Establecen un sistema para la regulación, control y gestión de los aceites vegetales usados


En el marco de una sesión ordinaria que este jueves exhibió desacuerdos y disensos muchas veces subidos de tono entre oficialismo y oposición, existieron dos iniciativas ligadas entre sí y concernientes al cuidado del ambiente, que sí fueron prenda de consenso y criterios de unanimidad. Se trataba, en concreto, de dos proyectos de ordenanza elevados por el Departamento Ejecutivo tendientes a establecer en todo el ámbito del Partido de San Nicolás un sistema de regulación, control y gestión de los denominados AVUs: los aceites vegetales y grasas de frituras usados, capacees de producir un alto impacto sobre recursos naturales como el agua o el suelo.

“La finalidad de la presente ordenanza es la prevención de la contaminación y la afectación del recurso suelo y agua del partido de San Nicolás de los Arroyos, la preservación del ambiente y la salud y la generación de biocombustible a partir de residuos de AVUs”, se indicaba entre las consideraciones que daban fundamento a una de las iniciativas que el jueves llegaron al recinto (virtual, en tiempos de pandemia) luego de obtener despachos favorables en el seno de la comisión de Legislación General del Concejo Deliberante.
La ordenanza, que ahora deberá ser promulgada y reglamentada por el Intendente, pretende generar un registro de “generadores” de AVUs: ya sean personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, responsables de cualquier proceso, operación, actividad, manipulación o servicio que generen el residuo contaminante.
Una vez identificados esos generadores, deberán observar un protocolo de de gestión. Por caso, podrán entregar el residuo a transportistas habilitados para su posterior tratamiento y adherir a un “Programa Municipal de Recolección de AVUs”.
La autoridad de aplicación del resultante “Registro Municipal de Generadores de Aceite Vegetal Usados” será la Dirección de Bromatología (o el organismo que en el futuro la reemplace). La intención es la de incluir en el Registro a: comedores de hoteles e industriales; restaurantes, confiterías, bares, pubs; restaurantes de comidas rápidas; supermercados con elaboración propia de comidas preparadas; establecimientos alimenticios en cuyos procesos se elaboren alimentos con fritura; empresas de catering de manufactura en establecimiento propio o de terceros; rotiserías; foodtrucks de comidas rápidas; y todo otro establecimiento que genere o produzca AVUs.

El Registro
“Los titulares de los establecimientos generadores de AVUs que desarrollen actividades en el Partido de San Nicolás de los Arroyos, deberán inscribirse en el Registro creado en la presente, en un plazo de 60 (sesenta) días a partir de la entrada en vigencia de la presente”, plantea el artículo quinto de una de las ordenanzas sancionadas este jueves.
Acerca del transporte, posterior tratamiento y disposición final de AVUs, la otra ordenanza aprobada autoriza al Ejecutivo a suscribir un convenio con la empresa Ecopor SA, previa aprobación del Organismo Provincial de Desarrollo Sostenible. Según se indicó en el modelo de convenio que el Ejecutivo elevó a los concejales, una parte recuperable del residuo se destinará a “la elaboración de materia prima apta para la generación de bioenergía”.
Por lo demás, a través del artículo octavo de la primera de las normas aprobadas en el Concejo, el Ejecutivo se compromete a establecer puntos de acopio para la recolección de los generadores de AVUs domiciliarios y particulares, al tiempo que también deberá realizar (el Estado municipal) campañas de información, educación y difusión.
La ordenanza también incluye un definición de los AVUs: “(Todo) aceite que se origine, provenga o se produzca, en forma continua o discontinua, a partir de su utilización en las actividades de cocción o preparación mediante fritura total o parcial de alimentos, cuando presente cambios en la composición físico química y en las características del producto de origen de manera que no resulten aptos para su utilización para consumo humano conforme a lo estipulado en el Código Alimentario Argentino y en condiciones de ser desechado por el generador”. También se incluyen los aceites hidrogenados, las grasas animales puras o mezcladas utilizadas para fritura y los residuos que estos generen.