Arrecifes volvió a dejar su marca en San Nicolás


Luego de seis meses, en el autódromo “San Nicolás Ciudad” tuvo su regreso el TC, con protagonismo estelar de pilotos de la “Cuna de Campeones”. El sábado ganó Nicolás Trosset y el domingo lo hizo Valentín Aguirre, nuevo líder del campeonato. También sumó puntos importantes otro arrecifeño, el tricampeón vigente, Agustín Canapino.


Así como a Bahía Blanca se la definió con justeza como “La Capital del Básquetbol”, Arrecifes tiene bien ganado el mote de “Cuna de Campeones” dentro del automovilismo nacional. Esto se ve reflejado permanentemente en el Turismo Carretera, que volvió durante el fin de semana en el autódromo “San Nicolás Ciudad” luego de seis meses de inactividad. Y como no podía ser de otra forma, hubo triunfos arrecifeños, tanto el sábado como el domingo, a través de Nicolás Trosset y Valentín Aguirre; nuevo líder del campeonato. Además, el tricampeón vigente, Agustín Canapino, fue cuarto en la primera carrera y segundo en la restante.La victoria de Aguirre llegó el mismo día, aunque 22 años después de la última obtenida por Luis Rubén Di Palma, patriarca de una de las familias más “fierreras” del país y una de las máximas leyendas del deporte motor argentino; y también oriundo de Arrecifes (como el mítico José Froilán González).
Lo cierto fue que en el circuito nicoleño, la final del sábado fue 1-2 para pilotos de la ciudad ubicada a unos 95 kilómetros de distancia de aquí, con el primer éxito de Trosset en el TC y el segundo puesto de Aguirre, llegando cuarto Canapino y muy cerca de la hazaña de conseguir el 1-2-3 para Arrecifes.El domingo, en tanto, la final fue para Aguirre, quien festejó por tercera vez en la categoría y se subió a la punta del torneo. También Arrecifes hizo el 1-2 en esta cuarta fecha, con el segundo puesto de Canapino. Verdaderamente histórico. Además de los citados pilotos, también participaron representando a Arrecifes Juan Tomás Catalán Magni, Josito Di Palma y Norberto Fontana abandonó.Tal es el dominio de Arrecifes en lo que va de la temporada, que entre los doce corredores que estarían clasificando a la Copa de Oro hay tres nacidos en ese territorio bonaerense: Aguirre primero, Trosset cuarto y Canapino séptimo.El propio Canapino lanzó una frase con la que resumió la extraña relación que existe entre el automovilismo y Arrecifes. "Es muy difícil encontrar algo parecido a esto que nos sucede a los arrecifeños con los autos de carrera. Por eso el triunfo de Valentín Aguirre es para toda la ciudad, como el que logró Niki Trosset el sábado", comentó el monarca de los últimos tres años en la categoría y uno de los brillantes exponentes de esa localidad de 30 mil habitantes (que ya suma 109 pruebas ganadas en la historia del TC entre todos sus representantes).

Orígenes
Los arrecifeños señalan a "Revoltoso" como el culpable de la pasión por el automovilismo. Cástulo Hortal, un español que en enero de 1908 y con 14 años emigró a la Argentina, se instaló en 1927 en Arrecifes, después de deambular por Pergamino y Salto. El asturiano se dedicó a la compra y venta de autos, pero también a transmitir su entusiasmo y sentimiento por la velocidad. La victoria de Ángel Lo Valvo en el Gran Premio de 1937, la primera del TC, el eslabón de inicio de una cadena que perdura 83 años más tarde; los nombres de pilotos estrellas se atropellan: José Froilán González, Norberto Fontana, la familia Di Palma -el Loco Luis Rubén como estandarte-, Carlos Marincovich, Néstor García Veiga, Carlos Pairetti, Canapino, Trosset, los Aguirre.El enlace entre los autos y Aguirre la inició el abuelo Jorge hace seis décadas y la continuó su papá Gastón. La velocidad está en el ADN de la familia y aunque su padre nunca pretendió ser piloto profesional, fue campeón de TC Zonal, participó en Supercart, Gran Turismo Americano (GTA) -fue tricampeón entre 1998 y 2000- y en TC participó en 19 carreras; también incursionó en las 24 Horas de Daytona.Los inicios de Valentín fueron en pistas polvorientas y del karting saltó a los autos de Fórmula de Fedenor; en 2014 fue campeón de TC Zonal -como lo hizo su papá un cuarto de siglo antes- y se generó el desembarco en el JP Carrera, para competir en TC Mouras. El debut fue en una carrera de pilotos invitados y Aguirre lo hizo junto a Agustín Canapino, en Mar de Ajó: el recuerdo de una sanción por no transitar una chicana, el disgusto de aquel estreno con Chevrolet, aunque el final de temporada lo descubrió subcampeón del mendocino Julián Santero. Luego siguieron dos temporadas en TC Pista -en la segunda se coronó campeón- y así logró el pase al TC, a donde arribó ya con dos experiencias en carreras especiales: en 2016 acompañó a Facundo Ardusso en los 500 Kilómetros de Olavarría y al año siguiente a Guillermo Ortelli, en los Mil Kilómetros de Buenos Aires. Siempre bajo el paraguas protector del JP Carrera.En San Nicolás se impuso por tercera vez en el TC; el año pasado marcó triunfos en Neuquén y en Termas de Río Hondo. La capacidad para viajar al límite lo demostró en su temporada de estreno, en 2018, cuando en la segunda carrera registró el tiempo de la pole en Neuquén, experiencia que repitió la fecha siguiente en San Luis.
"La puesta a punto la hicimos por teléfono, porque Willy (Guillermo Kissling) no pudo venir por protocolo. El ritmo del sábado era muy bueno, pero lo pudimos mejorar y eso destaca la tarea del equipo. Mi satisfacción fue devolverles con una victoria el trabajo a los mecánicos, que sufrieron durante el receso", detalló Aguirre, acerca del modo de trabajo para San Nicolás, donde hizo de la tercera serie la más veloz.Ya en la competencia “por los porotos”, Aguirre con su Dodge controló a Gastón Mazzacane (Chevrolet) en la partida y el ex Fórmula 1 –que aún no pudo ganar en la divisional- intentó forzar una maniobra, que terminó perjudicándolo y lo hizo retroceder al cuarto puesto, tras los sobrepasos de Canapino y Juan Cruz Benvenutti (Torino), quienes completaron el podio.
Aguirre –de 24 años- administró la diferencia a su antojo. "Cuando se me fue a uno o dos décimas sabía que era difícil: no se equivocó nunca, no me dio chance para intentar algo”, reconoció Canapino, adelantando que a su entender Aguirre “va a ser un futuro campeón".
El automovilismo, la primera actividad deportiva que se puso en marcha en la Argentina, cumplió las metas: los protocolos de seguridad y sanitarios y una fecha doble en San Nicolás, que el fin de semana próximo tendrá actividad con el TC Mouras y el TC Pista Mouras. No será el único escenario donde la velocidad será protagonista: el Súper TC2000 estrenará la temporada 2020/21 en el autódromo Oscar y Juan Gálvez, de Buenos Aires, junto al TC2000. La misma "Catedral" que el TC visitará del 2 al 4 de octubre para ensayar un nuevo desafío. Y en donde seguramente algún hijo de Arrecifes volverá a brillar.