Una escuela de la ciudad comenzó un intensivo programa puerta a puerta para re-vincular estudiantes 


“Queremos que los estudiantes se sientan cerca de la escuela y volver a vincular con aquellos que han perdido la continuidad pedagógica”, explicó a EL NORTE, el director de la escuela N°23Claudio "Pocho" Lepratti de barrio San Martín. Ayer comenzaron con el programa “ATR”, donde docentes y voluntarios se acercaron a los estudiantes para acompañarlos en este último periodo lectivo extraordinario. En tanto, esperan la habilitación de la provincia para abrir las aulas.


Con la coordinación del director Cristian Juárez, más el empeño de 12 docentes y voluntarios, buscan desarrollar tareas de re-vinculación presencial, que ya comenzaron el pasado miércoles 11 de noviembre.Además, esperan tener “cuanto antes”, la aprobación del protocolo que ya fue enviado a la inspección del nivel secundario: “Esperemos que nos habiliten cuanto antes para poder volver a abrir las aulas para los chicos. Tenemos todo lo necesario para cuidarnos y cuidarlos, queremos que cuenten estas últimas semanas con este espacio de contención. Sabemos que para muchas realidades ha sido un año muy difícil”, explicó el director.Van a ofrecer 2 turnos, la idea es que “puedan volver y de alguna manera colaborar con este objetivo primordial de acompañar cada trayectoria. Fue un año muy complejo queremos fomentar el sentido de pertenencia y sostener vínculos afectivos con la escuela. Y presentamos el viernes pasado el protocolo al aire libre”.

ATR
El Programa tiene por objetivo establecer el vínculo pedagógico sostenido entre las y los estudiantes, que han discontinuado su contacto con los establecimientos educativos, con comunicación intermitente y de baja intensidad.Los acompañantes de trayectorias educativas serán un puente entre la y el estudiante y los docentes, a través de la articulación de un dispositivo de visitas domiciliarias, acompañamiento y acciones de revinculación con la escolaridad obligatoria.De este modo, el programa favorece “la formación docente de las y los estudiantes de las carreras de profesorado del nivel superior, a partir del desarrollo de experiencias de prácticas de enseñanza contextualizadas”.En ese sentido, promueve fortalecer la formación en la enseñanza “entendida como práctica social y con sentido político pedagógico, contribuyendo a la construcción del posicionamiento frente al derecho a la educación y la igualdad, a la solidaridad con las escuelas. Se trata de una propuesta que ofrece una experiencia formativa única a los estudiantes de profesorados además de colaborar con aquellos que más lo necesitan”, explicó el docente.
Desde la dirección de la escuela consideran que "a partir de ATR se buscará ir al encuentro de las y los estudiantes que tuvieron dificultades con la continuidad pedagógica o se desvincularon de la escuela a raíz de la pandemia, construyendo puentes entre las familias y las escuelas".Su compromiso es "estrechar el lazo social y vincular afectivamente a cada estudiante. Este año no ha sido fácil y por eso queremos avanzar con todas las posibilidades que se puedan desarrollar para lograr que cada estudiante siga estando y participando de cada acción que se desarrolla desde la institución para garantizar el derecho social a la educación”.

Acompañamiento
La iniciativa apunta a dar un impulso a la actividad de acompañamiento y re-vinculación pedagógicas para la realización de las tareas contención, como también a la detección y alerta de problemáticas afectivas y familiares.Los docentes y estudiantes avanzados que se inscribieron en el programa van a generar las tareas de acompañamiento en el marco de lo que las escuelas se proponen y planifican.Ayer se realizó la reunión para establecer las líneas de acción y “seguimos trabajando con visitas domiciliarias para que los alumnos del nivel secundario puedan continuar con sus trayectorias escolares en este contexto de excepcionalidad”.Cada acompañante de trayectoria será asignado a un establecimiento educativo lo más próximo a su domicilio con el objeto de reducir los desplazamientos en la vía pública. También se tendrá en consideración la proximidad de los domicilios de las y los estudiantes que recibirán acompañamiento pedagógico. Todas las actividades se realizarán con estrictos protocolos de cuidado, tanto para los acompañantes como para los estudiantes.Las y los docentes en formación de los últimos años de los Institutos Superiores de Formación Docente que se incorporen al programa, recibirán formación específica y trabajarán en el marco de los proyectos educativos de cada escuela, colaborando con las tareas de continuidad pedagógica que desarrollan las y los docentes a cargo de cada curso.En el marco de la implementación del programa, la responsabilidad de la enseñanza seguirá a cargo de maestros y profesores. Los acompañantes de trayectorias educativas asistirán, bajo su orientación y supervisión, a grupos reducidos de estudiantes (seis estudiantes) que se hayan desvinculado de la escuela o presenten dificultad en la Continuidad Pedagógica.La Jefatura de Inspección Distrital asignará los acompañantes de trayectorias educativas a cada establecimiento educativo con base en la cantidad de estudiantes de la institución que requieren acompañamiento y priorizando los vínculos que los acompañantes de trayectorias educativas hayan establecido ya con los establecimientos (donde han realizado el campo de la práctica, han cubierto suplencias, han apoyado la continuidad pedagógica en el contexto del PIEDAS).