Explosión en la noche ramallense


Un sujeto, quien se movilizaba en una motocicleta con otra persona, hizo detonar un aparato explosivo –en primera instancia se trataría de un mortero de grandes dimensiones– a metros de la puerta principal de un domicilio de calle Colón al 600 de la ciudad de Ramallo y destruyó un vidrio. La familia sostiene que no tienen problemas con nadie para que puedan cometer un delito de estas características.


Un hecho de singulares características se produjo en los primeros minutos de la madrugada del 31 de diciembre, pero recién se conoció la noticia en la jornada de hoy con la difusión de un video donde se puede observar el momento de la detonación de un artefacto explosivo en la puerta de un domicilio ubicado sobre calle Colón al 600 de Ramallo.En el lugar de encontraba una joven pareja y su bebé de 3 meses de vida, que vieron cortado su descanso por una fuerte explosión que se produjo en un portón de acceso a la vivienda y con posterioridad el estallido de un vidrio. Cuando se levantaron, rápidamente observaron mucho humo en el frente de la casa, un vidrio de la puerta destrozado y los restos de un elemento pirotécnico de un tamaño importante que sería un petardo o mortero.
Con el paso de los minutos el miedo se fue transformando en sorpresa por lo que había ocurrido, y a la casa fueron llegando algunas personas que escucharon la fuerte detonación.Al otro día, y mediante las imágenes de seguridad de la cámara de un vecino del lugar, pudieron comprobar que este hecho fue protagonizado por dos personas que se trasladaba en una motocicleta de baja cilindrada, que luego de pasar por el frente de la vivienda se detuvieron, uno de ellos retrocedió sobre sus pasos, se arrodilló en el portón de ingreso al terreno, prendió el explosivo y se dio a la fuga. Unos quince segundos después se produjo la explosión.

Piden que se investigue
“Realmente no sabemos por qué esta persona hizo esto y pedimos que la Policía investigue para tener una respuesta. No es normal una situación de estas características y nosotros no tenemos problemas con nadie como para poder sospechar de qué lado puede venir este ataque”, le contó a EL NORTE la señora Itatí Chamorro, propietaria de la casa, y madre de la joven mujer que estaba en el lugar junto a su pareja y el bebé.Por otro lado, la mujer comentó que minutos antes de producirse el hecho un grupo de unas cinco motos pasaron en repetidas oportunidades por el lugar y luego de la explosión lo hicieron nuevamente, pero ya por las calles laterales y mirando lo que ocurría.“En las imágenes de las cámaras que nosotros tomamos contacto vemos cómo actúan y el momento de la explosión, pero no sirven para poder identificar a las personas que lo hicieron. Por eso esperamos que desde la policía soliciten las imágenes al Municipio para ver si las cámaras del Sistema de Monitoreo Urbano nos dan más pistas”, expresó posteriormente.