Beirut: la violencia precipita renuncias en el gobierno de El Líbano


"No podemos sacar al país de esta crisis sin un nuevo mandato popular". En la mayor muestra de realismo político el primer ministro libanés Hassan Diab, reconoció que el llamado a nuevas elecciones puede ser el camino para poner fin a este nuevo rebrote de la violencia en el país.

Todo comenzó el martes pasado con la explosión de casi 3.000 toneladas de nitrato de amonio que destruyó al puerto y tuvo devastadoras consecuencias en un tercio de la ciudad de Beirut. Desde entonces, las protestas han ido en aumento en la capital del país. 158 muertos y más de 6.000 heridos sigue siendo un recuento parcial de las víctimas de la explosión masiva en ese depósito portuario. Los muertos se suman en la medida que sigue trabajando los grupos entre los escombros y además, fallecen heridos graves en los hospitales. La explosión sirvió para reflotar las protestas contra el gobierno del presidente Michel Aoun. El primer ministro, Hassam Diab, llegó a ese cargo para reemplazar a Saad Hariri, que renunció sobre finales de 2019 por la grave crisis institucional que vive El Líbano.El gobierno actual ya sufrió tres bajas entre su equipo de ministros. La última es la ministra Justicia, Marie-Claude Najm, que presentó su renuncia este día lunes. Antes, tras los primeros hechos de violencia en las calles de Beirut, renunciaron la ministra de información y el de justicia.
Durante el fin de semana, manifestantes enfurecidos ocuparon varios ministerios -entre ellos el de economía y la cancillería- en Beirut. Hubo violentos actos de represión para desalojarlos.El gobierno espera anunciar el llamado a nuevas elecciones generales.

Fuente: A24.-