Una editorial con rasgos nicoleños y de la región


Loco Rabia es una joven empresa argentina que lleva al papel la producción de autores de historietas contemporáneos, consagrados e independientes. Creada en 2008 por el guionista Alejandro Farías y el dibujante Marcos Vergara, de San Nicolás, que hoy cuentan con la invaluable ayuda de Ernesto Parrilla, de Villa Constitución, y también de Silvana Sbaffo en rotulado y limpieza de originales, como de los portadistas Pablo Colaso y Carlos Aón.


“Entendiendo la escritura, el dibujo y la lectura como instrumentos que permiten el libre ejercicio del pensamiento y la imaginación, nuestra misión es ser gestores culturales del género. Propiciar un espacio abierto al talento de los artistas tanto del mercado local como internacional y convertirlo en producciones significativas y de calidad editorial”, describió Marcos Vergara.En el Día de la Bandera compartieron una página de la colección "Aquí Mismo", colección de historia argentina en historietas, dirigida por el profesor José Hugo Goicoechea, de Villa Constitución, y publicada por Loco Rabia, perteneciente al segundo tomo "Santa Fe la Invencible". Una de las tantas grageas históricas ilustrada en este caso por Caio Di Lorenzo. Este tomo fue guionado por Rodolfo Santullo, con dibujos de Marcos Vergara.
En este momento, la editorial está elaborando el quinto tomo de la colección, que recorre los últimos siglos, desde que Argentina se construyó como país hasta la actualidad, con una mirada centrada en nuestra región, puntualmente en el sur de Santa Fe y el norte de Buenos Aires.
Este año, Loco Rabia cumple 12 años, tienen más de 140 títulos, centrados en historieta argentina.Editan altísimo nivel de artistas extranjeros, pero mayormente, apuntan a la historieta argentina, con foco en personajes en pleno vuelo.

En cuarentena
Con la pandemia, el sector está frenado. “Tenemos una comiquería en CABA, pero por el momento está cerrada”, contó Marcos. La Fábrica de Historietas está ubicada a pocas cuadras del Congreso.Este año lanzaron el libro de Nicolás Schuff titulado “A veces me pasa”, con ilustraciones de Mariana Ruiz Jhonson, y una reedición de “El jardín Increíble”.“‘Corre Guachín’ es una tira muy graciosa que también saldrá este año, en una recopilación muy interesante”, señaló el ilustrador en conversación con EL NORTE.“Nos impactó negativamente que se suspendan los festivales, la feria del libro y demás eventos literarios en Argentina y Uruguay. En traducción son ventas que se perdieron. A pesar de todo, motivamos mucho la venta online y está funcionando bien”, contó.La web es www.locorabia.com, donde también suben e-book gratuitos. Otra alternativa para acercase a la editorial, donde pueden encontrar tiras diarias, es en la plataforma behanse.com/locorabia: “Es una plataforma de Adobe, donde todo los días subimos publicaciones de artistas muy grosos y de forma gratuita. Es también una opción para los adolescentes y chicos, una lectura alternativa para los que están en cuarentena”.

No hay revolución sin bandera propia
Loco Rabia compartió un texto muy interesante con motivo del Día de la Bandera, sobre Manuel Belgrano.“El 27 de febrero de 1812, luego del fracaso de la Campaña al Paraguay, Belgrano estableció dos baterías de artillería en ambas orillas del río Paraná, próximas a la villa del Rosario. En esa misma fecha Belgrano dispuso que sea por primera vez enarbolada una bandera de dos franjas horizontales, blanca la superior y celeste la inferior. No obstante, el Gobierno nacional, representado por el Triunvirato, prohibió el 3 de marzo de 1812 utilizarla por razones de política internacional, ordenándole que la ocultara disimuladamente y que la reemplazase por la rojigualda, usada en la Fortaleza de Buenos Aires. Belgrano partió para hacerse cargo del Ejército del Norte sin tomar conocimiento de esa orden. Luego de avanzar a San Salvador de Jujuy, el 25 de mayo de 1812 celebró el segundo aniversario de la Revolución de Mayo con un Tedeum, durante el cual, el canónigo Juan Ignacio Gorriti bendijo la bandera. El 29 de mayo Belgrano informó al Gobierno: ‘El pueblo se complacía de la señal que ya nos distingue de las demás naciones’”.El Triunvirato amontestó por ello a Belgrano el 27 de junio, quien contestó el 18 de julio diciendo: “La guardaré, silenciosamente para enarbolarla cuando se produzca un gran triunfo de nuestras armas”.El 24 de julio la entregó al Cabildo de Jujuy, y obtuvo el triunfo el 24 de septiembre de 1812 en la Batalla de Tucumán.En enero de 1813 volvió a confeccionar otra bandera, aceptada por la Asamblea del año XIII al iniciar sus deliberaciones el 31 de enero de 1813, siempre y cuando fuera usada solo como bandera del Ejército del Norte, y no del Estado.El 20 de febrero de 1813 se libró la Batalla de Salta, donde Belgrano logró un triunfo completo. Esta fue la primera batalla que fue presidida por la bandera celeste y blanca como insignia.Finalmente, la bandera fue adoptada oficialmente como símbolo de las Provincias Unidas del Río de la Plata el 20 de julio de 1816 por el Congreso General Constituyente de San Miguel de Tucumán. Congreso que proclamó el 9 de julio la independencia argentina. Bandera que se debatía con las banderas del litoral, enfrentando al Congreso y al Directorio Supremo.Cuanto más compleja e integradora hubiera sido la insignia de Belgrano que en 1815, José Gervasio Artigas adoptara añadiendo un festón rojo punzó en diagonal, símbolo del carácter federal y popular de la Revolución de Mayo.
“Como de la sangre derramada por la independencia y por federalismo y con el objetivo de ser emblema de la Liga Federal de las Provincias Unidas del Río de la Plata”… símbolo de la integración de los Pueblos Libres que no pudo ser, hoy perdura en el tiempo como señal viva de una Argentina inconclusa, flameando sus colores en la mayoría de las banderas de nuestras provincias argentinas.

FOTO: El grupo de Loco Rabia en sus comienzos.