Muerte de Matías Rossi: A la espera de los resultados del dermotest


En una vivienda de la Manzana 12 de Barrio Ginés García, Matías Nicolás Rossi de 30 años falleció de un disparo en la cabeza. En un primer momento se especuló con que habría estado jugando a la ruleta rusa con amigos y se habría infligido el disparo solo pero la investigación arroja sospechas al respecto.


Como consignamos en la edición de EL NORTE de ayer, el primero de enero arrancó con un lamentable hecho de sangre en una vivienda de la Manzana 12 de Barrio Ginés García, donde Matías Nicolás Rossi de 30 años falleció de un disparo en la cabeza. En un primer momento se especuló con que habría estado jugando a la ruleta rusa con tres amigos y se habría infligido el disparo solo pero la investigación arroja sospechas al respecto.
El fiscal que entiende en la causa, titular de la UFI Nro. 4 Dr. Ariel Tempo, estuvo en el lugar y ordenó la toma de muestras para hacer dermotest, no solamente a la víctima sino a los testigos para dejar debidamente aclarado que ninguno de ellos haya intervenido en lo que relatan que sería una muerte accidental.

Muestras
“En principio lo que se obtiene son las muestras para hacer el dermotest. Esas muestras se deben enviar a La Plata se da una fecha, se hace una pericia lo que demora un tiempo”, expresó el fiscal a nuestro medio respecto a las novedades de este extraño caso que dejo a familiares y amigos sorprendidos y con mucho dolor.
También se le tomó declaración al hermano de la víctima quien manifestó que el arma le pertenecía a Matías Rossi y agregó que las tres personas que estaban con él al momento de la muerte eran muy amigos por lo que él descarta cualquier incidente en el que estén involucrados ellos. “Es importante el resultado del dermotest, seguimos investigando el hecho por lo que es prematuro decir como efectivamente ocurrió”, agregó Tempo

Muerte
Recordemos que los testigos relataron que la víctima manipuló el arma y accidentalmente se causó un disparo, circunstancia que no es muy normal “Es muy difícil que alguien accidentalmente se pegue un tiro en la cabeza, ninguno de los testigos hace referencia que estuvieran jugando a la ruleta rusa”, aclaró el fiscal, por lo que la investigación continua.
Respecto al relevamiento de pruebas dijo: “Hay un arma secuestrada, y tres casquillos que indicarían que se efectuaron tres disparos, pero la victima presenta un solo disparo en la sien y es un tiro que normalmente llamamos abocado, que es con el caño del arma pegada a la cabeza. En este caso se tomaron las precauciones de tomar las muestras para hacer las pericias de dermotest que nos permite ver si hay pólvora en las manos de la víctima solamente o uno de los testigos presenta esta evidencia. Ninguno de los testigos admite haber tenido el arma en su mano”.

Dermotest
La técnica de dermotest consiste en levantar los residuos de los disparos de un arma de fuego mediante una cinta adhesiva que se pega y despega en las caras de ambas manos, los dedos y el antebrazo, y posteriormente se coloca en un soporte de vidrio, o de plástico.
Luego, a esa muestra se le aplican una serie de reactivos para determinar la presencia de tres metales: plomo antimonio y bario.
El tiempo que pueden permanecer en la piel de quien efectuó el disparo es aleatorio y está influenciado por factores externos al muestreo como el hecho de que la persona se haya higienizado la zona o haya pasado mucho tiempo y la misma transpiración los quite. Si la persona se cubre la mano con un guante o envoltorio, esos residuos quedan en ese elemento y con la misma técnica pueden detectarse.
Anteriormente se usaba una técnica antigua con guanteletes de parafina, que consistía en formar una especie de guantes con parafina líquida y capas de gasas. El reactivo es distinto y la técnica es más engorrosa y complicada. El análisis también es más falible.