Gollán: “No tiremos tanto del hilo, eso es lo que estamos pidiendo” 


El Ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires criticó en Radio U a los jefes comunales que se apartan del sistema de fases que administra el Gobierno bonaerense. “Hay intendentes que están permitiendo actividades no contempladas en la fase en que se encuentran sus distritos, aunque muchas veces no lo pongan por escrito. Van abriendo cada vez más. No tiremos tanto del hilo, eso es lo que estamos pidiendo”, aseguró Daniel Gollán.


El Ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, dialogó ayer con periodistas del programa «Pila y Media» (Radio U) sobre la situación epidemiológica en el territorio bonaerense y, obviamente, en nuestra ciudad. El funcionario destacó el amesetamiento de la curva de contagios en el Área Metropolitana de buenos Aires (AMBA) al tiempo que mostró preocupación al analizar el escenario en el interior bonaerense y otras provincias.
“Hay una situación de cierta estabilización en el conurbano bonaerense y en toda el AMBA. En la medida en que esta porción territorial, donde viven 16,5 millones de personas con interrelaciones múltiples con el resto del país, empieza a moverse más los casos comienzan a aparecer en el resto del país. Es lo que venimos viendo que sucede en el interior de la provincia de Buenos Aires”, explicó el Ministro Gollán. “Y San Nicolás está a casi 70 kilómetros de Rosario, donde la situación es muy grave en estos momentos, con lo cual no nos sorprende que toda la región esté hoy en situación de cierta complejidad”, añadió.
Para Gollán, “el actual estado de situación era esperable desde el punto de vista del comportamiento de la enfermedad. Por eso siempre nosotros reclamábamos no relajarse. En la provincia de Buenos Aires tenemos un sistema de fases por el cual cuando aumentan mucho los casos, la recomendación es cerrar un poco más la movilidad de la gente y las actividades permitidas para bajar los números de contagios, de muertes y de ocupación de camas, para después volver a abrir, como ya se ha hecho en muchos municipios de la provincia. Una vez que se instala la circulación comunitaria y empieza a ser cada vez más intensa, empieza a darse una situación en que ya la estamos corriendo de atrás. Ya no podemos lograr una disminución muy grande de los casos, sino que lo que hacemos es intentar que el número de casos crezca a la menor velocidad posible”, dijo el máximo responsable de la salud pública en territorio bonaerense.
Gollán criticó a los jefes comunales que se apartan del sistema de fases para abrir o cerrar actividades sin tener en cuenta la disposición general de Provincia. “Es preciso hacer un llamado a la responsabilidad de los intendentes. Algunos lo hacen muy bien y han logrado con algunas medidas locales mantener a raya al virus; y otros por ahí se dejan influenciar por alguna necesidad, que es real y que nadie discute, pero después terminan teniendo que cerrar en forma más dura. Cuando las camas empiezan a faltar a los pacientes, ahí sí la gente se asusta. Es importante no llegar a ese momento”, apuntó el Ministro en Radio U.En otro tramo de la entrevista el Dr. Gollán celebró la evolución favorable en la relación de nuevos contagios y pacientes recuperados. “Tenemos un altísimo nivel de recuperación. El coronavirus es una enfermedad que ataca a muchísima gente, pero que se manifiesta como caso grave en un porcentaje relativamente pequeño de pacientes. Lo positivo es que tenemos un horizonte de vacuna cada vez más cerca. No tenemos la fecha exacta pero cada día nos acercamos más. Esa va a ser la solución definitiva al problema. Entonces, si logramos que se contagie la menos cantidad de gente hasta que llegue la vacuna, vamos a ahorrar un montón de vidas que de otra manera vamos a perder. Hay que redoblar el esfuerzo”, afirmó el Ministro.

Crítica a intendentes
Lejos de expresar una sensación de alivio por el amesetamiento de casos en el AMBA, Gollán advirtió que “claramente se va a seguir complicando el panorama en algunos distritos, sobre todo porque estamos notando que en aquellos municipios en que el virus tiene mayor velocidad de crecimiento, como Mar del Plata o Bahía Blanca, no se toma conciencia de la necesidad de adoptar medidas drásticas durante al menos dos semanas y media para poner los números en caja y luego volver a arrancar en forma cuidadosa. Se sigue actuando como si no pasara nada; con ese marco, va a ser muy difícil que el virus deje de expandirse; yo diría, imposible”, dijo.“Hay intendentes que están permitiendo actividades no contempladas en la fase en que se encuentran sus distritos, aunque muchas veces no lo pongan por escrito como sí lo ha hecho algún otro Intendente de la provincia que puso por escrito en un decreto un sistema por fuera de lo que plantea un decreto nacional y su correspondiente provincial. Es uno solo el que puso por escrito que no cumpliría la Ley, que es gravísimo; pero hay otros que sin ponerlo por escrito van permitiendo y permitiendo. No tiremos tanto del hilo, eso es lo que estamos pidiendo”.

San Nicolás-Rosario
Ante la consulta de la posibilidad de que pacientes santafesinos con coronavirus puedan ser atendidos en nuestra ciudad, Daniel Gollán fue claro: “Lo que hemos estado conversando, siempre en términos de solidaridad entre provincias, era un esquema de sistemas de compensación. Pero nosotros planteamos explícitamente que no podemos ofrecer hospitales de las ciudades más cercanas a Rosario por el motivo de que justamente ahí estamos evidenciando el mayor crecimiento de los contagios. Podemos analizar distintas opciones para ayudarnos entre provincias en otros escenarios. Por ejemplo, nosotros hemos tenido acciones colaborativas muy eficientes en conjunto con la provincia de La Pampa, entre ciudades que están en el límite que separa ambas jurisdicciones provinciales. Así hemos podido compensar cuando alguna ciudad lo necesitó, incluso trasladando recurso humano de un lugar a otro”, explicó Gollán. Y agregó: “Por supuesto que estamos teniendo una actitud general de colaboración, pero obviamente hoy no podemos pensar que la compensación pueda venir por el lado de San Nicolás porque claramente San Nicolás ya no puede con su propia realidad. De última, Rosario está a 300 kilómetros del AMBA; y si fuera que en el AMBA se sigue constatando una mejoría en la situación de camas disponibles, eventualmente podríamos dar una mano al sur de Santa Fe a partir de esos recursos”.