Denuncian vínculos entre el laboratorio proveedor de la vacuna rusa y el Gobierno


El nicoleño Andrés Quinteros, exdiputado bonaerense por el Frente para la Victoria, es uno de los apoderados de HLB Pharma Group, que registró ante la ANMAT el permiso para ser proveedor del Estado de la vacuna rusa Sputnik V.


El nicoleño Andrés Quinteros, exdiputado bonaerense por el Frente para la Victoria y expresidente del Concejo Deliberante de San Nicolás, es uno de los apoderados de Laboratorios HLB Pharma Group, que registró ante la ANMAT el permiso para ser proveedor del Estado de la vacuna rusa Sputnik V.
La información fue revelada en el programa PPT que conduce el periodista Jorge Lanata, y si bien no configura delito sí es curioso que alguien allegado al Gobierno sea parte de una firma que se inscribe como proveedor del Estado.
Según Lanata, en el laboratorio pesa fuerte Nelson Donato, encargado del tema de salud del Instituto Patria». El Gobierno nacional sostiene que la empresa no participará de la operación aduciendo que la negociación es entre el Estado argentino y el Estado ruso.
Lo cierto es que con la irrupción del Covid-19, la empresa comenzó a tomar posición en lo que hace a la importación de tests coreanos para la detección del virus. Hasta que Sputnik V salió a escena y los titulares de HLB Pharma interpretaron que este era el momento de aprovechar el vínculo con sus proveedores rusos de productos como la insulina.
Si bien la posibilidad de concretar la fabricación doméstica de la vacuna aún debe transitar un largo camino, trascendió que el laboratorio ya estaría adaptando sus instalaciones para almacenar los millones de dosis que contempla el acuerdo entre el Gobierno y Gamaleya. Las primeras partidas, si el experimento sigue arrojando resultados positivos, arribarían a partir de diciembre.

Antecedentes problemáticos
En abril de 2017 HLB Pharma enfrentó un pedido de quiebra. Un año después, la firma sufrió una clausura en la planta de San Isidro -base de operaciones de HLB- "producto de inspecciones realizadas se observaron falta de medidas de seguridad, ausencia de constancias de permiso de vuelco de líquidos, incumplimiento a la Ley 11.459 de habilitaciones industriales frente al Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible, entre otras", según información divulgada en su momento por el mismo gobierno distrital.
Fundado por Hernán López Bernabó, los destinos de HLB se encuentran en manos Ariel García Furfaro, y Jorge Salinas, controlantes de Laboratorio Apolo y Laboratorio Ramallo, del cual Andrés Quinteros sería parte del Directorio.
En 2016, Laboratorio Ramallo S.A. se instalaba en el Parque Industrial Comirsa para producir sueros y ampollas de uso medicinal. Desde entonces, la empresa fue protagonista de diferentes conflictos. El más resonante data de 2019 cuando la seccional San Nicolás-Ramallo del gremio de la Sanidad, ATSA, envió una carta al Concejo Deliberante de la vecina localidad manifestando la preocupación sobre las condiciones laborales que existen en la planta Laboratorios Ramallo SA. En la carta detallaban “las graves denuncias recepcionadas” por el gremio de la Sanidad, “con relación a situaciones que son producidas dentro del establecimiento en donde vulneran diariamente la dignidad de los empleados”.
“Los responsables de la firma se identifican como Ariel García, Diego García y Damián García. Los tres tienen injerencia en el trato con el personal, ya que de no ser ellos son sus huestes quienes también denigran a los empleados en la planta. En efecto, ya sea los encargados del personal o bien los propios dueños son los que diariamente vulneran los más elementales derechos de los trabajadores”, denunciaba la carta.