RUEDAN “LA CASA HABITADA: HISTORIAS (S) DEL MUSEO”

"Activar Patrimonio" consiste en becas de ayuda económica a personas que trabajan con el Patrimonio Cultural.

Sofía Elizalde está produciendo una serie de piezas audiovisuales de corta duración, para ser difundidas en plataformas virtuales y redes sociales. Estos episodios abordarán la vida cotidiana en San Nicolás de los Arroyos a mediados del siglo XIX, a través de las historias que relatan los objetos que forman parte del acervo del Museo de la Casa del Acuerdo.

En el marco de la convocatoria ´Activar Patrimonio´, Sofía Elizalde está produciendo una serie de piezas audiovisuales de corta duración, para ser difundidas en plataformas virtuales y redes sociales. Estos episodios abordarán la vida cotidiana en San Nicolás de los Arroyos a mediados del siglo XIX, a través de las historias que nos relatan los objetos que forman parte del acervo del Museo de la Casa del Acuerdo. Este recorte temporal tiene relación con el momento histórico de la firma del Acuerdo en San Nicolás (31 de mayo de 1852). Este proyecto propone un cruce de lenguajes, y una forma de sumar nuevos abordajes a la presentación de las colecciones del MNCA.

La cotidianeidad local en 1852
En cuanto a la temática elegida, se corresponde con el trabajo que el equipo de investigación del Museo Nacional Casa del Acuerdo se encuentra llevando adelante en la actualidad, vinculada a los distintos aspectos de la vida cotidiana en la ciudad en el periodo mencionado anteriormente. Anna Bringa y María Julia Tiseira, Conservadora y responsable del Registro y documentación de bienes culturales – respectivamente-, cuentan las historias que se ocultan detrás de algunas piezas emblemáticas de la colección, vinculadas a las actividades cotidianas de la época, como el mate de calabaza, el tintero o el escritorio de viaje.

Becas
El Ministerio de Cultura de la Nación, a través de la Secretaría de Patrimonio Cultural, presentó el año pasado ´Activar Patrimonio´: becas de ayuda económica a personas que trabajan con el Patrimonio Cultural y que, en ese momento, no se encontraran vinculadas de manera contractual ni en relación de dependencia con ningún tipo de institución u organismo. Los destinatarios fueron artistas, investigadores, investigadoras, curadores y curadoras de todo el país para llevar a cabo durante el lapso de dos meses una propuesta de trabajo con los acervos y/o colecciones presentes en Institutos y/o Museos Nacionales que se encuentren en la órbita de la Secretaría. El formato podía ser de libre elección: la propuesta podía incluir la realización de una investigación, catalogación, guión curatorial o intervención artística, entre otras posibilidades, cuyos resultados pudieran difundirse en formatos digitales y en redes sociales, a través de la web.
La iniciativa se inscribe dentro de las políticas implementadas por el Ministerio de Cultura de la Nación para mitigar los efectos de la pandemia y del cese provisorio de actividades en uno de los sectores más afectados, como es el de cultura y sus trabajadores y trabajadoras.