POR VACUNADOS IRREGULARES, KICILLOF COINCIDIÓ CON GOLLAN: NO DESCARTÓ COMPLICIDAD DE FUNCIONARIOS LOCALES

A raíz de la vacunación en Avellaneda de la militante de 18 años, el gobernador bonaerense dijo que la Provincia investigará y, eventualmente, tomará medidas. Habló de la posibilidad de una “complicidad de alguno de la posta”. En tal sentido, coincidió con el ministro Gollan cuando en Pergamino planteó que se generarían sanciones para funcionarios o trabajadores de salud que hubieran hecho “favorcitos”.

De la redacción de EL NORTE
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, se refirió a la polémica por la vacunación “vip” de Stefanía Desirée Purita Díaz, una empleada municipal de Avellaneda y militante de Jorge Ferraresi que tiene sólo 18 años y no pertenecería a ningún grupo de riesgo. El mandatario provincial planteó que el caso se investigará y, eventualmente, se tomarán medidas. Por lo pronto barajó dos posibilidades: la falsificación en la carga de datos por parte de la vacunada que debió esperar hasta otra etapa (acaso la última) de la campaña de inmunización, o bien, la “complicidad” de funcionarios o personal sanitario de la posta en que se inoculó a la militante de la agrupación Eva Perón. En tal sentido, coincidió con lo planteado por el ministro Gollan cuando en Pergamino (cabecera de una Región Sanitaria IV sacudida por los casos de vacunación irregular producidos en San Nicolás) prometió sumarios para funcionarios o empleados de la sanidad que hayan hecho “favorcitos”.
“Pedimos informes en cada una de las postas de vacunación. Si alguien se inscribe como de salud o de educación tiene que llevar un certificado. Si eso no se cumple, puede ser por una falsificación de la persona o tal vez por la complicidad de alguno de la posta”, señaló Kicillof, entrevistado en la radio platense La Cielo FM. El Gobernador pidió evaluar qué fue lo que ocurrió antes de aplicar las medidas necesarias. “Yo lo que digo es que eso se investiga y después se toman las medidas”, remarcó.
Menos de dos semanas tras, cuando el ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollan, pisó nuestra Región Sanitaria IV para recorrer hospitales y vacunatorios de Pergamino y Arrecifes, reconoció la existencia de casos de personas que recibieron inmunización contra el coronavirus de manera irregular.
Negó que existan vacunatorios o vacunados VIP: prefirió hablar de “avivadas”, maniobras fraudulentas en la inscripción para recibir la vacuna. De todas maneras, prometió sumarios para funcionarios o empleados de la sanidad que hayan hecho “favorcitos”.

“En la Provincia de Buenos Aires no hubo y no va a haber vacunatorios VIP. Lo que sí sucede es que en algún lugar una persona, por ejemplo, declaró que era trabajador de la salud, consiguió un recibo de sueldo al que le fraguó el nombre y se vacunó. Es una persona que burló el sistema, no es un vacunado VIP”
manifestó el ministro de salud bonaerense Daniel Gollan.

Gollan también aseveró que “si nosotros detectamos algún caso de un funcionario o un empleado que facilitó eso le vamos a iniciar un sumario”. “Estos casos son por avivadas o un favorcito que se pueda hacer”, señaló el titular de la cartera sanitaria bonaerense.
En el hospital San Felipe de San Nicolás hubo vacunados irregulares: personas que recibieron incluso las dos dosis antes que otras personas que debieron tener prioridad de acuerdo al protocolo que define las poblaciones que son objeto de cada una de las etapas de la campaña.

EL NORTE lo investigó y lo consignó en su momento. La Justicia ordinaria intervino: actuó de oficio, allanó el hospital San Felipe y reunió material probatorio. Después el asunto se remitió al Juzgado de Garantías, que es el que debe definir la competencia. Todavía no se conocieron novedades generadas en ese ámbito de actuación.
Son, entonces, dos las vías por las que podrán comprobarse las irregularidades y generarse las sanciones que correspondan: la investigación de la Justicia, por un lado, y las auditorías del Ejecutivo provincial de las que hablaron tanto Kicillof como Gollan, por el otro.