Ulises Armellini: “Como nicoleño me gustaría que el TC se reinicie acá”


El Director del DTA Racing se refirió a la posibilidad de que el Turismo Carretera corra el 12 y 13 de este mes en San Nicolás. Al respecto comentó que “sería importante para la ciudad romper el hielo y volver con una categoría que otorga toda la seguridad”.


Desde el martes cobró fuerza la posibilidad de que las competencias automovilísticas nacionales regresen después de seis meses con la disputa de la tercera fecha del Turismo Carretera el 12 y 13 de este mes en el autódromo “San Nicolás Ciudad”, luego de que el Gobierno de la provincia de Buenos Aires autorice la práctica de esta disciplina en su territorio. Si bien falta la oficialización de esta habilitación a través de un decreto o resolución gubernamental, todo parece indicar que, después de los fallidos intentos por volver en La Plata y en Rafaela, la tercera sería la vencida. Las versiones señalan que si la vuelta no se produce en San Nicolás, será en la Capital Federal (de hecho, este viernes los directivos de la ACTC se reunirán con el Vicejefe de Gobierno de CABA, Diego Santilli).Para hablar de este tema, EL NORTE se contactó con Ulises Armellini, Director del DTA Racing y principal referente en la actualidad del deporte motor en San Nicolás, quien comentó: “Del lado del trabajador del automovilismo por supuesto que sería importante reiniciar la actividad y desde el punto de vista de la ciudad como nicoleño me gustaría que el TC se reinicie acá”. “Más allá de que la decisión depende de las autoridades provinciales y municipales, sería importante para la ciudad romper el hielo y volver con una categoría que otorga toda la seguridad –marcó-, porque la gente debe saber que los protocolos son muy estrictos”. “Hay que publicitarlo porque la gente tiene que saber cómo se desarrollaría todo”, resaltó Armellini, detallando que “el jueves a las 10 de la mañana se ingresa al predio y hasta el domingo a las cuatro y media de la tarde no sale nadie”. En ese sentido, apuntó que “esto es para todos los camiones, todos los mecánicos y todos los equipos”. “Todos hisopados llegan y con todos resultados negativos antes de llegar”, puntualizó Armellini, agregando además que “el circuito queda cerrado en todo ese tiempo” y que “la ciudad no se entera del movimiento al estar el autódromo alejado del casco urbano”.
No es una carrera normal en la que la categoría trae a la ciudad un montón de personas que la recorren”, subrayó.
Cabe apuntar que el DTA Racing tiene a su cargo la preparación del Ford de Mariano Werner en el TC, que mostró muy buenos rendimientos en las dos carreras que alcanzaron a desarrollarse en el arranque de la temporada. En efecto, en la primera, en Viedma, Werner ganó pero luego fue excluido por una anomalía en el carburador y en la segunda, en Neuquén, fue segundo detrás del local Juan Cruz Benvenutti.
Pensando en una posible reanudación del campeonato, Armellini, manifestó: “El auto está listo, el camión está preparado y todos estamos listos para salir a dónde nos digan que se corre; esperando lo que se decida”.Vale recordar que el DTA participó ya semanas atrás en el autódromo de Buenos Aires “Oscar y Juan Gálvez” de lo que fue la reactivación del automovilismo argentino con el ensayo del protocolo que el deporte preparó y presentó a las diferentes autoridades gubernamentales. En aquella oportunidad, el equipo que tiene sus talleres en el Parque Comirsa se hizo presente con uno de los tres Fiat Cronos, junto al que viajaron tres mecánicos de la escudería, responsable de la estructura oficial de la marca italiana en la categoría más tecnológica de Sudamérica. Fue el número 63, el auto que estaba listo para que lo condujera Franco Girolami antes de la pandemia.Todos los afectados a la prueba de estas medidas (similares a las que debería cumplir el TC si visita San Nicolás) tuvieron que registrarse en la aplicación desarrollada por la Asociación Argentina de Volantes (Cuidarte AAV) y cumplir con un autodiagnóstico para entregar información previa y poder concretar la trazabilidad de las personas involucradas en el evento tal sea el caso de que aparezca un caso positivo de COVID-19. En tanto, los equipos intervinientes trabajaron en un sistema de células, las cuales no pudieron ser abordadas por otro individuo que fuese ajeno al grupo. Además, dentro de las mismas, los integrantes debieron respetar la distancia social y las medidas de higiene correspondiente.