Florencia Armoa corre la Maratón de Boston en San Nicolás


Este domingo, la nicoleña buscará completar “virtualmente” la edición número 124 de la tradicional prueba, una de las "grandes" del atletismo mundial, que en este 2020 tendrá una edición atípica debido a la pandemia. Los organizadores resolvieron que aquellos los inscriptos puedan realizarla cada uno desde su ciudad de origen. Florencia hará un recorrido que atravesará la ciudad.


Ezequiel Guisone
secciondeportes@yahoo.com.ar

La maratón más antigua del mundo no podía permitir que se cortaran 124 años ininterrumpidos de historia. El covid la hizo tambalear y, claro está, dejará a Boston sin la multitudinaria prueba atlética, que se inició un año después de los primeros Juegos Olímpicos de Atenas 1896. Sin embargo, la edición 124 se llevará a cabo, con cada uno de los inscriptos teniendo la posibilidad de completar los 42,195 kilómetros en sus respectivos países de origen y enviando su tiempo certificado para elaborar una clasificación. A todos ellos, la organización les devolvió el importe de la inscripción.
Boston era el gran objetivo de la nicoleña Florencia Armoa para este año, ilusionada con completar una nueva “Major” del atletismo mundial (ya corrió Nueva York, Berlín y Londres). A su manera, lo hará. “A mí me reembolsaron el dinero de la carrera, pero corro la virtual, y si la completo me dan remera, medalla, todo. Pero en septiembre me tengo que volver a inscribir con mi marca clasificatoria del último maratón que hice (NdR: puede usar la de Londres, que le sirvió para clasificar a la edición de este año) y con mi tiempo tratar de entrar de nuevo a la edición 2021”, contó Florencia, quien, al igual que gran parte de los atletas del planeta, han visto modificado su entrenamiento debido a las restricciones derivadas de la pandemia.
Florencia decidió realizar un recorrido “en plena ciudad”, pese a que eso le afectará su tiempo final debido al cruce de calles, al cuidado especial con los automovilistas y demás inconvenientes que suelen presentárseles a los runners callejeros. La nicoleña comenzará cerca de las 8 de la mañana la prueba desde su barrio, en la zona de calles Garibaldi y Balcarce, y se dirigirá al barrio Somisa, para retornar luego hasta la zona de la costanera nicoleña y dar allí algunas vueltas que le permitan completar los 42 kilómetros.