Se aprobó la Ley Micaela para las entidades deportivas de la provincia 


Esta semana se sancionó en el senado bonaerense lo que ya había obtenido aprobación en la cámara de diputados de la provincia de Buenos Aires. El proyecto de ley fue impulsado por Nicolás Russo, legislador por el Frente de Todos. Lo describió en conversación con diario El Norte como “una iniciativa de vital importancia”; en efecto la implementación de la Ley Micaela dentro del ambiente deportivo es “muy necesaria, más en el sector futbolístico”.


Manuela Fernández Nessi
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

La norma aprobada el pasado 10 de septiembre, establece que sean obligatorias las capacitaciones en temáticas de género y violencia contra las mujeres para autoridades y personal de los clubes y entidades deportivas, incluidos los clubes de la primera división del fútbol argentino.En efecto, se deberá aplicar la Ley Micaela, con sus respectivas capacitaciones de género, tanto a las autoridades como al personal de las instituciones deportivas, en cualquiera de sus modalidades.

Motivación
“El deporte no es ajeno a las situaciones de abuso y violencia de género que se suscitan día a día en la Argentina y en todo el mundo. Sin embargo, también puede ser una herramienta transformadora a la hora de intentar erradicar ese flagelo”, explicó el diputado Nicolás Russo (Frente de Todos) en los fundamentos de la norma.En diálogo con EL NORTE, apuntó: “Deberán adecuarse todas las asociaciones civiles una vez que el gobernador Axel Kicillof promulgue la ley”.En cuanto a la metodología de la formación, Russo explicó que será una función que deberá reglamentar el Ministerio de la Mujer, Diversidad y Género, en articulación con la Secretaría de Deportes de la provincia de Buenos Aires.En ese sentido, expresó que el fútbol es el “último nido machista”, donde se “percibe una desigualdad muy marcada”. El presidente del Club Atlético Lanús, entiende que en ese marco: “Muchos futbolistas creen que violencia significa golpe, sin embargo hay otro tipo de violencias como es la verbal, económica o laboral”.Para graficarlo contó una anécdota que vivió como presidente del club en 2004: “En los partidos amistosos del comienzo de temporada, nos tocó una terna arbitral con una mujer, quien años después llegó incluso a ser árbitro internacional. El conflicto se generó cuando el director técnico dijo que no iba a aceptar disputar un partido dirigido por una mujer ´que vaya a la cancha de mujeres´, parloteó. Mi respuesta fue simple, el árbitro seria ella y si él no quería estar, podía irse. Finalmente aceptó”.
Russo reconoció que por ejemplo no hay relatoras mujeres. O bien, las hay… pero “no las dejan trabajar”.“Tengo dos hijas mujeres y un varón. Soy hijo de una generación en la que ver mujeres en la universidad era algo ´raro´. Proclamo buscar la igualdad porque me parece algo normal y que debe suceder, sin embargo debo confesar que no es fácil articular estas decisiones entre mis colegas. Si no existiera el cupo laboral, no se cedería el espacio a otros géneros”, reveló el legislador bonaerense.

Marco Legal
“Esta ley viene a ponerle un freno al machismo en el deporte. Debemos desnaturalizar situaciones de violencia, discriminación y desigualdad que se viven todos los días en diferentes sectores de nuestra sociedad”, remarcó Russo, quien a la vez agradeció por el respaldo a los diferentes bloques de Diputados y Senadores y en especial a las organizaciones y movimientos feministas que respaldaron el proyecto, ya que "sin su apoyo nada de esto hubiera sido posible”.La Ley Nacional 27.499, comúnmente denominada “Ley Micaela", rige actualmente para todas las personas que se desempeñan en la función pública en los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial de la Nación. A partir de la ley impulsada por Russo, las capacitaciones en la provincia de Buenos Aires también estarán destinadas a directivos y personal de los clubes, incluidos futbolistas y otros deportistas profesionales.“Desde el Estado tenemos el deber de promover políticas y acciones concretas que refuercen la lucha contra la discriminación y la violencia de género. A lo largo de mi carrera en el fútbol me ha tocado vivir infinidad de situaciones de violencia contra las mujeres que no pueden seguir ocurriendo”, sostuvo el diputado massista, de extensa y reconocida trayectoria en el ámbito del deporte. Russo lleva 32 años como dirigente del Club Atlético Lanús y transita su tercer período al frente de esa institución. Además, es vocal del Comité Ejecutivo y secretario ejecutivo electo en la Asociación del Fútbol Argentino y preside la Comisión de Clubes y Asociaciones Civiles de la Cámara de Diputados bonaerense.

Extensión
Los contenidos curriculares de las capacitaciones deberán adecuarse a los establecidos en la Ley Nacional N° 26.485 “Protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales”, la Ley Nacional N° 27.499 y la Ley Provincial N° 15.134 “Ley Micaela”, como así también a los contenidos mínimos dispuestos por la autoridad de aplicación de la ley.La llamada Ley Micaela, en conmemoración de Micaela García, una joven entrerriana de 21 años, militante del Movimiento Evita, que fue víctima de femicidio, obliga a todas las personas que trabajan en los tres poderes del Estado Nacional a recibir capacitaciones en temas de género y violencia contra las mujeres.Por último, el legislador provincial sostuvo que la implementación de la Ley Micaela en el deporte “es un puntapié inicial para combatir la violencia en el ámbito del deporte", aunque señaló que es necesario "el total compromiso de las instituciones para continuar abordando esta problemática". En ese sentido, a comienzos de julio el Granate creó su propio Departamento de Género y Diversidad y aprobó un protocolo para la prevención e intervención ante situaciones de violencia de género.