Es doble el efecto de la quema de pastizales en pacientes alérgicos


Desde el Comité de Alergia e Inmunología de la Sociedad de Pediatría de Rosario alertaron a la población sobre los efectos nocivos que produce el humo de la quema de pastizales frente a la ciudad de Rosario y a lo largo del río Paraná. Nuestra ciudad, una de las más afectadas de la zona, ¿volverá a tener humo tóxico en el aire? El Dr. Claudio Andrés Agüero, médico pediatra e integrante del Comité, habló con este medio y puso el acento en el cuidado del sistema respiratorio ante esta situación.


Manuela Fernández Nessi
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

Las personas portadoras de enfermedades alérgicas tales corno conjuntivitis, rinitis, asma bronquial y dermatitis atópica, son más susceptibles a los compuestos producto de esta quema indiscriminada de pastizales en el Delta del Paraná. En particular los niños, por su mayor frecuencia respiratoria, mayor actividad lúdica y deportiva, son quienes están más expuestos a la contaminación del ambiente.
El humo, producto de esta quema, contiene gases como monóxido de carbono y óxido nítrico en gran cantidad que, sumados al hollín, ceniza y productos de combustión incompleta, tiene una mayor densidad que supera a veces 6 a 7 veces los límites de tolerancia (0,5 microgramos /m3). Esta mayor densidad hace que se acumule en las capas bajas de la atmósfera, más cercana a la superficie terrestre, generando más contaminación del aire que inhalamos. Estos compuestos penetran en la piel y mucosas del árbol respiratorio afectando el proceso de oxigenación a nivel pulmonar, exacerbando las manifestaciones clínicas, tales como lagrimeo, prurito y aumento de secreción nasal, dificultad respiratoria y picazón de la piel.
Por lo tanto, los especialistas recomiendan: Reducir al máximo posible la realización de actividades físicas al aire libre (sobre todo los niños) cuando la presencia de humo sea mayor; mantener hidratadas las conjuntivas, mucosas nasal y bucal y piel en caso de percibir sequedad; mantener la medicación indicada por el especialista en alergia; consultar ante cambios en la frecuencia o intensidad de los síntomas.

Sin respiro
Por un lado, el coronavirus y las virosis típicas de esta época del año infieren una buena ventilación de los ambientes. Por otro lado, recomiendan cerrar las ventanas para que las cenizas de los incendios del delta no se queden dentro de los hogares.Ventilar cuando no haya tanto humo en el ambiente, es decir los días que el viento está a nuestro favor. Por otro lado el uso del tapaboca es un punto a favor para ayudar a prevenir y no respirar el aire contaminado. Además, humidificar bien las pieles.La limpieza es otro de los cuidados que debemos tener, en lo posible limpiar con trapos húmedos, evitando la escoba, plumero o trapo seco que levantan más polvillo.En cuanto a los tratamientos preventivos, los médicos especialistas recomiendan no abandonarlos. Tanto en el ámbito público como privado, los médicos aseguran que hay más consultas por la época y puntualmente por efectos del humo.

Doble Cuidado
EL NORTE conversó con el Dr. Claudio Andrés Agüero, médico pediatra especialista en alergia e inmunología clínica y pediatra. Es integrante del Comité de Alergia de la Sociedad de Pediatría de Rosario, quienes se han expresado contra los efectos de la quema de pastizales: “En estas últimas semanas, tuvimos más cantidad de pacientes, algunos con patologías preexistentes, pero otros no. Se trata de elementos de combustión que producen la liberación de distintas sustancias químicas con efectos tóxicos para los humanos”, explicó.
“Los que están mucho tiempo al aire libre van a estar más expuestos. Los que padezcan laringitis recurrentes y asma no deben abandonar los tratamientos de base. Pero es cierto que esto puede afectar tanto a las personas alérgicas como a sanas. Las consultas por anginas no infecciosa también han aumentado, como la tos catarral, entre otros”, informó el Dr. Agüero.Aquellos que viven cerca de la costa, tanto como quienes están a mayor altura, serán los más afectados.
“La ceniza va quedando en los hogares, hay que limpiar y ventilar, pero cuando el humo esté fuerte y denso, mejor cerrar las ventanas”.Las consultas por cuadros respiratorios crecieron en las últimas semanas, especialmente síntomas oculares con conjuntivitis tipo alérgica, síntomas nasales por obstrucción, mocos, como también afecciones de laringe y broncoespasmos.