Daniel Gollan: “Las balas pican cerca"


El ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollan, se refirió este domingo al avance de la pandemia sobre el Gran Buenos Aires y la multiplicación de contagios que hubo en la última semana. En ese sentido, expresó: “Las balas pican cercan. No hay nadie en el AMBA que no conozca en forma directa a una persona que no tenga coronavirus”.Gollán aclaró que en los últimos días hay “números decrecientes” pero que eso tiene que ver con que los fines de semana bajan la cantidad de pruebas analizadas y de testeos. “No tomamos como referencia lo que sucede dos o tres días, sino los datos de los últimos 10 días. Así logramos saber como impacta en el sistema sanitario”, indicó. Y, en esa línea, aclaró que “la tasa de letalidad, por ahora, es muy baja, en relación al resto de países de Latinoamérica”.

En diálogo con Radio 10, el funcionario del gobierno bonaerense dijo que “a esta altura del año, todos los años, por enfermedades respiratorias agudas, había más cantidad de fallecidos”, y destacó que como consecuencia del uso del tapabocas, la cuarentena y el distanciamiento social, “se ha reducido a la mínima expresión la gripe, la broquiolitis y otro tipo de virus respiratorios”.
Durante la entrevista explicó que la situación más complicada la está viviendo “el sector privado en la Ciudad de Buenos Aires” porque “las entidades que dependen de las grandes empresas de medicinas prepagas tienen una gran cantidad de asociados que tienen la expectativa de atenderse en determinados lugares”. A lo que se refiere es que la gente que paga un alto costo por una prepaga quiere internarse en los sanatorios privados donde tienen la cobertura. “No es gente que acepte fácilmente ser atendida en otros lugares”, sostuvo.
Gollán explicó que el gobierno bonaerense lleva el control de la ocupación de camas en un tablero de mando que concentra la ocupación de las camas nacionales, provinciales y municipales. “En el interior de la provincia tenemos cerca de 1000 camas de terapia intensiva ocupadas, lo que implica un 32%. Mientras que en el AMBA, la zona más álgida, tenemos un 59,9% de ocupación”, afirmó. En ese sentido, aclaró que la ocupación es con pacientes que no solo tienen coronavirus, sino también otro tipo de afectaciones.También destacó que “a esta altura del año, en la provincia de Buenos Aires, todos los años, nuestras terapias estaban al rojo vivo”, y que desde que comenzó la pandemia aumentaron “un 160 % las camas de terapia intensiva”. Y adelantó que en los próximos 15 días “se agregarán otras 200 camas” lo que “nos da cierta tranquilidad, siempre y cuando no se disparen los casos”. Luego, agregó: “Hay que cuidar dos variables. La variable de la velocidad de crecimiento de los casos y la de cómo impactan los casos en el sistema sanitario”.
El ministro del gobierno de Kicillof contó que “hay algo en el comportamiento del virus que estamos intentando comprender” y que “la ciencia no solo no da respuesta, sino que cuando aparece alguna teoría, es refutada, inmediatamente, por otra investigación, a la semana siguiente”. “Hay cosas del virus que no sabemos. Hay una biblioteca grande que dice que el virus sigue siendo el mismo, que tiene la misma virulencia y contagiosidad. Y hay otros que dicen que no o que hay 6 tipos distintos. Estamos en la oscuridad respecto a la virulencia de este virus”, sostuvo.Por último, se refirió a la llegada de la vacuna contra el coronavirus. “No tengo duda de que vamos a tener la vacuna. Creo que va a ser para el año que viene y que, por lo menos, serán dos o tres. Es lo considero porque estoy viendo la seriedad con que se están probando”, señaló.