Producir alimentos con fines sociales


La Casita de Don Orione se encuentra registrada en el PUPAN (Pequeñas Unidades Productivas de Alimentos Nicoleñas), un programa de la Municipalidad de San Nicolás para regularizar la producción de alimentos en pequeña escala. En breve, la casita estará sacando a la venta empanadas, prepizzas y otros productos para ayudar al sostenimiento económico de esta institución local. “El objetivo principal es que se pueda ubicar el producto en un comercio. Pero también apuntamos a la venta ambulante", cuenta el Padre Matías Pérez.


La Casita de Don Orione, en su sede de calle Ameghino 556, es una institución que alberga a mujeres que se encuentran allí por diversas situaciones como violencia de género, problemas habitacionales, de adicciones o falta de contención. La institución se encuentra actualmente registrada en el PUPAN (Pequeñas Unidades Productivas de Alimentos Nicoleñas), un programa de la Municipalidad de San Nicolás para regularizar la producción de alimentos en pequeña escala.
Dentro de pocas semanas la casita estará sacando a la venta empanadas, prepizzas y otros productos para ayudar al sostenimiento económico de esta institución local.
El Padre Matías Pérez, titular de la entidad, contó que "la Casita de Don Orione es una institución que nace a partir de un hecho trágico que fue la muerte por frío de un bebé de 6 meses en uno de los galpones de la estación de trenes. La Casita de Don Orione para varones se inauguró en el 2016 y la Casita de Don Orione para mujeres nace el 11 de agosto de 2018".Luego señaló: "La Casita de Don Orione para mujeres surge queriendo dar refugio a las familias y a las mujeres en situación de riesgo. Actualmente tenemos 10 mujeres adultas (y 8 niños), que vienen de diferentes situaciones, derivadas de la Comisaría de la Mujer, del Juzgado de Familia, de la Asesoría de Incapaces, incluso también del Área de Género de la Municipalidad de San Nicolás. Trabajamos mucho articulando con los distintos organismos".
El sacerdote contó que "tenemos chicas que hace mucho están con nosotros porque no han podido resolver su situación. Hay mujeres derivadas de refugios de La Matanza por ejemplo que debido a la situación tan dura que vivían, acá tuvieron la posibilidad de establecerse".
Matías explicó además que "nuestra casa es un emprendimiento de la Parroquia María Madre de la Iglesia. Lo que hacemos es generar todos los días nuestros propios ingresos para poder sostenernos tanto las personas que trabajan con nosotros como el banco de alimentos. Los ingresos los generamos por medio de una feria que funciona enfrente de la Parroquia con las mismas donaciones que la gente nos trae, desde ropa a cualquier otra cosa. Tenemos una gran variedad de donaciones. En la feria la gente adquiere productos como teteras, vajillas, juegos de té o artefactos en desuso como máquinas de escribir, grabadores. Por eso cualquier donación nos viene bien".
Además, el Padre Pérez indicó que "el dinero recaudado va directo al alquiler, al pago de las personas que trabajan con nosotros, a los alimentos, a los servicios. Acá trabajan tres personas presencialmente que reciben una remuneración, también una psicóloga que es voluntaria, y otras personas que son voluntarias en los horarios en que no tenemos personal. Hay una infraestructura de material humano que es muy necesario para este tipo de obras".

PUPAN
Por otro lado, el Padre Matías recordó que "la Municipalidad lanzó un plan para que los emprendedores pudieran ofrecer sus productos en distintos comercios. Uno ofrece su producción en comercios que va tratando de contactar a los fines de generar una cadena para generar los propios recursos. Las chicas con esto también tienen un emprendimiento laboral porque salen a la calle, ofrecen el producto, reciben su comisión por cada venta y salen beneficiadas. Pero el objetivo principal es que se pueda ubicar el producto en un comercio. Pero también apuntamos a la venta ambulante ya que la Casita es muy conocida y la apoyan mucho".
Matías contó que "nuestro fuerte son las empanadas, prepizzas, alfajores de maicena, cosas sencillas que vienen bien a cualquier hora del día. Cada producto tendrá la etiqueta con nuestro logo y el logo del PUPAN y la respectiva fecha de elaboración y vencimiento que es un requisito de la Municipalidad. En las próximas semanas ya vamos a estar saliendo a vender nuestros productos. EL PUPAN nos ayuda a poder concretar y cumplir lo que todos días hacemos acá que es salir a ganarnos el pan de cada día".

Balance
Por último el Padre Matías destacó: "Estamos muy contentos por haber abierto una puerta a mujeres que tienen problemas de violencia, habitacionales, de adicciones y falta de contención. Nos preocupamos porque tengan un techo, comida, luz, un buen pasar porque queremos que empiecen a profundizar el vínculo con sus hijos. En la mayoría de los casos vemos una gran dificultad de vinculación entre ellas y sus hijos. Entonces prefiero preocuparme yo por conseguirles el pan de cada día y que ellas estén trabajando en crear un vínculo con sus hijos porque eso va a ser para siempre".

Datos útiles
Las personas interesadas en ayudar a La Casita de Don Orione pueden hacerse socio de la institución o colaborar a través de sus redes sociales: Facebook La Casita de Don Orione e Instagram La Casita de Don Orione, teléfonos 4499014 (Parroquia María Madre) o 4499050 (La Casita de Don Orione).