Ambientalistas pidieron que el Municipio informe plan de obras en el Parque Aguiar


Desde hace casi tres semanas, el grupo de ambientalistas de CONA (Comunidad Nicoleña por el Ambiente) se encuentra en acción de vigilia en el ingreso al Parque Aguiar, custodiando que las máquinas del municipio no retomen las tareas iniciadas en la Reserva natural para garantizar la preservación del lugar.

Ayer, los acampantes marcharon al Palacio municipal con el propósito de solicitar a las autoridades de Gobierno que hagan público el plan de obras que tienen previsto ejecutar dentro del Parque.
“Parte de la democracia es abrir el diálogo a la participación ciudadana, mucho más cuando la ciudadanía se está manifestando. En definitiva, los gobernantes son nuestros representantes”, afirmó Julia Etel en el programa «Pila y Media» (Radio U).“Nosotros no representamos ninguna expresión política, sino más bien la participación ciudadana. Lo que estamos pidiendo es que cada vez que se quiera avanzar con una obra que pueda tener algún tipo de impacto sobre el ambiente de la ciudad se pueda conocer antes cuál es el plan de obra y el estudio de impacto ambiental que debe hacerse necesariamente”, explicó Julia, miembro integrante de CONA.
Los activistas denuncian que no hay diálogo con el Municipio. “Ni siquiera hemos sido invitadas a ser parte de la mesa de diálogo que se conformó”, dijo Etel.
“En el caso del Parque Aguiar la necesidad de contar con información de lo que se pretende hacer es vital, porque estamos hablando de un área protegida. Hasta el momento no tenemos más que información muy vaga, nada precisa. No tenemos la posibilidad de acceder a cuál es el plan de obras que tenga carácter sustentable sobre lo que se quiera modificar en el Parque Aguiar. Lo que sabemos es que el 3 de noviembre empezaron a ejecutarse obras de una manera muy violenta para el lugar. Se sacaron árboles y se descargó un material contaminante que al día de hoy sigue en el lugar.
Esta caravana también se pensó como mecanismo de visibilidad de la necesidad de que se retire ese material. El Municipio debería asumir que, sea por desconocimiento o bien por actuar de manera rápida, lo que ha hecho no es otra cosa que contaminar el Parque con un material muy dañino para el ambiente como escombros y residuos de alto horno. Esos materiales no son aptos para rellenar un camino de tierra, mucho menos cuando esos caminos están en contacto con el agua”, apuntó Julia Etel.