El fuego y un humo denso volvieron a “pintar” el paisaje de la costa nicoleña 


Más de 11 meses de quemas indiscriminadas en Argentina dejan un saldo de 1.080.846,98 hectáreas afectadas por incendios en 2020, según el último reporte diario del Servicio Nacional de Manejo del Fuego del Ministerio de Ambiente de la Nación. Nuestro país tiene un total de 266.711.077 hectáreas. Un serio problema ecológico que parece no haber terminado. En tanto, Diputados dio media sanción a la Ley de Fuego, que prohíbe la venta de bosques y humedales incendiados en el país.


Diputados dio media sanción a la Ley de Fuego, que prohíbe la venta de bosques y humedales incendiados en el país.El proyecto busca cuidar a los ecosistemas de la especulación y los negocios inmobiliarios, ante la quema intencional de bosques nativos en varias provincias. Además, envió a Comisión la Ley sobre Conservación y Uso de Humedales para establecer un régimen penal que prohíba las aplicaciones en esos sistemas.

Informe
Mientras tanto, el fuego sigue. El viernes San Nicolás amaneció con clima radiante, pigmentado por el humo de la quema de pastizales en las islas. Durante toda la semana, el intenso humo se hizo sentir, provocando sofocamiento durante algunas noches de fuerte humareda. El último reporte diario del Servicio Nacional de Manejo del Fuego del Ministerio de Ambiente de la Nación informa que han sido afectadas por incendios más de 1.080.846,98 hectáreas en todo el suelo argentino, que posee un total de 266.711.077 hectáreas. El despliegue se calcula desde el 1º de enero hasta el 15 de noviembre. Para la provincia de Buenos Aires, el cálculo afectado comprende 1104 hectáreas; Chaco, 85.000 ha; Salta, 71.869 ha; Entre Ríos cuenta con un número superior que ronda las 309.460 ha, y Córdoba ganador del podio, con 326.800 ha. Son 23 provincias afectadas por el fuego. Si bien hay muchas variables que influyen en la forma en que los incendios impactan, como tipo de suelos, contenido de agua, tiempo de exposición, vegetación, entre otros, podemos mencionar que las alteraciones físico-químicas ocurren a temperaturas más altas que las biológicas. La materia orgánica comienza a experimentar cambios internos en un rango de 200-310 ºC, aunque puede empezar a consumirse a temperaturas más bajas. A temperaturas mayores a 300 ºC se consume casi todo el mantillo y a los 450 ºC la materia orgánica. En fuegos de severidad baja, la temperatura del suelo no supera los 130 ºC en superficie y 50 ºC a los 5 cm. Cuando ocurre un calentamiento severo del suelo, la temperatura puede ser cercana a los 700 ºC en la superficie, algo mayores a los 250 ºC a los 10 cm y puede exceder los 100 ºC a los 20 cm de profundidad. De esta manera, se generan condiciones que favorecen la degradación del suelo: mayor exposición a condiciones climáticas extremas, aumento en la tasa de mineralización del humus y pérdida de la estabilidad de los agregados, aumento en el escurrimiento superficial, aumento en la susceptibilidad a la erosión y a la compactación, disminución en la capacidad de almacenaje de agua, entre otras cosas.

Ley de Fuego
Ante las quemas intencionales que arrasaron con miles de hectáreas de bosques nativos en varias provincias este año y todavía persisten, la Cámara de Diputados dio media sanción a la Ley de Fuego, que protege a bosques nativos, humedales y áreas naturales de los incendios accidentales o provocados al prohibir la venta o cambio de actividad económica que se da en los terrenos.Además, en las últimas horas el oficialismo busca avanzar con una ley sobre conservación y uso de humedales, para establecer un régimen penal que prohíba las aplicaciones en esos sistemas. Además establece la restauración ecológica y los principios “in dubio pro natura e in dubio pro aqua”. Fue enviado a Comisión y de ser aprobado allí, pasaría a las comisiones de Intereses Marítimos, Fluviales, Pesqueros y Portuarios; Legislación Penal y Presupuesto y Hacienda.
El proyecto Ley de Fuego aprobado prohíbe la venta de terrenos incendiados y establece que no se podrá cambiar el uso que se le da a las tierras por plazos de hasta 60 años. Así, busca evitar prácticas especulativas y el avance de emprendimientos inmobiliarios sobre las tierras.La iniciativa fue aprobada con 132 votos positivos del Frente de Todos, los interbloques Federal y de Unidad Federal para el Desarrollo, y la izquierda, mientras que hubo 96 votos negativos por parte de Juntos por el Cambio, el Movimiento Popular Neuquino y el Partido Social y 4 abstenciones. Ahora, el proyecto será girado al Senado para su sanción o rechazo.
El proyecto, impulsado por el presidente del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, ante los reclamos de sectores ambientalistas durante todo el 2020, se aprobó en el marco de una extensa sesión de más de 15 horas. Durante el debate estuvieron presentes en los palcos de invitados un grupo de proteccionistas ambientales.

FOTO: DANIEL DORADO / EL NORTE.