Candela Ghelfi: “Son tiempos para amigarse con uno mismo”


La pandemia de coronavirus encontró a la youtuber nicoleña Candela Ghelfi en México, donde se encuentra varada sin posibilidad de continuar su viaje de regreso a Europa. El aislamiento obligatorio no le impide seguir generando contenidos para su canal de Youtube, aunque desde un lugar más reflexivo. “Estoy esperando que se presente una posibilidad de regreso a la Argentina. Pero tranquila. Es momento de empezar a mirarse a uno mismo y reflexionar acerca del cambio que queremos ver en el mundo”, dice.


Guillermo Insúa
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

Cande Ghelfi ha visitado 50 países en los últimos seis años, generando contenidos para los más de 56 mil suscriptos y cerca del millón de visitas mensuales que tiene su canal de Youtube (candeghelfi). De ahí que no es casualidad que el virus pandémico la haya encontrado muy lejos de su San Nicolás natal.
A fines de 2019 regresó a esta ciudad para reunirse con su familia, una escala renovadora antes de continuar su raid de viajes por las ciudades más bellas y los paisajes más emocionantes. La hoja de ruta con destino a la Barcelona que la tiene como residente incluía varias escalas en el continente americano, en países muy tentadores para la generación de contenidos culturales y turísticos.
El estallido del COVID19 que ha puesto al planeta en pausa encontró a Candela Ghelfi en México, esa encantadora tierra donde la riqueza no sólo se encuentra en los paisajes sino también en las costumbres de su gente. Lo que como generalización llamamos «cultura», pero que tiene particularidades de las que no cuesta nada enamorarse. La estética urbana, la calidez de los pueblos originarios, la gastronomía, el aura de una historia que se reproduce con mucha fortaleza a pesar de las grandísimas desigualdades sociales.
Hacía dos meses y medio que Candela se encontraba recorriendo México junto a Charly Sinewan, un amigo con el que inició se embarcó en una nueva experiencia: recorrer el país en moto, patrocinados por la empresa BMW.
“Es mi primera experiencia de viajar a bordo de una moto tan grande, y la verdad es que lo estaba disfrutando a pleno hasta que empezaron a llegar las noticias de lo que estaba ocurriendo en España, Italia y el resto del mundo”, cuenta Candela en relación a la propagación del coronavirus por los cinco continentes.
“Obviamente, la pandemia impidió continuar mi viaje y, por ende, regresar a España. En un momento creí más oportuno regresar a la Argentina con mi familia, pero el panorama cada vez era menos alentador. Aquí en México parecía no llegar las noticias sino que todo seguía su curso de siempre. Lo que me generaba mucho temor era enterarme que las fronteras de otros países empezaban a cerrarse”, relata Candela para este diario.
“Quedamos en la costa del Pacífico, a unas 24hs de la ciudad de Cancún; un destino que junto con Ciudad de México, cuenta con la mayoría de varados argentinos. Se estima que son alrededor de 2000 en todo México”, dice.
“Hoy veo cada vez más lejos la posibilidad de volver. La incertidumbre que tenemos todos nos lleva una y otra vez a preguntarnos ¿hasta cuándo? Pero con el agravante de no estar en casa y depender de un otro, de un país, de una visa y de los pocos ahorros que ya empiezan a ponerse en huelga”, sigue relatando la youtuber nicoleña.

Complicaciones
“En cuestión de días, México pasó de los abrazos y salir a comer afuera a declarar finalmente la cuarentena absoluta. Nosotros ya estábamos haciéndola en un hotel que habíamos pagado por un mes. Pero a los pocos días nos tuvimos que ir porque debían cerrarse todos los lugares de alojamiento. Mucha gente nos escribió ofreciendo casas, pero estábamos muy lejos de todo y empezaban a cerrarse las carreteras. Teníamos miedo de movernos. Finalmente, aceptaron recibirnos en un hotel a unos 120km de donde estábamos. Nos subimos a las motos para llegar lo más pronto posible, corriendo con la suerte de entrar después de un control policial que estaba bloqueando el acceso. Ya el día después de nuestra llegada, el cierre fue total”, cuenta Candela Ghelfi.
“Desde entonces no hago otra cosa que esperar. Estoy en una lista de espera para regresar en vuelo a Argentina, aunque soy muy consciente de la situación. Me encuentro lejos del posible aeropuerto donde llegue un próximo avión, al que no sé si podré subir. Carreteras que no podré conducir no sólo por estar cerradas sino porque en éste momento se han vuelto más peligrosas porque no tienen tránsito. Pero, además del encierro me he roto la rodilla y camino coja. Y durante el viaje he perdido mis tarjetas, licencias y documentos, lo cual hace que –de momento- la mejor alternativa sea quedarme aquí junto a los amigos con los que estaba viajando. En un lugar desértico, lejos del caos de la gran ciudad”.

Reflexiva
Candela Ghelfi, como es factor común en las personas que viajan por el mundo mimetizándose con la gente y las costumbres de cada nuevo lugar, no pierde la calma a pesar de las contrariedades que le ocasiona la pandemia.
“Estoy tranquila, contenida y en contacto con mi familia todo el tiempo. Pero también sigo creando contenido porque es lo que disfruto hacer, y lo que me entretiene a mí como a miles de personas que siguen mi canal de Youtube”, cuenta Candela.
“Siento que es tiempo de amigarse con uno, porque vamos a tener que convivir mucho tiempo juntos. Ahora como nunca, tenemos que ser conscientes de la situación que está viviendo el mundo y empezar a mirarse a uno mismo y reflexionar acerca del cambio que queremos ver en el mundo que habitamos”.
La concepción de lo que Candela quiere para el mundo no se queda en la teoría sino que se manifiesta también en su modo de entender la vida de todos los días, con o sin virus pandémico.
En su canal de Youtube Candela genera contenidos para distintas marcas que la invitan a visitar diferentes países. “Yo sólo trabajo para marcas en las que creo y me generan confianza. Me han llegado propuestas de marcas que no van conmigo. Sólo hago aquello en lo que creo porque lo que hago en un video es recomendar cosas a gente joven. No está bueno hacerlo si de verdad no creés en eso que estás promocionando”, explica Candela.