Gollán: “Mienten los que dicen que el mundo está volviendo a la normalidad”


El Ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires destacó “la formidable tarea humanitaria” que están llevando a cabo los trabajadores de la salud, en medio del peor momento de la pandemia de Covid 19 en provincia de Buenos Aires. Y cargó contra quienes piden más apertura en medio del pico de contagios y muertes. “No quiero decir que el rebrote que hubo en los últimos diez días obedeció exclusivamente a la marcha del 17 de agosto, pero hay una coincidencia temporal impresionante”, aseguró el Dr. Daniel Gollán en Radio U.


Guillermo Insúa
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

El Ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, dialogó esta semana con periodistas de «Pila y Media» (Radio U, FM 89.9) a propósito del delicado escenario que adquirió la pandemia de Covid 19 en el interior bonaerense a partir de los masivos contagios que, en el caso de San Nicolás, se expresan a diario en decenas de nuevos infectados y -también- con uno, dos y hasta tres fallecimientos por día.
Tras analizar el escenario provincial y local, Gollán puso en valor el esfuerzo que están realizando los trabajadores de la salud y pidió responsabilidad a la población. “Son 1900 los médicos intensivistas que tenemos. Hay que entender que no se forman terapistas en un ratito. Pero el problema no sólo la escases de recursos humanos que tenemos en terapias intensivas de todo el país. El otro gran inconveniente que enfrentamos es la delicada situación en la que los médicos y enfermeras tienen que trabajar”, explicó el Ministro para luego dar cuenta de la realidad que se vive dentro de una terapia intensiva.
“Los terapistas se deben poner y quitar los equipos de protección personal hasta 40 veces por día. Eso implica un desgaste físico muy grande. Además, los pacientes que se encuentran con respirador deben ser puestos boca abajo (pronación) hasta seis veces por día, en muchos casos. Estoy hablando de pacientes de 80 o 100 kilos, que tienen que ser movilizados con mucho cuidado, evitando a la vez la posibilidad de contagio. Nada puede fallar en esa tarea porque de lo contrario el riesgo de infectarse es muy alto. Todo ese trabajo hay que imaginarlo cuatro o cinco veces por día sobre cada uno de los 10 o 20 pacientes que puede haber en una terapia intensiva. Pero, además, esos pacientes requieren de atención permanente a lo largo de toda la jornada. Es decir, el desgaste es fenomenal para los médicos. Por eso le pedimos a la población que piense en el tremendo esfuerzo y sacrificio que están haciendo nuestros trabajadores y trabajadoras de la salud. Hoy necesitamos hacer un esfuerzo excepcional por cuidarnos. Estos episodios de pandemia ocurren cada 100 años. Probablemente a ninguno de nosotros nos va a tocar vivir esto de nuevo. Por eso tenemos que hacer el mayor esfuerzo posible, por favor”, pidió el Ministro Gollán.

Molestos
Consultado sobre el impacto que tiene en funcionarios y personal de la salud las acusaciones de «terrorismo sanitario» que se escucharon en boca de sectores de la oposición, Gollán fue contundente: “Nos molesta mucho porque vemos una desproporción absoluta entre lo que ocurre en la realidad y lo que dicen esas personas. Afortunadamente, es un grupo minoritario que parece estar muy alejado de la realidad. Yo no quiero decir que el rebrote que hubo en los últimos diez días obedeció exclusivamente a la marcha del 17 de agosto, pero hay una coincidencia temporal impresionante”, aseguró.
“Veníamos con un aplanamiento bastante bueno en el conurbano bonaerense, sostenido durante casi quince días. Y también asistíamos a una baja en la demanda de camas en terapia intensiva. De golpe, a los siete días de la marcha del 17 de agosto la situación empezó a cambiar”, explicó Gollán. Y completó: “Lo que ocurrió en las marchas es de una irresponsabilidad supina. Por eso nos sentimos muy molestos. No se puede entender como una cosa tan elemental y humana como es el cuidado que estamos pidiendo hoy sea burlado gratuita y livianamente. La pandemia no sólo afecta a los nicoleños o a los argentinos. Es un problema de la humanidad. Mienten los que dicen que el mundo está volviendo a la normalidad. Hoy el planeta está en zozobra”.