El diputado Luis Pastori, señaló que es un proyecto “no sé si tan bueno como necesario”. ARCHIVO

El proyecto que establece un puente entre el régimen simplificado y el general tuvo acuerdo general en comisión; Juntos por el Cambio presentó desacuerdo en algunos artículos.

La comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados logró el quórum de todas las fuerzas políticas que la integran y con 48 votos favorables -20 de ellos en disidencias parciales- se aprobó el dictamen de comisión y la semana entrante se podrá debatir el proyecto de ley que envió la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) que modifica el estado de situación de monotributistas que deberían pasar al régimen de autónomos y que acumularon una exuberante deuda en estos meses de recesión.
En la comisión de Presupuesto y Hacienda que comanda Carlos Heller la discusión fue muy ágil y simple. Sólo se anotó un orador que fue el diputado Luis Pastori, quien señaló que es un proyecto “no sé si tan bueno como necesario. Acompañamos el dictamen en general pero con algunas disidencias parciales en algunos puntos”.

Salto abrupto

Luego de aclarar que este “no es un proyecto de reforma del monotributo”, sino que lo que trata es “de una manera compleja y difícil de comprender, generar una suerte de puente de plata o un aterrizaje suave entre el régimen simplificado, que a esta altura ya es un régimen no simplificado por la complejidad que ha adquirido, al Régimen General. O el monotributista está pagando un impuesto muy barato o el contribuyente del Régimen General está pagando demasiado caro, pero hay un salto tan abrupto de un régimen al otro que esto alienta lo que se conoce como enanismo fiscal. Es urgente un proyecto que haga más fácil el pase al Régimen General”.

Retroactivo

En lo que se refiere a las disidencias, Pastori señaló que una de ellas es “el momento a partir del cual rige la exclusión. Esto no es un régimen que viene a solucionar de aquí en adelante, sino que es retroactivo. Esto es algo que piden los consejos profesionales así como la Federación Argentina de Graduados en Ciencias Económicas”.
El legislador también señaló que piden que las nuevas escalas que se aprueban con vigencia a partir del primero de enero “se actualicen no por la evolución del haber medio previsional sino por el IPC”.
Luego hizo referencia a que se hicieron agregados con los que estaban de acuerdo “porque dan alguna flexibilidad a la AFIP para que pueda reglamentar los plazos. Estamos hablando de una actualización que va a correr a partir del primero de enero, teniendo en cuenta que seguramente la ley tendrá sanción definitiva en abril, con lo cual habrá que adecuar algunos plazos. Pero no debería dársele a la AFIP una facultad de decir hasta cuándo va a poder adecuar la categoría, porque sería bueno que eso lo diga la Ley, que según nuestro punto de vista debería ser hasta la próxima recategorización obligatoria que corresponde hacerla en julio próximo. Sería una buena oportunidad para que ahí se blanquee todo lo que pudo haber pasado desde el primero enero hasta ese momento y que no se pudo cumplir por la no vigencia de una ley como la que estamos tratando”.

Soluciones

El proyecto que se votará y tendrá media sanción la semana que viene -lo envió la titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) Mercedes Marcó del Pont- establece una primera solución que para los que luego de la suspensión de la exclusión que comenzó en octubre de 2019, y que aún se mantiene, deberán afrontar una deuda devengada muy importante. La segunda, para el largo plazo, es un nuevo régimen que haga que el pasaje de monotributista a autónomo sea más simple y menos costoso. En el primero de los casos el proyecto de ley establece que a aquel monotributista que se haya pasado hasta un 25% de la facturación se le va a ofrecer la oportunidad de volver a la categoría del monotributo. En el caso de que el exceso de ese 25% sea anterior al 31 de diciembre de 2020, va a poder computar 50% del crédito fiscal presunto.