Senadores bonaerenses aprueban ley para respaldar acciones contra el grooming


La Cámara de Senadores bonaerense aprobó una ley para implementar una estrategia de abordaje de la problemática del grooming entre los adolescentes con una campaña de prevención en espacios digitales y capacitaciones gratuitas en escuelas.

La iniciativa fue presentada por la diputada del Frente de Todos Luciana Padulo (foto), nicoleña de nacimiento y electa en representación de la Séptima Sección Electoral bonaerense, y establece el diseño y difusión de contenidos por todos los medios, en especial digitales, y la creación de una página web, aplicación para dispositivos smart, y perfiles de redes sociales específicas en materia de grooming, para brindar información y asesoramiento.
También contempla instancias de capacitación gratuitas para toda la comunidad educativa, impulsando la realización de jornadas, talleres, conferencias, mesas redondas, charlas y/o cualquier otra actividad que propicie la prevención del grooming y el acompañamiento digital de niños, niñas y adolescentes y la construcción responsable de la identidad digital.
“Proponemos visibilizar en todos los ámbitos de la provincia y concientizar preventivamente acerca del tema del Grooming y llevar una campaña en medios digitales y en otros medios permanente para toda la provincia de buenos aires”, expresó Padulo.
El grooming es la acción deliberada de un adulto de acosar sexualmente a un niño, niña o adolescente mediante el uso de Internet, a través de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones o cualquier otra tecnología de transmisión de datos.

¿Cómo actúan los acosadores?
Se muestra como un par: el adulto que acosa al niño, niña o adolescente se crea un perfil o varios perfiles falsos que lo muestren como un par de aquel que será su víctima. Comienza por pedir amistad o seguirlo en alguna red social y establece algún tipo de contacto.
Vínculo de confianza: el acosador genera confianza con el niño, niña o adolescente a partir de conocer sus gustos y preferencias. Utiliza, muchas veces, la información que la víctima tiene publicada en la web. De esta forma produce una falsa sensación de familiaridad. Utilizan el tiempo para fortalecer el vínculo. Este lapso varía según los casos: el acosador puede lograr su objetivo en una conversación, en meses o incluso en años. El tiempo transcurrido hace que el niño, niña o adolescente se olvide o deje de tener presente que hay un desconocido del otro lado y pase a considerarlo un amigo.
Acoso y extorsión: Una vez que establece el contacto y que logra algún tipo de confianza, el adulto pide fotos o videos de índole sexual. Si obtiene el material puede ocurrir que desaparezca, o que sume más pedidos, hasta lograr un encuentro personal con la amenaza de que si no lo hace puede hacer público el material enviado por el niño, niña o adolescente.
Otra manera de obtener el material es a través de la utilización de la fuerza. El acosador se apodera de las fotos y vídeos sexuales de la víctima a través del hackeo de sus cuentas. En muchos casos la víctima no sabe cómo lo consiguió.
Contacto físico: Cuando un adulto no detecta esta situación y ésta continúa en el tiempo, el acosador puede llegar a abusar físicamente del niño, niña o adolescente.