El lago del Parque Aguiar "se secó"


Lo que por años fue el fondo del "Saco" o la laguna del Parque Rafael de Aguiar, hoy es un desierto agrietado donde aún no crece nada. El arroyo no corre más y solo quedan algunos lugares con agua estancada. En las imágenes de las grietas de la sequía se pueden ver las huellas de las embarcaciones que han pasado por allí cuando había agua. Incluso se puede vislumbrar la sombra de San Nicolás, con el humo envolviendo la ciudad.


La altura del río Paraná se encuentra en descenso, actualmente es de 0,45 m, el registro anterior medía 0,58 m. “Ha habido bajantes de este estilo. En cuanto al humedal, está bien que sea parque nacional en algunos núcleos para que se puedan desarrollar políticas de protección, pero que también existan espacios donde se pueda hacer un aprovechamiento racional del lugar”, manifestó Alejandro Martínez Ponte, guardaparque de la Reserva Natural Rafael de Aguiar.En esa línea aseguró: “Llevamos varios meses con la bajante del río y desde hace más de una semana que se secó este sector. Según el pronóstico, a tres meses la situación va a seguir igual. Es una sequía extraordinaria, no llueve en toda la cuenca hace más de un año y medio. Son ciclos naturales que se van dando como períodos históricos, pero también hay que decir que el cambio climático es una realidad, donde la actividad del hombre influye negativamente si no es regulada con políticas responsables para con el medioambiente”.
Los ciclos periódicos de seguías son eventos naturales, pero la falta de conciencia con el ecosistema incrementa y agrava el cambio climático, haciendo estos ciclos más extremos de lo normal. En el saco del Parque Aguiar pueden verse huellas de aves y algunas plantas creciendo. Se trataría de unas 100 hectáreas agrietadas. ¿Cuánto tiene que crecer el río Paraná para que vuelva llenarse?, el año pasado el río estaba en 3 metros, hoy menos de uno. A nivel global los satélites europeos y americanos, difieren en cuanto a las proyecciones a largo plazo, algunos hablan de que seguirá todo el verano igual. “Si no hay lluvias, se va a modificar la vegetación, comenzaremos a ver plantas y aves en el lugar”, afirmó Ponte.

Sequía extraordinaria
En Rosario el nivel del agua sufrió una disminución de 0,13 m y se encuentra el día de hoy en 0,47 m, continuando en valores muy inferiores al límite de aguas bajas. Es probable que esta condición no se modifique, se espera que continúe oscilando en estos valores hasta comenzar gradualmente a recuperar el nivel la semana próxima. El promedio semanal 0,58 m se encuentra 2,50 m por debajo del promedio de agosto desde 1995.La secretaria de Infraestructura y Política Hídrica del Ministerio de Obras Públicas, junto con el Instituto Nacional del Agua, informó: “Para hoy se prevé el ingreso de un sistema desde el noroeste del Paraguay, el cual se espera que aporte precipitaciones en todo el tramo medio-inferior del río Paraguay, norte del litoral argentino y sur del Brasil”.
En resumen advierten: “En el litoral argentino y cuencas de los ríos Uruguay e Iguazú se espera un trimestre con condiciones normales de precipitación. Para las cuencas de los ríos Paraná y Paraguay y en la llanura pampeana se pronostica un trimestre con lluvias deficitarias”.En cuanto a la hidrología de la zona, en el trimestre al 31 de octubre predominarán condiciones de marcada escasez y aguas bajas. Los caudales de los grandes ríos de la cuenca se mantendrían en valores bajos y cerca de los mínimos registrados en los últimos 40 años. El río Uruguay podría registrar variabilidad de niveles sin una tendencia media definida.En el mes de julio se modificó el patrón de lluvias en la cuenca del río Paraguay, siendo un mes donde las lluvias fueron inferiores a la climatología de la región. En las nacientes del río Paraná las lluvias fueron próximas a las normales, con mejor afectación en la cuenca del río Paranaiba. La cuenca no regulada del Paraná en Brasil tuvo claramente lluvias inferiores a las normales. Mientras que la Cuenca del río Iguazú solo se vio favorecida por lluvias sobre sus nacientes.

Déficit
No se espera un retorno a condiciones durante lo que resta del invierno.En la cuenca del río Paraná en territorio argentino prevaleció un marco de lluvias inferiores a las normales. Para la cuenca del río Uruguay fue un mes seco a diferencia de junio, no hubo aportes significativos de precipitación salvo en las nacientes. El Litoral argentino persiste con lluvias por debajo de lo normal. Se esperan precipitaciones acumuladas mensuales del orden de los 25 mm para la cuenca alta del río Paraná, 50 mm en el tramo medio e inferiores a 25 mm en el tramo inferior. Este patrón espacial de lluvias se asemeja al pronosticado también para la cuenca del río Paraguay. Para la naciente del río Uruguay y cuenca del río Iguazú se pronostican lluvias que alcancen un acumulado mensual del orden de los 100 mm, según los mapas de lluvias pronosticados por diferentes centros correspondientes al mes de agosto 2020.El caudal entrante al Delta promedió 10.000 m³/s, levemente inferior a junio, permanece en descenso esperando una mejoría debido a las descargas adicionales, de todos modos la situación de estiaje persiste.En tanto, se está ejecutando la descarga adicional programada desde la alta cuenca del río Paraná en Brasil. Sin embargo, persiste la situación de aguas bajas.