A través de un proyecto de ordenanza, buscan restringir el tránsito de camiones


Con las firmas del intendente Manuel Passaglia y de la secretaria de Gobierno y Atención al Vecino, Agustina Gruffat, el Departamento Ejecutivo Municipal elevó al Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza cuyo objeto es imprimir mayor severidad a las restricciones ya existentes respecto de la circulación y estacionamiento del tránsito pesado en nuestra ciudad.
La iniciativa tuvo ingreso formal este jueves en el deliberativo local y desde el próximo martes permanecerá en estudio (por al menos dos semanas) en la órbita de la comisión de Legislación General. La eventual nueva ordenanza se propone como un nuevo y más estricto marco normativo para el tránsito pesado, de vehículos de más de 8 metros de largo en las calles de la ciudad, y como tal propone la derogación de ordenanzas vigentes tales como la 7192(de 2007), la 7366 (2008) y la 8866 (sancionada y puesta en vigencia en 2015).
«Prohíbase la circulación y estacionamiento de tránsito pesado en todo el partido de San Nicolás siempre que exceda los 8 metros de largo contados desde el paragolpes delantero al paragolpes trasero», busca establecer el primer artículo del proyecto.

Los fundamentos
Entre las consideraciones que dan fundamento al proyecto, sus redactores apuntaron que «la ciudad de San Nicolás ha tenido un crecimiento exponencial en esta última década» y que «tal circunstancia ha traído aparejado el aumento de la actividad de transporte de cargas». En tal sentido, advierten sobre un triple perjuicio vinculado con el mayor número de vehículos de gran porte en las calles del Partido. El primero, «produce grandes complicaciones en el tránsito»; el segundo, «los vehículos de gran porte son propensos a ocasionar accidentes de tránsito más graves»; y el tercero, «está demostrado que han causado un gran deterioro en el pavimento de nuestra ciudad, por lo que resulta necesario buscar una solución equitativa a esta circunstancia».

Las disposiciones
En el segundo artículo, en tanto, se fijaría un régimen de excepciones mínimas. Por ejemplo, quedarían exceptuados parcialmente de tal prohibición «los casos previstos en la ordenanza 6605». Esa norma local, sancionada en 2005, atañe a los vehículos de gran porte que ingresan a (y egresan de) la localidad de La Emilia y establece los recorridos permitidos. Ese mismo segundo artículo del reciente proyecto detalla los recorridos que podrán seguirse para ingresar al Partido de San Nicolás desde la Ruta 9 (autopista Buenos Aires – Rosario), a saber: desde la autopista, tomando Ruta 188 hasta avenida Savio y girando allí únicamente a la derecha con destino al Partido de Ramallo o, también, tomando avenida Bogado con destino a la zona portuaria. En tanto, desde Ramallo el único recorrido habilitado que se propone, es: por avenida Savio, Bogado, Subiza, Ponce de León y Colón, pudiendo tomar avenida Savio hasta avenida Irigoyen (Ruta 188) saliendo por esta última hacia la autopista. Por el acceso Dámaso Valdés, en tanto, el ingreso y egreso sería únicamente hasta avenida Rucci.

Carga y descarga
Por otra parte, la iniciativa propone también prohibir la carga y descarga de mercadería desde las 10:00 y hasta las 24:00 en el radio comprendido entre las avenidas Alberdi, Falcón, Savio (y su prolongación hacia el norte en Moreno) y calle Colón (Aguiar, desde Nación hacia el norte). Entendiendo que habrá casos excepcionales por atender, los redactores de la iniciativa incluyeron en el artículo cuarto un marco especial. «Los que por circunstancias excepcionales, o por imposibilidad manifiesta en virtud de la actividad que realizan, necesiten un permiso especial de circulación o de carga y descarga, deberán tramitarlo ante el Departamento Ejecutivo quien con criterio restrictivo analizará cada situación y otorgará -de corresponder- el permiso peticionado», se lee en el proyecto. En cuanto a sanciones, se proponen multas de entre 20 y 500 módulos para los casos de «incumplimiento en cualquiera de sus partes de los artículos anteriores». «Tal sanción se puede aplicar en forma conjunta o indistinta al propietario del vehículo, al chofer, y/o a la empresa para la cual se esté prestando el servicio», añade el texto de la iniciativa.