SE ABRIÓ EL REGISTRO DE FERIANTES PARA LOS ARTESANOS Y MANUALISTAS QUE QUIERAN VENDER SUS PRODUCTOS

Los feriantes tendrán tiempo de inscribirse hasta el 11 de abril. Imagen ilustrativa.

Debido a la ordenanza N° 9698, sancionada el 28 de junio de 2018, la Municipalidad informó que está abierto el registro de feriantes. Esto conlleva a que todo artesano o manualista que desee poder vender sus productos, deberá completar el formulario solicitado por el Ejecutivo para poder hacerlo. La inscripción cerrará el próximo 11 de abril. Quienes no se hayan inscripto no podrán ofrecer sus artesanías a los nicoleños. 

De la Redacción de El Norte
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

La Municipalidad de San Nicolás ha dejado habilitado el Registro de Feriantes Culturales que engloba a artesanos y manualistas interesados en vender sus productos en ferias de la ciudad y participar de eventos culturales. Será condición obligatoria estar inscripto para participar de las mismas.
Según la Ordenanza N° 9.698 se considera “bien cultural” para la venta, a todo elemento proveniente de la actividad creativa, producción y transformación de bienes artísticos y de consumo no alimentarios. Esta actividad deberá ser realizada mediante un proceso en el que la intervención personal constituya un factor decisivo y dé como resultado la obtención de un producto final individualizado, no susceptible de una producción industrial totalmente mecanizada o en grandes series.

Además, se considerará feriante, a toda persona física que realice una actividad calificada manual y/o artesanal, y elabore sus propios productos que den como resultado un bien cultural. No podrán participar de ninguna “feria cultural” en la ciudad de San Nicolás de los Arroyos, revendedores, ni personas que no sean las que elaboren los artículos comercializados de acuerdo a lo descripto anteriormente.

Las personas interesadas podrán ingresar al siguiente link para inscribirse en este enlace. Allí, deberán completar el formulario propuesto donde se solicitarán los datos personales del feriante. De esa manera, ya quedará registrado para poder ofrecer sus artesanías a todos los nicoleños.

Ordenanza

En la sesión ordinaria del 28 de junio de 2018, el Honorable Concejo Deliberante aprobó la ordenanza N° 9.698, la cual establece una serie de normas que las personas consideradas como feriantes deberán cumplir para poder vender sus productos.
“A los fines de esta Ordenanza, se considerará como “bien cultural” para la venta todo elemento proveniente de la actividad creativa, producción y transformación de bienes artísticos y de consumo no alimentarios. Esta actividad deberá ser realizada mediante un proceso en el que la intervención personal constituya un factor decisivo y dé como resultado la obtención de un producto final individualizado, no susceptible de una producción industrial totalmente mecanizada o en grandes series”, manifiesta el artículo cuatro de dicha ordenanza.
Agregando que “es imprescindible que la actividad tenga un carácter fundamentalmente manual y se garantice la transformación de la materia prima, ya sea en su estado original o que haya recibido un proceso de transformación previo. A estos efectos se deben tener en cuenta las pautas generales de bienes culturales que se determinen por vía reglamentaria”.

También, la ordenanza esboza que se considerará feriante, a toda persona física que realice una actividad calificada manual y/o artesanal, además de que elabore sus propios productos que den como resultado un bien cultural. No podrán participar de ninguna  “feria cultural” en la ciudad de San Nicolás de los Arroyos revendedores, ni personas que no sean las que elaboren los artículos comercializados de acuerdo con el artículo 4° de la ordenanza en cuestión.

Requisitos

En su artículo N°7, la ordenanza afirma que podrán postularse al proceso de admisión aquellas personas que cumplan con los requisitos estipulados: Tener residencia fija en la ciudad de San Nicolás de los Arroyos, con una antigüedad mínima de dos años; no poseer más de un permiso anual en las ferias culturales de la cuidad o una habilitación comercial dentro del partido de San Nicolás; ser productor y/o manualista y/o artesano de los bienes culturales  que presenta para la venta.
Por otro lado, en el artículo N°9, se establece que “A fin de la inscripción registral, los postulantes deberán llenar, con carácter de declaración jurada una planilla con los siguientes datos e información: Nombre y apellido; DNI; Edad; Domicilio (con copia de DNI/ servicio); Teléfono; E-mail; Redes sociales; Tipo o rubro que elabora; Tipo de artículo que exhibirá y/o venderá; Resumen de los procesos llevados a cabo para la elaboración de sus productos; Domicilio del taller donde elabora; Registro ante AFIP. Poseer libreta sanitaria (en caso de que corresponda)”.

Requisitos: Tener residencia fija en la ciudad de San Nicolás de los Arroyos, con una antigüedad mínima de dos años; no poseer más de un permiso anual en las ferias culturales de la cuidad o una habilitación comercial dentro del partido de San Nicolás; ser productor y/o manualista y/o artesano de los bienes culturales  que presenta para la venta.

Multas

De no cumplir con lo estipulado, el artículo N°38 de la ordenanza establece las multas posibles dependiendo la gravedad de la infracción. El incumplimiento por parte del permisionario de las obligaciones impuestas para el desarrollo de la actividad será pasible de las siguientes sanciones que se podrán aplicar independientemente o conjuntamente según el caso: Amonestación; multa; decomiso de mercaderías y productos en infracción; clausura; Inhabilitación por 90 días, como máximo 180.

El incumplimiento por parte del permisionario de las obligaciones impuestas para el desarrollo de la actividad será pasible de las siguientes sanciones que se podrán aplicar independientemente o conjuntamente según el caso: Amonestación; multa; decomiso de mercaderías y productos en infracción; clausura; Inhabilitación por 90 días, como máximo 180.

En casos excepcionales de inasistencias reiteradas o prolongadas, como así también de incumplimientos reiterados a las obligaciones de esta normativa, la Subsecretaría de Cultura podría recurrir a la no renovación del permiso o suspensión por hasta cinco años del proceso de admisión.