Suteba consideró que no sería admisible volver a las aulas en San Nicolás 


El titular de la cartera de Educación, Nicolás Trotta, mantuvo ayer por la tarde un encuentro con los ministros provinciales, con el objetivo de tener una perspectiva de en qué momento regresar a clases presenciales. En tanto, la situación epidemiológica en nuestra ciudad atraviesa el peor momento. Desde SUTEBA San Nicolás, aseguran que no ven un escenario favorable para que la localidad asuma esa responsabilidad.


El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, se refirió a las medidas para la retomar las clases presenciales y puso énfasis en el índice epidemiológico, como un dato objetivo para “tomar la decisión correcta en el momento indicado”.En tanto, el segundo del Ministerio de Salud bonaerense sostuvo que buscan “la recuperación de la presencialidad educativa en algunos grupos particulares”, pero “con un esquema previsible a mediano plazo”.En efecto, el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba) se pronunció al respecto: “Tenemos en claro que lo primero que se debe determinar son las cuestiones epidemiológicas de cada lugar, y después avanzar. No queremos poner en riesgo a los trabajadores y trabajadoras de nuestro distrito”.
En principio, la discusión se direcciona en torno a los alumnos más comprometidos con el nivel educativo, aquellos que pasarán al nivel Primario, Secundario y Terciaro para el ciclo 2021.La cartera de Trotta buscaría una solución para enriquecer durante el último tramo del período lectivo 2020, bajo clases presenciales con protocolos sanitarios muy estrictos. Se trata del grupo educativo que más necesitaría un regreso a clases escalonado, para terminar el año con el contenido sólido, entendido.

Detracción
“Estamos viviendo un momento muy delicado en San Nicolás en este momento”, apuntó Nancy Monti, secretaria general de SUTEBA San Nicolás.Cada provincia presentó un protocolo muy estricto, que será evaluado por el Gobierno nacional.“Creemos que hay que tener un cuidado extremo. Por ejemplo, San Luis empezó las clases, pero en escuelas rurales donde no hay circulación comunitaria, con higiene extrema en cada escuela”, señaló Monti, al tiempo que marcó: “Nosotros tenemos muchos docentes y auxiliares contagiados, aislados”.El debate puntual define llevar a aulas a los alumnos que no hayan podido seguir la continuidad pedagógica y aquellos que ingresen a un nivel superior: “El 91% de los alumnos cumplieron con las tareas, la mayoría han cumplido. Sabemos de un sector que necesita el apoyo del Estado para poder estudiar, pero en general creemos que los chicos y las chicas han hecho un gran esfuerzo durante todo el año”.Para finalizar consideró: “Nada reemplaza al docente ni a la escuela de forma presencial, pero debemos tener cuidado en esta medida y no arriesgar la vida de nadie. Se va a trabajar particularmente con alumnos que están en ciclos de cambio, desde ahora hasta abril del 2021”, aseguró.
La masividad de lo que sucedía en la escuela claramente no es un eje que el Gobierno vea viable; sin embargo, acondicionando las aulas con los insumos necesarios, se piensa una vuelta paulatina.“No vemos admisible que en esta situación epidemiológica tengamos algún tipo de presencialidad en las escuelas. Para llegar a la escuela se debe habilitar el transporte público, por ejemplo, lo que implica un aumento de la circulación muy importante. No nos parece oportuno en este momento”, cerró.

Pocos casos
Desde la Provincia buscan retomar las clases en distritos con pocos casos de coronavirusEl viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, afirmó este martes que el Gobierno provincial analiza la posibilidad de recuperar la presencialidad educativa en municipios donde haya baja circulación de coronavirus.La idea elevada al Consejo de Educación consiste en “plantear pequeñas aperturas en distritos del interior donde están con pocos casos”, dijo el funcionario.En este sentido, sostuvo que cuentan con “indicadores más o menos cerrados para cierta recuperación de presencialidad educativa en algunos grupos muy particulares, no de todos”.“La estrategia que tenemos es en las zonas de fase 3, donde hay mucha circulación del virus, garantizar la continuidad pedagógica en los grupos de chicos y chicas que tienen más problemas”, describió Kreplak.El ministro destacó que, a través del programa ATR, la provincia lleva adelante una “propuesta de educación domiciliaria” y precisó que en los municipios que se encuentran “en fase 4 y 5 con baja circulación de COVID-19 con una serie de indicadores vamos permitiendo distintos aforos a las clases”.No obstante, aclaró que se están terminando de consensuar esos indicadores con el Gobierno nacional, que es el que debe autorizar el eventual retorno a las clases presenciales.Así, el viceministro aclaró que “la educación genera mucha circulación”, por lo que “se podría pensar en ciertas aperturas, pero de porcentajes bajos”.El funcionario recordó que “cada país del mundo que abrió demasiado rápido lo educativo tuvo que volver”.