Buscan determinar por qué aparecieron miles de peces muertos en el Río Salado 


El biólogo y director del Museo de Ciencias Naturales “P. Antonio Scasso”, Jorge Liotta, explicó a El Norte que no ve posible que un evento de estas características se desarrolle en nuestra zona. La última vez que sucedió algo similar fue en el año 2000. Liotta considera que “Es una gran mortandad, los peces continuarán pasando por allí. Estamos esperando los resultados de distintos análisis para tener una idea de qué pudo haber sucedido”.


La escasez de agua en los cauces de los principales ríos de la región, Paraná y Salado, podría provocar la mortandad de peces.Las impactantes, y a su vez dolorosas imágenes que se pueden apreciar a la vera del río Salado, en las costas de la ciudad de Santo Tomé y en adyacencias a la autopista Santa Fe – Rosario ya fueron abordadas por funcionarios y especialistas, quienes tomaron muestras y adelantaron hipótesis sobre las causas del fenómeno que alertó a la población de Río Salado.Si bien es un hecho que se repite en la región, esta semana la aparición de una enorme cantidad de peces muertos despertó la alarma en las autoridades y los vecinos ante la posibilidad de la presencia de algún elemento contaminante en las aguas.

Especialistas
El biólogo nicoleño Jorge Liotta consultado por este medio consideró: “Por la magnitud de la mortandad, no es probable que sea un evento de contaminación único, pero sí puede ser que haya un trasfondo de alteraciones ambientales que haga que los peces no estén en buenas condiciones. El desencadenante parece haber sido la falta de oxígeno en el agua”.En relación a hipótesis que afirman se trata de agrotóxicos y químicos dijo: “Hay que esperar los resultados de las muestras, mientras tanto, son todas especulaciones”.
Luis Espinola, doctor en Ciencias Ambientales e investigador adjunto del Conicet (Inali-UNL) explicó: "En esta bajante extrema se puede dar que el nivel de oxígeno haya bajado muchísimo y el nivel de estrés en un ambiente de confinamiento es muy importante y genera esta mortandad, ya que puede darse la competencia entre especies depredador-presa", comentó y agregó que "todas las relaciones físico-químicas se alteran y producen diferentes efectos".El Secretario de Gobierno de la ciudad de Santo Tomé, Ing. Norberto Lavatiatta, admitió sentirse “sorprendido” por la escena: “Esta mañana, la teoría era que producto de la gran bajante del río y la temperatura que aumenta eliminan el oxígeno...pero después, con el correr del día y con la presencia de gente del Inali, Conicet que también solicitamos que vengan a tomar muestras por el tema, nos encontramos con este panorama desolador”, detalló. “Sorprende la magnitud, a las siete de la mañana ya nos sorprendimos pero en el transcurso del día fue incrementándose enormemente”, agregó.Según el funcionario, el fenómeno no ocurre puntualmente en la localidad sino en otros puntos de la región bañada por el Salado. En este sentido, aseguró que hay “imágenes de río arriba, de Recreo, en el cruce de la Ruta 70 y otras zonas que también son similares”. “Lo que vemos -detalló- son peces que datan de tres o cuatro días de muertos y vienen arrastrándose de río arriba; pero, también, al haber tantos peces muertos, producen putrefacción y a su vez más mortandad de peces.
Por su parte, Espinola indicó que la mayoría de los peces viene “de aguas arriba”, pero a la altura del Puente Carretero y aguas abajo también se detectó “falta de oxígeno”. “Evidentemente la masa de agua con hipoxia -falta de oxígeno- está bajando y eso puede producir la muerte en peces locales, en esos puntos”, aclaró. “Cuando fuimos a ver había muchos sábalos, principalmente; estaban “boqueando”, tratando de tomar aire de la superficie, entonces no solamente están llegando de aguas arribas sino también están produciéndose algunos decesos en esos lugares”, concluyó el investigador.

Cianobacterias
Otro factor que influye por estos días sobre los ríos, y que provocan que no se pueda bañar la población, son las cianobacterias. “Son microorganismos que realizan fotosíntesis como las algas pero que tienen estructura celular procariota como las bacterias, y algunas especies tienen la potencialidad de producir toxinas que pueden ser desde neurotóxicas hasta hepatotóxicas. Por otro lado, pueden desarrollarse masivamente y formar floraciones que son esas espumas y cúmulos verdosos que suelen encontrarse en algunos ambientes. Por su forma, también puede obstruir las branquias de los peces, y a su vez, cuando se generan masivamente, producir condiciones de anoxia en el río", explicó Melina Devercelli (Inali, Conicet-UNL).