Reestructuran sectores para cubrir la alta demanda por coronavirus 


Semanas atrás el Sanatorio de la UOM sumó su segundo piso para atención Covid. Con un 90 por ciento de ocupación, ya piensan en abrir otro más. A ello se suma la escasez de recursos humanos en medio de la multiplicación de casos positivos. “Esperemos que esto sea lo máximo, porque de lo contrario vamos a tener un problema serio ya que podremos tener camas, pero no la atención que se necesita”, afirmó el director médico de la entidad Pablo Primucci.


El coronavirus sigue avanzando en nuestra ciudad, lo que inquieta no solo a la comunidad en general que intenta por todos los medios sortear la enfermedad, sino también –y principalmente– al sistema sanitario local, que afronta desde hace varias semanas elevados números de ocupación de camas tanto sea de sala como de terapia intensiva Covid, lo que resiente la capacidad de atención y la disponibilidad del recurso humano.“Es importante que la gente sepa lo que trabaja el personal de salud en nuestra institución. Tenemos en este momento dos pisos destinados a la atención de pacientes con COVID-19 positivo, con un 90 por ciento de ocupación de camas. Estamos pensando en abrir otro piso”, remarcó el Dr. Pablo Primucci, director médico del Sanatorio de la UOM, en el programa radial “Pablo sin vueltas” de Radio City.
Actualmente, en dicha entidad sanitaria hay 41 pacientes internados en piso Covid, lo que representa un 79 por ciento de ocupación, y 8 pacientes en Terapia Intensiva, esto es, 80 por ciento de ocupación del sector.

Personal de salud escaso
“En los últimos quince días hubo un ascenso rápido que nos llevó a este estado de situación. Podemos abrir un tercer piso para coronavirus, pero será a expensas del deterioro de otros servicios como ser quirófano. Estamos cerrando quirófanos para derivar ese personal a atención de Covid”, reconoció Primucci.Quien, consultado sobre si hay personal de salud y médicos suficientes para atender los casos existentes, declaró: “Estamos con lo justo, porque hoy tenemos 28 trabajadores de la salud con COVID, el fin de semana dimos de alta a dos médicos. En total hubo 7 médicos internados que, fundamentalmente, trabajan en terapia intensiva o atendiendo Covid”.En ese marco, teniendo en cuenta la escasez de recursos humanos y los altos niveles de ocupación de camas, el entrevistado alertó: “Esperemos que esto sea lo máximo, porque de lo contrario vamos a tener un problema serio, ya que podremos tener camas, pero no la atención que se necesita. Independientemente en qué fase estemos, la sociedad se tiene que cuidar como en fase 1”.Y agregó: “El problema grave que se da con esta enfermedad es la comunicación del paciente con sus familiares. Nos cuesta muchísimo solucionar ese problema, si bien ahora los estamos dejando entrar a las habitaciones con un protocolo especial y a riesgo tanto del familiar como de los profesionales, porque no vemos otra solución de un contacto mínimo. Estamos tratando de contratar más médicos y, la verdad, no conseguimos”.

Tratamientos
En cuanto a los tratamientos que se brindan a los pacientes con coronavirus que requieren internación, el Dr. Primucci sostuvo que desde que se inició la pandemia en marzo comenzaron a hacer las prescripciones médicas con lo que se venía utilizando en Europa.“En su momento, la única droga demostrada que actuaba era la dexametasona, que es un corticoide. Todo paciente tiene que tener en su prescripción médica dexametasona, también un anticoagulante, dos tipos de antibióticos porque a veces estas infecciones se manifiestan con neumonías asociadas. Eso era lo básico. Después aparecieron drogas que se dejaron de usar, como las de tratamiento del sida y la malaria; y luego nos fuimos adaptando a los protocolos de otros países. Cuando el virus llegó a la Argentina empezó a aparecer el uso del plasma. Tuvimos la oportunidad de que nos habilitaran para hacer un pequeño banco de plasma que nos ha solucionado muchísimos problemas. Nos está siendo muy difícil conseguir donantes de plasma AB”, detalló el Dr. Primucci.Al tiempo que indicó que, en el último tiempo, se agregaron tres drogas: el ibuprofeno inhalatorio, la colchicina y la heparina.“El ibuprofeno inhalatorio lo usamos como tratamiento compasivo, informando al paciente para su autorización, porque no está habilitado por la Anmat. Es una droga que surgió en Córdoba y se utiliza para el tratamiento de la fibrosis quística. Hace unas tres semanas que comenzamos con esta medicación. Los primeros pacientes que recibieron en este Sanatorio ibuprofeno inhalatorio fueron médicos. Todos respondieron muy bien, igual que con el plasma, si se toma en una fase precoz de la enfermedad. Lo que vemos en los pacientes que están más complicados es que mejora en el momento, pero con el correr de las horas va disminuyendo ese mejoramiento. Siempre con los medicamentos hay que tener mucho cuidado”, aseveró.
Sobre la colchicina señaló que es una droga que se utiliza para la gota, que ya implementan dentro del protocolo en algunos lugares del país y es un potente antiinflamatorio. Y la heparina es un anticoagulante. “Son dos drogas más que, si se demuestra que pueden tener un beneficio, las vamos a ir incorporando, porque el coronavirus es un enemigo del que no sabés realmente cuál es el tratamiento. Hoy por hoy, las dos alternativas del plasma y el ibuprofeno inhalado nos están dando bastante aliciente”, declaró Primucci.