UDOCBA DENUNCIA QUE EL 30% DE LOS NUEVOS CONTAGIOS DE COVID SE PRODUCE EN LAS ESCUELAS

Small children with face mask back at school after covid-19 quarantine and lockdown, writing.

El gremio pidió la exención momentánea de la presencialidad en las aulas de la provincia de Buenos Aires en el marco del crecimiento de casos de coronavirus. “Nuestras proyecciones indican que el 30% de los nuevos casos se dan mayormente en alumnos y en menor cantidad en docentes”, dijo Miguel Ángel Díaz.

La Unión Docentes de la provincia de Buenos Aires (UDOCBA) salió a pedir por la exención de la presencialidad en las escuelas de la provincia de Buenos Aires en el marco del crecimiento de casos de coronavirus y luego de que el Gobierno dispusiera el teletrabajo para la administración pública nacional.
“Nosotros opinamos como ciudadanos pero también como personas responsables que cumplen funciones en una organización sindical”, aseguró Miguel Ángel Díaz en contacto con periodistas del programa «Pila y Media» (Radio U).
El secretario general UDOCBA explicó que “le sugerimos a la Directora General de Escuelas, Agustina Vila, que suspenda las clases por esta semana porque primero está la vida de la gente. Un informe nacional advierte que la mayor cantidad de contagios hoy se están produciendo entre niños de 0 a 9 años. Y le sigue el grupo etario de 9 a 15 años, con lo cual podemos decir que gran parte de los contagios se están registrando en alumnos de escuelas primarias y secundarias”.
El dirigente encendió la alarma al anunciar que “nuestras proyecciones indican que el 30% de estos nuevos contagios se dan en las escuelas, mayormente en alumnos y en menor cantidad en docentes”, dijo Díaz antes de calificar a la pandemia como “inatajable”. “Las escuelas no estaban preparadas para cumplir determinados protocolos. No se previene el contagio solamente con barbijos puesto que hay todo un abanico de costumbres muy difíciles de modificar entre los alumnos. Abrazarse para tomarse fotos, compartir lápices que tal vez antes pasaron por la boca de los chicos, compartir una gaseosa, en fin, un conjunto de hábitos que en otros tiempos eran normales y que hoy representan un serio riesgo de contagio del virus. Erradicar esa cultura no es fácil en los niños, por lo que evitar la diseminación del coronavirus excede a determinados protocolos”, apuntó el máximo dirigente de Udocba.

Sin respuesta

El pedido de suspensión momentánea de la presencialidad en las aulas que hiciera este gremio docente no ha tenido respuesta oficial aún, ni tampoco acompañamiento de otros gremios del sector.
“Es momento de cerrar por lo menos en Semana Santa y después ver. No tiene ningún sentido” la presencialidad ya que “es una revinculación nada más” y “en lo pedagógico no da ningún fruto”, insistió Díaz. Y pidió “dejar de arriesgar la vida de los pibes y de los docentes. Es altamente grave la situación de los compañeros docentes que también tienen familia”.
Por su parte, desde el gobierno nacional y provincial quieren evitar suspender las clases presenciales y apuntan a restringir actividades recreativas pero la postura no es unánime dentro del Frente de Todos.  El diputado oficialista Leopoldo Moreau se expresó a favor de poner una “pausa” al dictado de clases dentro de los establecimientos educativos. 
A pesar de que el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, afirmó que “las actividades educativas son prioritarias”,  el legislador nacional señaló que suspender la presencialidad “no es dramático y es una pausa de siete días importante para frenar la alta circulación del virus”.

“Las escuelas no estaban preparadas para cumplir determinados protocolos. No se previene el contagio solamente con barbijos”.