Si bien es un hecho su creación, la Liga Federal de Desarrollo no se iniciaría este año 


Si bien la CABB y la AdC siguen avanzando a paso firme con la idea de unificar el Torneo Federal y la Liga de Desarrollo, a raíz de la situación sanitaria, ven casi imposible que la competencia pueda dar comienzo en este 2020. También es incierto el futuro de la Liga Argentina, lo cual podría empezar a definirse la semana próxima una vez que se sepa si habrá deserciones o no.


Facundo Mancuso
secciondeportes@yahoo.com.ar

Más allá de que la Confederación Argentina de Basketball (CABB) y la Asociación de Clubes (AdC) continúan avanzando a paso firme con la idea de unificar el Torneo Federal y la Liga de Desarrollo para así crear la Liga Federal de Desarrollo, a raíz de la situación sanitaria, ven casi imposible que la nueva competencia pueda dar comienzo en este 2020. También es incierto el futuro de la Liga Argentina, lo cual podría empezar a definirse la semana próxima una vez que se sepa si habrá deserciones o no.En un artículo que compartió el área de prensa de la CABB a través del periodista Julián Mozzo, la CABB ratificó su plan de crear en el tercer escalón del básquet argentino “un torneo más joven, con el foco puesto en el desarrollo de nuevos talentos, y en la implementación del programa de Certificación de Clubes Formadores”. En ese sentido, su presidente Fabián Borro, explicó: “Buscamos redefinir los roles de las competencias, que cada una tenga una razón de ser, para que haya una coherencia entre las distintas divisiones profesionales, aprovechando esta alianza entre la CABB y la AdC que nos permite pensar y diagramar el básquet argentino como uno solo”. Se apuntó además que es “una de las prioridades ampliar la base y hacer un mejor trabajo en la formación de los jóvenes talentos (masculinos y femeninos)” y se evaluó al mismo tiempo que en estos últimos meses sin actividad se e avanzó en la mirada “de que el Torneo Federal mute a ser una liga más joven en ambas ramas”.
Por otro lado, se aclaró que se mantendría el boceto del último Federal en cuanto a su conformación en cuanto a las regiones, aunque se buscará “disminuir las fichas mayores para darles más lugar a los chicos y chicas que vienen surgiendo y necesitan progresar en la cancha”. Al respecto manifestó Mozzo que “esta estrategia se potenciaría con un programa de Certificación de Clubes Formadores para que las instituciones que cumplan los requisitos obtengan una norma certificada y así sean un polo de formación en su región para ayudar al crecimiento de la base de la pirámide”. “La idea es motivar y poner en valor a aquellos clubes que decidan mejorar su infraestructura y transiten el rol de formador, no sólo de jugadores/jugadoras sino también de personas”, ahondó el colega que se desempeñó en el diario deportivo Olé.
Sergio Guerrero, Secretario Técnico de la AdC, mientras tanto sostuvo que “la idea es que la Liga Nacional siga siendo la excelencia de nuestro deporte, que la Liga Argentina se mantenga como una competencia representativa de la pasión y la identidad regional, con clubes que tengan un proyecto para sostenerse en la categoría o aspiren a más, y que el Federal se transforme en una competencia más de desarrollo, en la base de la pirámide profesional, saliendo de esa lógica histórica de que sólo sirve ganar y ascender”. A su vez, Sergio Gatti –Secretario General de la CABB y otro de los directivos que forma parte de la mesa de trabajo -, señaló: “Queremos aclarar que el Federal será aún más Federal, con más equipos de todo el país y buscando convertirlo en una fuente de desarrollo, hacerlo más económico y formador, aprovechando el Método CABB”. Y Guerrero amplió los planes al indicar que en la nueva Liga Federal de Desarrollo se intentará “que sea el terreno fértil para afianzar hábitos, para iniciar la educación deportiva hacia la excelencia, un espacio para el juego, la innovación y las pruebas”.
Tanto Gatti como Guerrero precisaron que la Liga de Desarrollo de la Liga ya no seguirá, aunque los 20 clubes de la “A” tendrán la obligación de participar –en su región- de esta nueva Liga Federal de Desarrollo, con sus equipos de jóvenes de ambos géneros, lógicamente sin la posibilidad de ascender (lo hará el mejor ubicado propio del Federal). “La idea es que el nuevo torneo sirva para sintetizar en un programa los objetivos estratégicos de las dos competencias, el Federal y la Liga de Desarrollo”, subrayó Gatti.

