Gregorio Eseverri: “Hay que barajar y dar de nuevo”


El nicoleño contó desde adentro cómo se dieron las cosas en la fallida “burbuja” de la Liga Nacional de Básquetbol en la Capital Federal. Después de la suspensión decretada por el Gobierno Nacional debido al gran número de contagiados de Covid-19, “Goyo”, su equipo Oberá TC, y el resto de los participantes esperan saber cómo seguirá el torneo.


La Liga Nacional de Básquetbol tuvo un regreso accidentado y tras haber vuelto en la Capital Federal, centrando toda su actividad allí, con veinte clubes participantes y dos canchas como sedes, por una resolución del Gobierno Nacional debió suspender su programación debido al número considerable de contagiados de coronavirus en las delegaciones, dos semanas después de haber retomado la competencia. Tres jugadores nicoleños se encontraban participando del torneo, y uno de ellos, Gregorio Eseverri (los otros son Víctor Fernández y José Defelippo), charló con el programa “La Deportiva” de Radio U para dar sus sensaciones en relación a lo que sucedió durante el desarrollo de la fase inicial del certamen correspondiente a la máxima categoría. En primer lugar, el alero de Oberá Tenis Club sostuvo que “no se dio nada como se había pensado”. Y por ello marcó que “ahora se debe barajar y dar de nuevo”. “Hay que tomar la experiencia de lo que ocurrió recientemente y armar algo que resulte mejor; acomodar esto para que haya mayor seguridad y garantías en cuanto a la salud de los protagonistas”, subrayó el basquetbolista de 33 años formado en Belgrano, que luego expresó: “Nos entristece que haya habido esta cantidad de contagiados, sobre todo porque su salud se puso en riesgo. Hay que rever lo que se hizo mal”.
A la hora de analizar lo que pasó, “Goyo” señaló que hubo “fallas varias” y entendió que no hubo “un único responsable”. “Hubo culpas compartidas entre todos los que formamos parte de esto. Es necesario hacer una autocrítica real sobre lo que pasó”, manifestó.Por su parte, Eseverri, Oberá y muchos otros equipos, permanecen alojados en sus hoteles a la espera de que la Asociación de Clubes, organizadora de la Liga, informe de qué manera se continuará jugando. Al respecto, Eseverri comentó: “Estamos esperando qué se decide en cuanto al protocolo para ver cómo sigue todo. Esperamos que haya un poco más de claridad y se nos comunique de manera oficial de qué manera se va a seguir. Se va a necesitar saber cuanto antes”.
Oberá –que llevaba dos triunfos y seis derrotas en la Zona Norte- no quedó al margen de los contagios de Covid-19, puesto que tuvo dos positivos. “Se contagiaron un dirigente y uno de los extranjeros –contó Eseverri-, que están ahora en otro hotel alojados junto al resto de los contagiados, en lo que vendría a ser una especie de hospital, en el que se los sigue de cerca en su evolución, con gente especializada, enfermeras y médicos”. “En otro hotel están los que tuvieron contacto estrecho con esos jugadores que se contagiaron esperando que tengan o no síntomas y si se los debe hisopar”, detalló, para luego explicar: “Nosotros desde que llegamos hace un mes estamos en un hotel, en lo que es, más que una burbuja, una concentración sin tener contacto con gente ajena al equipo. Solo salimos para entrenar o jugar”.
Por último, Eseverri –quien en su vuelta a la “A” tras ocho años promedia 3.1 puntos, 1.6 rebotes y 15 minutos de juego- puntualizó: “Más allá de que esto esté suspendido, nosotros pudimos volver a entrenar y a jugar, en definitiva, a hacer nuestro trabajo, cuando hay un montón de compañeros de otras categorías que hace desde marzo que no cobran”.

Panorama incierto
La AdC planea el regreso de la Liga Nacional para el 30 de noviembre tras los contagios masivos de coronavirus en la burbuja de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que derivó en la suspensión por parte del Ministerio de Turismo y Deporte al detectar incumplimientos en los protocolos.Los dirigentes hicieron varias reuniones virtuales en los últimos días, luego del golpe que significó la cancelación momentánea de la competición por tener al menos 45 contagios entre delegaciones y árbitros, uno de ellos internado.
De las horas de Zoom y de las llamadas telefónicas, estiman potable la posibilidad de reanudar el torneo luego de la ventana FIBA -el 27 y 28 de este mes con ocho seleccionados en Buenos Aires-."Tenemos que presentar el proyecto nuevamente al ministro Matías Lammens (Turismo y Deportes) y a la gente de Salud (Ginés González García). Sabemos que cometimos errores, los asumimos pero queremos seguir con el torneo", contó un directivo.La nueva idea incluye dejar de lado la burbuja, que no funcionó por incumplimientos de la dirigencia liderada por Gerardo Montenegro (AdC) y Fabián Borro (CABB), volver al formato de localías, sin público y con testeos previos a los viajes.
Las fallas: los hoteles tenían 200 personas, con empleados que salían e ingresaban, sin controles sobre las delegaciones; los árbitros de Capital Federal vivieron en sus casas; el personal de la mesa de control no estuvo hisopado; ante el primer caso positivo no se frenó la competición; no se esperaron los resultados de los testeos para comenzar nuevamente la Conferencia Norte, entre otras cosas.Sin embargo, en las reuniones, la AdC minimizó sus errores y cargó contra los presidentes de los clubes porque "no controlaron a sus jugadores e integrantes de las delegaciones" por salir de los hoteles. De hecho, reforzarán los castigos por los incumplimientos y se sumarán más testeos.
La alteración del calendario correrá a la Liga Nacional hasta finales de año o principios de enero, al punto que entre las fiestas se jugarían las últimas jornadas o el Final Four.