SE APROBÓ EL CÓDIGO DE CONVIVENCIA CON EL VOTO DESEMPATE DE PONCE

Se aprobó el código de convivencia con el voto negativo de la oposición y de Petroni. EL NORTE.

Es la primera vez en las gestiones del passaglismo que se debe recurrir al voto del Presidente del cuerpo deliberativo para definir una votación en el Concejo Deliberante. El oficialista Danilo Petroni votó en contra del proyecto elevado por el Ejecutivo. Sergio Ponce, Presidente del cuerpo, rompió la paridad en 10 para que se aprobara el Código de Convivencia Urbana que pone marco a un nuevo contrato de convivencia en la comunidad.

De la Redacción de El Norte
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

Como cada segundo y cuarto jueves de cada mes, tuvo lugar una nueva sesión ordinaria en el Honorable Concejo Deliberante. En esta ocasión, se celebró la tercera del año, siendo de manera presencial luego de tener que atravesar sesiones virtuales a raíz de la pandemia que estamos viviendo.
Comenzó a las 8:40 y tuvo una duración de más de una hora debido a los intensos cruces que se produjeron al momento de debatir el último expediente del orden del día. Se trata del proyecto de ordenanza propuesto por el Ejecutivo local, para crear un código de convivencia en el Partido de San Nicolás.
El Presidente del Concejo Deliberante, Ing. Sergio Ponce, dialogó sobre dicho proyecto en el programa “Pila y Media” que emite Radio U FM 89.9 (de lunes a viernes a las 7:00). Ya existen varias ordenanzas que hablan al respecto, la idea ahora es poder juntarlas en una sola con la implementación del expediente N°17.414.
“Se trata de un proyecto que plantea, no solamente cuestiones que ya estaban planteadas en otras ordenanzas y que ahora se pondrán en una sola, sino que además le da una vuelta de tuerca a todo lo que tiene que ver con la convivencia entre los vecinos de San Nicolás”, manifestó el Ing. Sergio Ponce.
También, contó que el código tiene penalidades por los malos comportamientos, “como por ejemplo tirar basura en espacios públicos, realizar una ofensa hacia algún docente, con el comportamiento en general entre vecinos”, afirmó Ponce. La idea es que pueda intervenir el Juzgado de faltas y no solamente el Poder Judicial.
El código es extenso y tiene varias subdivisiones donde establece cada punto de la convivencia. “Es un proyecto muy interesante, donde también se involucra a los ámbitos educativos, los espacios públicos, los clubes y sus actividades, personal de salud. Es un proyecto que va a buscar que se pueda mejorar la convivencia, en todo lugar, entre los nicoleños”, añadió el Presidente del máximo órgano deliberativo. 
“Me parece que la ciudad no tiene que seguir creciendo únicamente en infraestructura, sino también con la convivencia y los actos que tengamos entre nosotros. Esto no quiere decir que el proyecto se lanzó porque vimos algo que estaba mal, sino por meramente poder seguir por el camino del crecimiento para todos los nicoleños”, sentenció Ponce.

Cruces

El proyecto se trató en el Concejo con algunas modificaciones, principalmente se incorporó el artículo N° 54 bis y se modificaron los artículos N° 137 y N° 221. Sin embargo, el punto principal que provocó los arduos debates, se reducen al proyecto en sí. La oposición no lo considera pertinente, mucho menos aplicable en nuestra ciudad. Pero tampoco lo creyó así el presidente del bloque oficialista, Danilo Petroni, quien votó en contra del mismo.
“Primero, voy a mocionar que este proyecto, el cual debería ser una política de Estado y no una política partidaria, vuelva a comisión para buscar el consenso de todos los bloques. Estoy de acuerdo con el código pero no de cómo quiere aprobarse. Debe ser un acuerdo social y político para que funcione. Tampoco nos tomamos el tiempo suficiente para buscar ese consenso y no encuentro ninguna razón para aprobarlo en este momento”, manifestó Petroni.
Agregando que “como presidente de bloque debo aclarar que no recibí ningún llamado de nadie para que lo aprobáramos en esta sesión”. Con la moción sobre la mesa, se puso a votación la propuesta del concejal de Juntos por el Cambio. Aquí es donde se generó el primer quiebre.
La votación fue 10 contra 10, por lo que había que desempatar de alguna manera. Es por ello que el Presidente de Concejo, Sergio Ponce, hizo uso de sus facultades aplicando los artículos N° 83, N° 75 y N° 115 de la Ley Orgánica de municipalidades para desempatar en la cuestión, dando entonces un resultado de 11 contra 10. La moción fue denegada y se prosiguió con el tratamiento del proyecto.

Críticas

La oposición tomó la palabra explicando por qué no acompañaron el proyecto propuesto por el Ejecutivo. La primera en hacerlo fue Bibiana Giglio del Frente de Todos. “Más allá de las modificaciones, no tiene el espíritu que debería tener un código de convivencia. Esto es totalmente punitivo. La ciudad no está preparada para este código, hay mucha desigualdad y le da al Municipio un control casi de policía”.
Por su parte, la Dra. Engelbrecht, quien preside el bloque de Unidad Ciudadana, manifestó estar muy angustiada por la situación. “Tanto que dicen querer estar de cara al río, le están dando la espalda a la política partidaria. Queremos saber qué planificación había y saber cómo iban a hacer esos controles, dicho sea de paso van a tener que contratar un ejército para controlar todo esto en la calle”.
Luciano Pastocchi, del Frente Renovador y José Corral del Frente de Todos, también tomaron la palabra agregando, desde sus perspectivas, lo que consideraban óptimo para afianzar el rechazo a dicho proyecto. Julio Pasqualín, de Juntos por el cambio, hizo lo propio para defender la aprobación del código de convivencia.
Petroni volvió a insistir sobre este tema, ahora haciendo uso de su palabra sobre la votación del proyecto, donde sostuvo que es un salto de calidad pero que no es la forma ni el momento de aprobarlo. También, aseveró que la oposición es tan responsable como los concejales oficialistas de que este proyecto esté saliendo de comisión para tratarse en el recinto.
“Quiero dejar bien en claro, que si hoy estamos tratando este código en esta sesión ordinaria, no tiene que ver con la postura del bloque oficialista dentro de la comisión de Legislación General. Yo pedí que no saliera de la comisión pero uno de los concejales que hoy plantea el voto negativo, podría haber dejado el código en comisión, solamente con su presencia. Entonces es muy fácil, venir a la sesión y plantear diferencias esenciales sobre lo que estamos tratando. Se podría haber enriquecido este código, se podría seguir buscando el consenso político y social, tan solo si uno de los concejales de la oposición hubiese estado presente”, manifestó Petroni casi enfurecido.
Finalmente, la votación fue 10 vs 10, por lo que el Presidente del Honorable Concejo Deliberante debió utilizar, por segunda vez en el día, su poder para romper la paridad de los votos. El proyecto de ordenanza N° 17.414 que establece un Código de Convivencia y Faltas para el Partido de San Nicolás, fue aprobado por mayoría con el voto negativo de los tres bloques opositores y el voto en contra del concejal oficialista Danilo Petroni.