Se levantó la clausura de Atanor y aguardan pericia sobre los líquidos vertidos


La Cámara de Apelaciones dejó sin efecto la medida cautelar dispuesta por el titular del Juzgado Nº 1 de Ejecución Penal de San Nicolás, Dr Facundo Puente, y que había derivado en la clausura del sector de síntesis de atrazina de la planta Atanor. La resolución que rige desde el viernes ordenó levantar la clausura para permitir que la Autoridad del Agua (AdA) pueda realizar las pericias pertinentes sobre los líquidos que la empresa vierte a las aguas del río Paraná. De esta manera, el proceso de producción se activó para que todos los sectores de la planta funcionen normalmente, y así periciar cada uno de los productos que llegan al sector de destilación para luego ser vertidos al río. Una vez que la AdA tenga los resultados de las pericias se resolverá la cuestión de fondo, es decir, conocer con sustento científico si los los líquidos vertidos al río son dañinos o no para el medio ambiente.

EL NORTE dialogó ayer con trabajadores de la planta Atanor y dirigentes gremiales, con el objeto de poner sobre la mesa de debate las voces que estaban faltando.

“La clausura había generado preocupación entre los trabajadores. Muchos temían que un parate tan largo terminara afectando la mano de obra”, señaló César Vallanciani, delegado en planta del Sindicato de Trabajadores de Industrias Químicas y Petroquímicas. “El clíma era muy feo porque algunos tenían miedo que pudieran empezar a implementarse suspensiones de personal. Le planteamos la incertidumbre a la empresa, y nos aseguraron que iban a seguir trabajando sobre el levantamiento de la clausura sin suspender personal o dar vacaciones adelantadas”, agregó Vallanciani.


Chequeos

Los trabajadores de Atanor defendieron el proceso de producción y desecharon las versiones sobre contaminación del medio ambiente y proliferación de enfermedades en la zona.

“La realidad es que los trabajadores de Atanor nos realizamos dos chequeos médicos al año. Y no existe un sólo caso de enfermedad grave o problemas de salud que no puedan aparecer en cualquier otro ámbito laboral. Lo que es necesario entender es que muchos de nosotros trabajamos allí desde hace más de 30 años, y somos los primeros en cuidar nuestra salud y la de nuestras familias”, indicó Ricardo García, secretario general del Sindicato de Trabajadores Químicos.


Piletones

Vallanciani y García detallaron el proceso de depuración de los líquidos, para concluir que “nada dañino se vierte sobre el agua”. “Todo lo que se produce termina en un proceso de decantación que atraviesa cuatro etapas distintas. En la última pileta de control hay peces, nutrias, tortugas, etc. Es decir, que la gente se quede tranquila porque los trabajadores de Atanor no somos locos que quieren enfermarse y enfermar a los demás. Todo el proceso se realiza bajo estrictas normas de seguridad e higiene”, explicó Vallanciani.