Un libro para recuperar la historia: “Velas de Libertad… los tiempos de Azopardo”


En un nuevo aniversario del Primer Combate Naval argentino ocurrido frente a nuestra costas el 2 de Marzo de 1811, Rodolfo Fernández Viña presentó su libro “Velas de Libertad… los tiempos de Azopardo”. Es el resultado de años de investigación realizada por el autor, un apasionado de la historia nicoleña y de algunos de sus personajes que dejaron estampadas gestas heroicas en nuestras tierras como Juan Bautista Azopardo.


La presentación estuvo organizada por la Municipalidad de San Nicolás y se llevó a cabo el lunes 2 de marzo en el Auditorio Municipal ante más de 300 personas. El libro forma parte de la serie “Historia de San Nicolás de los Arroyos”, y se encuadra dentro de las realizaciones por los 200 años de la declaración de Ciudad. Sobre las motivaciones y el libro, sostiene Fernandez Viña: “San Nicolás de los Arroyos en el año 2019 cumplió su bicentenario con el rango de Ciudad, en razón de que el Congreso de Tucumán, ya en Buenos Aires, y a partir de la moción promovida por el diputado Pbro. Antonio Sáenz (6/6/1780 – 22/7/1825), le otorgó ese título, siendo la primera en recibirlo en toda la provincia. Ante esta instancia, y a partir de la falta de información histórica más completa y veraz, el Ejecutivo del gobierno de la ciudad trasladó en 2012 a sus historiadores la necesidad de realizar una revisión del material bibliográfico que sobre su historia se ha publicado, solicitando se desarrolle integralmente una versión completa y actualizada de la “HISTORIA DE SAN NICOLÁS DE LOS ARROYOS”. El objetivo de esta solicitud obedece a la poca oferta de material que sobre su pasado histórico puede considerarse, y a que cuyos contenidos, a esta altura de su existencia, adolecen de omisiones que desmerecen al acervo de su patrimonio intangible; que suponemos es valioso por los hechos reales y relevantes que se produjeron en sus casi cinco siglos de existencia, a contar desde el arribo de los primeros habitantes portadores de la cultura europea al espacio de su asentamiento; y es aún más huérfana de oferta en lo referente a la existencia de sus primeros habitantes nativos y al desarrollo de sus culturas. En principio, la tarea fue iniciada por el historiador y director del Museo Municipal, museólogo Santiago Chervo, quien invitó a compartir el trabajo de tan compleja realización a otro historiador local, el Dr. José Ricardo Eseverri, que son quienes han publicado varios trabajos que fueron desarrollados a partir de acontecimientos suscitados en San Nicolás en mínimos espacios de tiempo y generalmente circunscriptos a hechos determinantes y emblemáticos; y que de su parte han merecido riguroso tratamiento a partir de serias investigaciones".
"Conociendo la generosidad y la responsabilidad de estos estudiosos de nuestro pasado, que han asumido el trabajo de esta titánica tarea, les solicité compartir este encargo, con el compromiso de investigar un hecho puntual, que por la envergadura y por la importancia de su desarrollo, fue concluyente en la búsqueda de la libertad, considerando a nuestro país como una nueva nación soberana. Este acto se desarrolló el 2 de marzo de 1811, en el territorio de San Nicolás de los Arroyos, pocos meses después de haberse iniciado el proceso de desvinculación con la corona de España, y que comenzó a concretarse con los acontecimientos de mayo de 1810. Este volumen resulta de una indagación profunda sobre el Primer Combate Naval, librado por una fuerza armada creada por el primer gobierno patrio; y constituyó uno de los enfrentamientos más significativos, desde el punto de vista de la defensa del desarrollo de un proyecto de país, que se estaba gestando en Buenos Aires, la ciudad más importante del Virreinato del Río de la Plata, y que pretendía coartar la dependencia de la potencia imperial europea que estaba enquistada en esta parte del territorio sudamericano desde hacía más de tres siglos. Esta fuerza de estructura naval, aunque precaria, tenía un carácter institucional formal y su objetivo era luchar para desplazar de este territorio a los impulsivos explotadores de un conglomerado social que bregaba por liberarse del sometimiento, a partir de interferir el tránsito de sus buques por los ríos interiores del país. Este hecho, en que los marinos criollos y los extranjeros que habían adoptado este proyecto de liberación como propios, se batieron contra los realistas españoles, frente a las costas de esta ciudad, en el río Paraná; más precisamente en la actual desembocadura del arroyo Yaguarón a un brazo del Paraná Guazú, que era la vía navegable hacia el interior más utilizada en aquellos tiempos. Consideré siempre que los nicoleños teníamos para con la ciudad una asignatura pendiente, que era la de poner en su justo valor histórico este hecho de relevancia nacional. Y además, rescatar la participación de la ciudad, que siempre fue considerada irreverente e irrelevante, como mera observadora pasiva y que no había participado más que en la condición de espectadora, dado que –parece ser– solo se prestó a ofrecer el escenario para el desarrollo de tan importante contienda bélica. En realidad, merece una consideración mejor, acorde a la realidad de los hechos”.


FOTO: Panel integrado por el Dr. José Ricardo Eseverri, el Dr. Ismael Passaglia y el autor Rodolfo Fernández Viña