La naturaleza sigue su ritmo, el Parque Aguiar tiene el suyo. Las fotografías pertenecen al guardaparque y periodista especializado en ambiente Alejandro Martínez Ponte, compartidas por primera vez para nuestro medio. Son de estos tiempos de sequía.

Como se ve en una de las imágenes, la laguna seca.Los cisnes de cuello negro se pueden ver en abundancia cuando están dadas estas condiciones de río bajo y falta de lluvias. Por esta razón se congregan en grandes cantidades en la laguna La Esmeralda. Allí encuentran las condiciones ideales para poder alimentarse de plantas sumergidas y pequeños animales asociados a estos vegetales.Los amaneceres, con colores increíbles por el polvo y a veces humos en el aire.El pájaro en primer plano, se llama taguató, es un rapaz habitual de nuestra reserva.También se aprecian una garza blanca, y la flor de burucuyá: una enredadera típica de la zona.