2021, elecciones legislativas, las que no le importan a nadie 


A menos que el covid se zarpe y siga mutando como las películas de los bañeros más locos del mundo, en este 2021 tendríamos que tener las elecciones legislativas, esa de medio tiempo que hacen que la política viva en una continua elección, que se meta en todos lados, inclusive hasta en la lucha de los ambientalistas en el Parque Aguiar. Todo es política, nene.


Germán Rodríguez
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

Como si fuese la final de la Copa Sudamericana, o la UEFA League, o la Libertadores de Asia, las elecciones legislativas son importantes, pero la verdad es que a la ciudadanía les importan poco y nada. Los candidatos a votar son un montón, pero las caras visibles son siempre las mismas y cada dos años repiten ese largo derrotero de chicanas y propuestas que nadie escucha, porque el argentino solo vota caras y escándalos.
Generalmente acá veníamos tranquilos, pero ya sea por la pandemia, porque los intereses van creciendo, pero estas elecciones revisten un interés inusitado y la política lisa y llanamente promete matarse.A ver, le guste a quien le guste, pero la realidad es que por más que le quieran tirar mierda por todos lados, Manuel Passaglia es el máximo candidato a volver a ganar en estas elecciones (él no se presenta a nada, pero su cuerpo de concejales sí) y por una amplia diferencia. Pero la oposición ya se cansa de la hegemonía de estos y este año sale con los tapones de punta.Ahora, chicos, cuando salen todos juntos a trabar una pelota sepan que probablemente se golpeen entre ustedes y Manuel al tranquito vuelva a cagarlos a goles.
Comerio, referente de la Cámpora y del Frente de Todos, con un importante cargo en el Puerto, contando con la banca de provincia y nación, es el primer frente de batalla contra el partido gobernante local. Uno que otro encontronazo, denuncias cruzadas, obras conflictivas y con el tema de los camiones en la 188, se hace fuerte marcando la cancha. Inclusive diputados de la Segunda Sección Electoral (que es esta en la que vivimos por si alguno no entiende de qué carajo estoy hablando o, básicamente, les importa un corno) vinieron a visitar las instalaciones portuarias y darle fuerte apoyo a la candidatura de Cecilia, porque tampoco es que hay tanto para mirar en el puerto salvo algún barquito copado. Aunque lo que más le llamó la atención a la gente fue que vinieron con bermudas y que uno era Marquitos Di Palma (y bueno, no se puede profundizar en todo). Mucho movimiento mediático, presentación de proyectos y un búnker desde donde mostrarse a la ciudad.
Sorprendentemente no hay unión en el Frente de Todos, que ya no sería de todos, y en la semana apareció una nueva agrupación liderada por Muriel Engelbrecht que dejó a los entendidos del tema diciendo “What?” y a los no entendidos diciendo “¿Y estos? ¿Se fractura el frente?”. Sí, crack, en mil pedazos como canción de La Renga y la defensa de River.Pero no es todo, no señor, porque el peronismo y sus cientos de miles de vertientes que no sabemos por qué se siguen llamando peronismo, ya que todos se dicen representarlo pero no coinciden en nada... Perón debería haber dejado instrucciones más precisas al respecto. Tiene un Partido Justicialista histórico que en la semana también empezó a ganar notoriedad, pero evidentemente metiendo la pata.
El quilombo de Parque Aguiar es harto conocido. Los ecologistas protestando contra las obras, presentaciones judiciales, el Juzgado de Junín que dice que hay que continuar, los ambientalistas que se oponen y un tumulto confuso. Hasta ese momento no había banderas políticas y los chicos protectores de la ecología quisieron mantener limpia de propagandas la pelea. Pobres ilusos.La cuestión es que la hecatombe se armó justamente por Rubén Andino, presidente del Partido Justicialista que salió como amante de la naturaleza a oponerse a la continuidad de las obras en el Parque. En su carácter de abogado fue acompañado de otros militantes a decir no a lo escombros en la construcción del camino, o algo así.Ahí todo se vuelve raro, Andino dice que se le rompió el auto, con tanta “mala suerte” que quedó cortando el paso de los camiones que están trabajando, y que fue todo por un poco de tierra en el carburador que seguramente le tiraron los duendes mágicos del Parque. Dice que no quiere correrlo porque si le empujan el auto, se descompone más. Con la grúa tampoco porque es de Passaglia y se pudrió todo, como se vio en cientos de filmaciones de celulares matizadas de gritos y escenas escatológicas.Todos presos, Andino indignado por una supuesta represión, un discurso épico y chau, la pelea de los ambientalistas es del PJ.¿Quién sale ganado con todo esto? Passaglia, obvio, quien sin mover un dedo y anunciando más obras vio cómo se pudría todo y una lucha loable como la de los chicos que quieren cuidar nuestro parque termina politizada y desgastada.Si la oposición sigue así, Manuel estas elecciones va seguir moviéndoles la pelvis de parado.
2021, año político, las vacunas van llegando de a poco, se huele un aire a que el mundo puede volver a girar y ya todos sueñan con elecciones de mierda, seguramente con las PASO, que son la encuesta más cara del mundo, y los ciudadanos de a pie que ya no saben cómo llegar a fin de mes, porque las cosas aumentan como si no pasara nada de nada.