En tiempos de cuarentena y de muchos contactos e intercambios vía Whatsapp o plataforma Zoom, la Asociación de Básquetbol de San Nicolás está teniendo –especialmente a través de su presidente Martín Vercelli– una activa participación en las diferentes actividades que en forma virtual viene realizando la Federación de Provincia de Buenos Aires. En efecto, Vercelli fue elegido para integrar –junto a pares de Olavarría, Junín, De la Costa y Tres Arroyos– la comisión de competencias que evaluará las opciones deportivas para que la temporada del Provincial de Clubes pueda finalizar. Además, tal como se informó en la edición de ayer, este grupo de dirigentes trabajó intensamente en un nuevo formato de juego para los provinciales de selecciones, el cual ya fue aprobado y se pondrá en práctica apenas se pueda volver a jugar, ya sea este año o el próximo. Justamente, antes, para que vuelva el básquet –y el deporte en general– es indispensable primero poder contar con el visto bueno oficial de los distintos entes gubernamentales.En el caso de una Asociación, previo a cualquier paso que desee dar en procura de reanudar sus actividades necesitará con obligatoriedad el permiso de su municipio. Y como San Nicolás no está exento de este marco tendrá que esperar la aprobación del intendente municipal, Cdor. Manuel Passaglia, quien tendrá la última palabra una vez que esta presentación sea revisada por distintas áreas de Gobierno (y corregida o reparada de ser necesario). Por lo pronto, de acuerdo con lo que pudo averiguar EL NORTE, ya este documento está en manos del director de Deportes, Sebastián Degano.Lo cierto fue que la ABSN tuvo una incidencia directa en el armado de este protocolo que confeccionó la Federación y que ya llegó a las diecisiete asociaciones que la componen. El mismo cuenta con más de 28.000 caracteres por lo que sería imposible reproducirlo en una página. Entre otras cuestiones, propone distanciamiento, horarios separados de entrenamientos y mucha higiene; sobre todo mucha higiene. Entre sus objetivos se destaca su interés por promover “la recuperación económica” de los clubes, dificultades que según se marcó “impactan considerablemente en una gran masa de trabajadores, entrenadores, profesores de Educación Física y en actividades que se relacionan” con el básquet.
Lo que hay que saberEn el protocolo se advirtió que se “estipulará un ingreso limitado de deportistas según la cantidad de canchas que posea cada sede social” y se apuntó que “se dispondrán estaciones de limpieza de manos, exigiendo a todos las deportistas que ingresen el correspondiente lavado con agua y jabón como mínimo durante cuarenta segundos” o en su defecto se le proporcionará al deportista, “alcohol en gel y otros elementos de desinfección como rociadores con mezcla 70/30 alcohol o productos antibacteriales”. Al mismo tiempo se puntualizó que “los horarios de comienzo y finalización de los entrenamientos serán estrictos” y que “se exigirá puntualidad para evitar esperas y aglomeración” de personas.Entre un entrenamiento y el siguiente habrá un tiempo de 20 minutos de intervalo y se utilizará ese tiempo para desinfectar los elementos de trabajo. Los deportistas de ser posible deberían entrar por una puerta y salir por otra para no cruzarse.Será obligatorio que cada jugador –a través de medios digitales– presente sus datos personales y luego firme una declaración jurada en la que se exponga que no estuvo en contacto con afectados por el COVID-19, que no presentan síntomas característicos (fiebre) y que cumplirán con las medidas estipuladas por el club, exonerando al club de cualquier responsabilidad (directa o indirecta) con respecto al contagio de esta enfermedad.Se dejó asentado que “será obligatorio el uso de tapaboca al ingresar al predio y durante su estadía para todos los basquetbolistas” y al mismo “solo podrán quitárselo dentro de la cancha”.De más está decir que también en los vestuarios se tomarán muchos recaudos más allá de que se buscará reducir su uso. Así y todo el club deberá proveer de jabón, toallas descartables o secador de manos de aire. Las duchas estarán inhabilitadas.Al comienzo de cada jornada y durante la misma se realizará una limpieza profunda de los baños y vestuarios. Todas las superficies de contacto frecuente, como los inodoros, pisos y paredes, al igual que puertas y picaportes. Desde ya, los deportistas deberán llegar ya cambiados para entrenar.Por otro lado, se marcó que “aquellos espacios comunes que no cuenten con la posibilidad de cumplir con la ventilación necesaria, ya sea ventilación natural o mecánica forzada, serán restringidos en su uso”.El personal que trabaja en el club (entiéndase cancheros, mantenimiento, profesores de Educación Física, entrenadores, auxiliares) obviamente también tendrán que cumplir las mismas normas; y otras, como por ejemplo, en primera instancia usar tapabocas y guantes descartables.Se tomará la temperatura de todo el personal antes de su ingreso todos los días y en base a eso se prohibirá el ingreso a quienes registren una temperatura superior a 37,5°. De ser necesario “se reducirá el tiempo de trabajo en función a las horas de apertura y será rotativo en función del personal y actividades de cada club siempre respetando las medidas de distanciamiento personal”, con lo que se recomendó evitar de ser posible “el contacto directo del personal del club y el deportista”.Los clubes deberán contar con un stock de los siguientes recursos básicos: alcohol medicinal 96° de pureza, alcohol en gel, atomizadores, para solución de alcohol/agua, trapos de piso, rejillas, paños de microfibras, jabón en pan o tocador, jabón líquido y sus dispenser, lavandina 55 g/litro, máscara facial, papel higiénico, toallas papel, guantes nitrilo (o látex) y de caña larga para inodoros, secadores, lampazos, baldes, escobilla de inodoros. Para todo lo demás, las recomendaciones tanto para el deportista como para el personal apuntan a mantener los mismos comportamientos que deben cumplir en su trabajo, en su propia casa o cuando sale de ella por cualquier eventualidad.En definitiva, debe hacer lo mismo que viene haciendo desde hace casi dos meses. Para cuidarse a sí mismo y para cuidar a todos.