Nicoleños que tuvieron la dicha de jugar con Diego


En la Selección Juvenil fue compañero de Piaggio y en la Mayor de Pagnanini, Hernández, Santamaría y Cecchi. Con este último también jugó en Boca, lo mismo que con Acevedo y Vivas. Además, en Argentinos Maradona hizo su primer gol después de haber reemplazado al ramallense Rubén Giordano. También dirigió a Zaccanti y a Cuadra.


Rubén Pagnanini tuvo la dicha y el gusto de haber sido campeón del mundo en Argentina 78, pero a la vez la gracia de haber compartido en la previa de ese torneo el seleccionado con Diego Armando Maradona, quien quedó afuera de la cita mundialista junto a Humberto Bravo y Víctor Bottaniz. El “Gato” –el único nicoleño en festejar a nivel mundial con la Mayor– vivió desde adentro lo que fue ese duro momento en el que César Luis Menotti deja al margen de la lista definitiva a un joven Diego, de tan solo 17 años. En la intimidad fueron los jugadores más maduros de ese plantel quienes tuvieron la responsabilidad de acompañar a Maradona en ese duro momento que vivió; quizás el primero de sus golpes en su carrera. Recuerdan que Maradona rompió en llantos, como un chico que era. Cuatro años más tarde, sin embargo, Maradona –después de haber alzado la copa del Mundial Juvenil de Japón en 1979, con el conesero Jorge Piaggio integrando ese inolvidable combinado nacional– se sacó las ganas y llegó al Mundial de España de 1982 como una de las grandes figuras que tendría el campeonato, en el cual tuvo como compañeros a dos futbolistas nacidos en San Nicolás: Patricio Hernández y Santiago “Cucurucho” Santamaría.
Previamente, en Boca, en el título del Metropolitano del 81, en el que Maradona conformó una inolvidable dupla de ataque con Miguel Brindisi, habían sido sus compañeros otros dos nicoleños. Ellos fueron Rubén Acevedo y Jorge “Pato” Cecchi. Lo curioso es que este último además compartió con Maradona un par de amistosos con la Selección Mayor de la Argentina. Otro de los “nuestros” que Diego tuvo al lado fue Nelson David Vivas, en este caso su compañero en Boca, pero tras su regreso para jugar en 1995 con Silvio Marzolini como entrenador. También hubo un ramallense que compartió equipo con Maradona. Volante habilidoso y de pegada exquisita, integra el exclusivo y selecto grupo de los que jugaron en la Selección Nacional. Integrante de aquel equipo juvenil que salió campeón en Toulon 75, Rubén Giordano le llenó los ojos a Menotti. Y el Flaco lo hizo debutar en la Mayor el 27 de junio de 1975, en la victoria 2-1 sobre Bolivia, en Cochabamba, por la Copa Cornelio Saavedra. Jugó los últimos 44 minutos en lugar de Miguel Oviedo. Debutó en Primera con la camiseta de Racing -dos partidos en 1975- y, antes de cerrar su campaña en Chacarita en 1979, tiró paredes en el mítico Argentinos en el que brillaba un joven Diego. Es más, cuando Maradona convirtió su primer gol oficial en Primera lo hizo tras haber reemplazado a Giordano.En realidad fueron dos y la víctima fue Rubén Lucangioli, arquero de San Lorenzo de Mar del Plata, un 14 de noviembre de 1976. En efecto, marcó un doblete la primera vez que infló la red con el grito sagrado. Iban 42 minutos del segundo tiempo y Argentinos ganaba por 3-2 gracias a tres anotaciones de Carlos Bartolo Álvarez. En esos tres minutos finales bastaron para que Maradona no hiciera un gol, sino dos, en un partido que congregó una asistencia austera: se vendieron 1355 entradas.
A su vez, como entrenador, en Racing Maradona dirigió a Cosme Zaccanti y en Gimnasia a Maximiliano Cuadra hasta comienzos de este año. Y en México, en la experiencia de los últimos años en Dorados de Sinaloa, tuvo como ayudante de campo al chivilcoyano José “Pancho” Martínez, exentrenador de Defensores de Villa Ramallo en el Federal “A”.


PATRICIO HERNÁNDEZ
“La pelota de fútbol está de luto”

En un mensaje que envió al programa Súper Sport Nicoleño de Radio City, Patricio Hernández se expresó acerca del fallecimiento de Diego Maradona, y recordó los momentos compartidos con él en la Selección Nacional. “Fuimos compañeros cuatro años en la Selección, entre el 79 y el 82. Y en las giras y en el Mundial fuimos compañeros de pieza. Por lo tanto, tenemos muchas charlas juntos, tomando mates. Y esos eran los mates que tomábamos soñando, soñando con afirmarnos en la Primera, a formar una familia, a tener hijos”, expresó el talentoso exvolante nicoleño, afirmando luego que por esta dolorosa noticia “la pelota de fútbol está de luto”. En ese sentido, Hernández sostuvo que “el amor más fuerte, más intenso y más genuino que la pelota tuvo fue con Diego”. Y luego contó una vivencia con Maradona en pleno Mundial de España, en 1982. “Mi hermano Rafael, que era cura, me había dado unos libros y él siempre me veía leer y un día se me acercó a hablar. Producto de esa charla que tuvimos, lo terminé de preparar para su primera comunión. Y en el medio del Mundial tomó la comunión”, rememoró el zurdo. Finalmente, Hernández comentó: “Más allá de tener una gran tristeza, por otro lado estoy feliz porque va a poder reencontrarse con sus padres, que fueron quienes lo hicieron vivir hasta los 15 años una vida muy pura”.


FOTOS: Rubén Acevedo jugó con Maradona en Boca, mientras que Cecchi lo hizo en el Xeneize y en la Selección argentina. Integraron el plantel de Boca campeón de 1981 los tres. Con Patricio Hernández compartieron la selección entre el 79 y el 82.