¡Papá, cómo arrancamos el año che!


Con un paro de colectivos que, así nomás, dejó a los usuarios en medio de un calor tipo desierto de Atacama esperando chivados en la parada hasta que alguien les avisaba que no había servicio, pasando por el puerto que ya es Vietnam y los billetes de cinco pesos que parece que tuvieran sarampión con la gente que los encaja como puede, más algún que otro chancho volador, el 2020 promete ser áspero. Aunque el 2019 lindo no fue.


Germán Rodríguez
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

¿Y qué pasa? ¿Que cuánto va a demorar? Ya el muchacho está cagado de calor y tampoco es que se vaya a subir a una heladera ni mucho menos, pero más fresquito que ahí en esa parada con el sol dándole en la cara va a estar, hasta que un vecino pasa en bicicleta y avisa. “¿No viste el feibuc? Hay paro de colectivo, no le pagan a los choferes, gratis no van a trabajar y viste como es, para apretar es más fácil hacerlo con la malaria de la gente”.
Lindo veranito éste con calores que asfixian y hay que meterse abajo del aire acondicionado para respirar, pero seguramente hasta que llegue la boleta y ahí a uno es como que le recorre un frio por todo el cuerpo que alcanza para soportar otra ola abrazadora de parte de Febo. En fin, ahora el servicio se reestableció y con la sorpresa de que el boleto ya está más caro, como bien habían dejado aclarado en la última sesión del Concejo Deliberante los simpáticos de nuestros representantes. ¿No era que se iban a congelar las tarifas del transporte y todo eso? ¿Qué onda?, ¿Qué parte de la letra chica me perdí? Pasa que como ya uno no sabe lo que vale la plata, paga calladito y viaja igual. Lo que sí queda claro es que la miseria que se cobra quedó muy atrasada respecto de la inflación y poder ahorrar para ir de vacaciones se vuelve casi una utopía. La verdad es que es una lástima que ahora se maneja todo con SUBE porque sino estaría para juntar todos los billetes de cinco pesos, encajarlos ahí en el cole y dar vueltas y vueltas despidiendo a los San Martines verdes, recordando su tema del verano pasado “Dame 5 pe, pa comprar, ese bi pa tomar, con los pi, en la pla za.” o algo así era.

Está dragado mal
También los entreveros de opiniones cruzadas, acciones deliberadas y calenturas padres tuvieron lugar en el puerto, donde las protestas van desde los impuestos, hasta la petición de dragado que, aparentemente como está el río ahora, no permite que vengan los barcos y se irían a dejar la mosca a Rosario. Obvio esto según dicen los que saben, porque quien suscribe no tiene ni idea del tema, como de muchos otros que se han tocado en esta columna. Más de uno dirá que ya lo sabía. Con quema de cubiertas y mucho batifondo las partes se expresan y hay un olor a político y gremial que enrarece el ambiente. Sumándole que Kicillof ya dijo que estamos complicados para pagar deudas. Bienvenido al mundo de los usuarios señor gobernador. En la protesta por el dragado, un hippie de pelo largo, remera de los guns y pañuelo en el cuello a tono se mostraba como el más enojado y enérgico contra el sistema opresor, hasta que se le explicó que el problema es el dragado, no el drogado. (chiste malo lo sé).
En fin los precios cuidados que no están en todas partes, los empresarios que dicen que no pueden pagar el aumento a los empleados, mientras otros más nac and pop tiran chanchos desde helicópteros a piletas, el ciudadano común y corriente empieza a recibir las boletas de luz y putea al firmamento por el horroroso calor de esta semana y una suma más de cosas que no vienen al caso, provocan que este año arranque con todo. Igual feliz 2020 amigos y repito, es un número con onda.


FOTO: 2020 o el año que los chanchos vuelan.