuso al PAMI mantener los precios de ese entonces hasta fines de octubre.

La Cámara Argentina de Especialidades Medicinales (CAEME), que representa a los laboratorios de innovación farmacéutica, informó que en función del vencimiento el 30 de junio de este año de los convenios que sus asociados habían suscripto con el Programa de Atención Médica Integral (PAMI), y “atento la difícil situación que atraviesa la Argentina en el marco de la pandemia de coronavirus”, se dirigió a las autoridades de la entidad para ofrecer prorrogar los convenios para el suministro de productos medicinales hasta el próximo 31 de octubre.

Si bien la medida supone un gran esfuerzo para los laboratorios, desde CAEME indicaron que será “un beneficio para el Instituto y sus afiliados, que se garantizan el mantenimiento del precio PAMI de los medicamentos en todos sus segmentos por el plazo de cuatro meses”.

“Estos beneficios, que la industria ofrece con gran esfuerzo, se realizan en un contexto de inflación y de devaluación de la moneda que también impactan al sector”, habían destacado desde la cámara.

Atención médica

Cabe recordar que en nuestra ciudad, a fin de lograr un acercamiento y atención más fluida entre los afiliados y los profesionales de la salud, PAMI realizó una red de contactos con los médicos de cabecera y se implementó la firma electrónica que permite agilizar los trámites para acceder a los distintos tipos de medicación.

Más del 60 por ciento de los afiliados de San Nicolás tiene prescripta medicación crónica a la que, con la firma electrónica, se accede de manera mucho más rápida. “Con esta implementación, el jubilado le solicita la medicación a su médico de cabecera, este la firma de manera electrónica y automáticamente se deriva a todas las farmacias del país que trabajan con nuestra institución. Cualquier familiar o persona de confianza puede ir a la farmacia con la credencial y el documento del afiliado y se le otorga el medicamento. Fue una de las medidas más importantes durante la pandemia para simplificarle la vida a nuestros afiliados”, declaraba tiempo atrás el titular de la Agencia local José Pellegrini.

Otra arista importante en el marco de la pandemia, es sin duda la vacunación antigripal y antineumocócica. PAMI aplicó más de 8300 vacunas y alrededor de 170 en domicilio. “Fue un récord absoluto. Se notó que la gente tomó conciencia y se ocupó de cuidar su salud. Hemos duplicado la cantidad de vacunaciones respecto del año pasado”, afirmó Pellegrini. Todavía quedan dosis disponibles.

La atención en la sede local de la agencia para cualquier requerimiento, tanto sea de profesionales médicos, especialistas o trámites, se realiza mediante sistema de turnos, a fin de evitar aglomeración de gente y largos tiempos de espera.