Se vienen días claves
Pese a la falta de actividad, todo parece indicar que se acercan momentos de definiciones en el baloncesto del país. En efecto, este lunes 31 se realizará la Asamblea de la AdC y el viernes 4 de septiembre vencerá el plazo para que los equipos de la Liga Argentina informen si seguirán o venderán su plaza. “A partir de ahí se inicia un período de presentación de proyectos y, claro, de reacomodamiento, en un momento complejo por la crisis económica agudizada por la pandemia”, consideró Mozzo en otra de sus intervenciones. “Como no hay mérito deportivo, porque la temporada no terminó, se evaluarán las ofertas y los proyectos deportivos de aquellos que quieran comprar plaza de Liga Argentina para luego sí enfocarnos en el Federal”, comentó Guerrero.

La Liga Federal
Puntualmente, en cuanto a la tercera división Mozzo advirtió que “se observa como muy difícil la disputa de la próxima temporada, teniendo en cuenta que la gran mayoría de los clubes informó su negativa a jugar sin público y a viajar más –era la única alternativa ante la situación de tener que jugar con menos equipos-“. “Por esto se abrió un interesante período para que los dirigentes debatan sobre esta nueva Liga Federal de Desarrollo”, añadió. De hecho, en esta etapa están, vía Zoom, la CABB y la AdC por intermedio de sus principales referentes se mantiene en contacto permanente con los distintos representantes de los 72 clubes que compitieron en el último Federal, intercambiando opiniones para consensuar la mejor estructura sin alejarse demasiado de lo que es la idea original que se confeccionó sobre este proyecto.Vale recordar que en primera instancia, la propuesta que confeccionaron la CABB y la AdC -la cual fue rechazada por la amplia mayoría de los participantes del reciente Federal- marca que los clubes podrán tener solo cuatro fichas de jugadores mayores de 21 años, más seis Sub-21. En lista de buena fe podrán contar con dieciséis juveniles y un mínimo de dos en el roster de cada juego. Esta reforma deja las puertas abiertas a las alianzas estratégicas entre equipos de La Liga con los del Torneo Federal de Desarrollo a través del sistema de filiales.
Otro aspecto novedoso sería este sistema de certificación (tendrá dos categorías: A y B) para potenciar el rol de los clubes como formadores de personas integrales, no sólo jugadores y jugadoras. A propósito de esta cuestión, Gatti anticipó que las instituciones que estén interesadas, en solicitar este certificado para competir en la Liga Federal de Desarrollo, “primero, deberán tener el aval de su federación provincial y luego elevar un plan de trabajo y de infraestructura, cómo alojarán a los chicos y chicas, dónde dormirán y estudiarán, cómo comerán, si tendrán médico, de qué manera se los cuidará y atenderá”. “La CABB estudiará los casos y hará un monitoreo para otorgar la norma ISA que permitirá que los padres sepan que sus hijos e hijas estarán bien, controlados, cuidados, alimentados y bien entrenados”, marcó.
Por su parte, Guerrero informó sobre los requisitos principales (documentación institucional aprobada, infraestructura, servicios, recursos humanos y estructura deportiva) que analizará el Consejo Directivo y luego el Departamento de Clubes Formadores y, además, profundizó sobre las exigencias. En relación a este asunto, detalló que “dependerá de qué tipo de proyecto tenga cada institución” y dijo que “no es lo mismo los clubes que reclutan chicos de todo el país que aquellos que juegan con jóvenes de su ciudad”. “Tampoco, por ejemplo, vamos a pedir que todos cuenten con nutricionistas o psicólogos propios. Tal vez lo puedan compartir con el municipio o una organización. Tampoco les pediremos que tengan un colegio secundario, pero sí que hagan un convenio con uno. No son reglas tan difíciles o exigentes. Estarán relacionadas con el sentido común, con el contexto y el lugar donde esté el club. La base será que tengan un buen método de trabajo y recursos humanos para desarrollar a esos talentos jóvenes, en ambas ramas, y que ellos estén contenidos, cuidados…”, profundizó Guerrero.
Tanto éste como Gatti adelantaron que la CABB inspeccionará los clubes pero, además, para ese objetivo, se nutrirá del GES Deportivo, este novedoso sistema de inscripción digital que se viene y permitirá monitorear cada recurso humano de los clubes. “Eso nos posibilitará ver cuánto juega cada jugador, si lo hacen en demasiadas divisiones, cuánto entrena en relación a lo que juegue, qué nivel de ENEBA tiene su entrenador… Es una herramienta más para organizar y controlar”, destacó Guerrero.Y finalmente, Borro aseveró: “Queremos reafirmar el federalismo, la inclusión y la igualdad de oportunidades”. “Buscamos pasar del trabajo artesanal de los clubes a un programa sistemático, que refleje el rol de los clubes de pueblo y de barrio, que son los principales pilares de nuestro sistema deportivo”, concluyó.Lo cierto es que leyendo estas declaraciones, mucho (por no decir todo) por ahora parece estar en el aire; y viendo la realidad de la Argentina, resulta complejo evaluar cualquier proyección en el ámbito deportivo. Lo que hace pensar que la “anaranjada” estará guardada en la utilería todavía un tiempo más.