Hisopados: una demanda que refleja la alta circulación viral en San Nicolás 


De lunes a lunes, en el Área Covid del hospital San Felipe se renueva de manera permanente una fila de personas a la espera de ser hisopadas por presentar síntomas o ser contacto estrecho de un caso positivo. Allí, como en el sanatorio de la UOM, se practica un promedio de 30 hisopados diarios. A estos números hay que agregar la alta cantidad de positivos por criterio clínico que no requieren muestra de laboratorio.


En los últimos días se puede percibir una constante la fila de gente acercándose al Hospital San Felipe para realizarse el hisopado por presentar síntomas compatibles con Covid 19 o ser contacto estrecho de algún positivo. La postal refleja la crítica situación que atraviesa San Nicolás en materia de circulación viral. De manera constante, se puede percibir una fila de personas a la espera de hisoparse en el Área Covid del hospital San Felipe. De acuerdo a información brindada por autoridades del hospital San Felipe, allí se practica un promedio de 30 hisopados diarios, mismo porcentaje que declaran las autoridades del sanatorio de la UOM.A esos 60 casos diarios promedio deben agregarse los que se practican en laboratorios privados. Pero, además, hay que tener en cuenta que muchas personas son diagnosticadas con Covid positivo sin siquiera practicárseles un hisopado en virtud de que presentan los síntomas básicos del coronavirus como pérdida del olfato y gusto, fiebre y dolor de cabeza.
“El criterio es hisopar a casos sospechosos. Cuando una persona nos cuenta que ha perdido el olfato, tiene fiebre y le duele la cabeza y el cuerpo, es considerada positivo y se lo aísla de inmediato por 14 días”, cuenta Ignacio, que desde agosto pasado trabaja como enfermero voluntario en el Área Covid del San Felipe.“Se está hisopando de lunes a lunes y se ha notado un incremento. Algunos vienen con el SAME y muchos otros de manera espontánea por ser contacto estrecho de alguien que ya dio positivo de coronavirus”, le contó a este diario otro de los enfermeros del Área Covid del hospital San Felipe. Allí se trabaja de lunes a viernes de 8 a 12 y de 14 a 20, y sábados y domingos de 8 a 12 y de 14 a 18. “Mucha gente se comunica telefónicamente al 107 o al CEM y se le confecciona la planilla. Otros se presentan de forma espontánea en un centro de salud o consultorio y el médico determina si tiene síntomas compatibles. Entonces se lo cita para el otro día acá”, explica la misma persona.

Por definición
La definición de caso sospechoso de COVID-19 es dinámica y varía según la situación epidemiológica que atraviesa el país. El 11 de septiembre pasado, el Ministerio de Salud de la Nación la volvió a actualizar, amplió el criterio para confirmar un caso y sumó a la obesidad como un nuevo factor de riesgo. La importancia de estos criterios es clave para la toma de decisiones y la planificación de estrategias de prevención y control. Las modificaciones están relacionadas a la necesidad de ajustar las pautas para analizar si una persona tiene COVID-19 con el objetivo de que el sistema de salud detecte la mayor cantidad de personas con coronavirus y, al mismo tiempo, contribuya a la elaboración de estadísticas acertadas.La autoridad sanitaria agregó al dolor muscular (mialgia) a la lista de síntomas. Por lo tanto, ahora se considera caso sospechoso de COVID-19 a toda persona, de cualquier edad, que presente dos o más de los siguientes síntomas: fiebre de 37,5 grados o más; tos; dolor de garganta; dificultad respiratoria; pérdida repentina del gusto o del olfato (anosmia/disgeusia); cefalea; mialgia, diarrea, vómitos. Y, además, a toda persona que presente pérdida repentina del gusto o del olfato en ausencia de cualquier otra causa identificada. La novedad de esta actualización es que, a través de criterios clínicos-epidemiológicos, podrá considerarse caso confirmado quienes comiencen súbitamente con esos síntomas.