Se reactiva la venta de autos usados en San Nicolás 


Si bien no hay cifras oficiales, los agencieros consultados por EL NORTE coinciden que junio y julio mostraron “mucho más movimiento” en relación a la primera parte del año. Ello a pesar de que los valores de las unidades aumentaron fuertemente. El mayor problema para los comerciantes del sector es conseguir vehículos para la venta.


En medio de la parálisis general de la economía argentina hay una buena noticia para dar. Y que trae algo de alivio a un sector que venía con dificultades incluso antes de que la pandemia de coronavirus frenara la economía global.Esta semana la Cámara del Comercio Automotor (CCA) dio a conocer que la venta de autos usados durante julio ascendió a 147.252 unidades. Si se lo compara con junio, cuando se vendieron 128.037 unidades, la venta registró una suba del 15,01%, y así en los 7 primeros meses del año se registraron 744.163 unidades, un 24,11% menos que en igual período de 2019 (sin pandemia).
Del diálogo con diferentes propietarios de agencias de usados de nuestra ciudad surgió un factor común: el mercado se está moviendo más. En algunos casos son más consultas que ventas, pero en la mayoría de las agencias reconocen que en julio se hicieron más operaciones que en junio, y que junio ya había sido un mes donde la reactivación se empezaba a notar significativamente en relación a los primeros meses de 2020.Consultados por las razones de este repunte de ventas en tiempos complicados para la clase trabajadora, las respuestas giran en torno a que mucha gente ha dejado de consumir determinados servicios y ese ahorro lo vuelca ahora a una inversión en vehículos usados. “La gente ya no viaja como antes, ni tampoco consume tanto porque elige cuidar su gasto. Ese ahorro lo está destinando a la compra de un usado”, explican en una tradicional agencia ubicada sobre avenida Savio.
También la disparada del dólar blue es un incentivo fuerte para que los que tienen el billete verde en la mano se animen a concretar operaciones de compra de autos usados.El último año que se recuerda como «bueno» para la industria del usado fue 2017, y primera parte de 2018. El año pasado fue “muy flojo”, cuentan. Y 2020 inició con esa sinergia y se terminó de paralizar en los primeros meses de pandemia.

Precios para arriba
“Ahora estamos recibiendo muchas consultas y también se están concretando ventas, a pesar de que el valor de los autos ha aumentado mucho”, cuenta otro agenciero. En efecto, un VW Gol que en el mismo mes del año pasado se vendía a 125.000 pesos hoy se consigue a 240.000 pesos. Sí, un 100 por ciento más caro, según cuenta el mismo agenciero. Los de gama alta y media aumentaron también, aunque entre un 30 y un 50 por ciento.Otro de los argumentos que explican el mayor movimiento es que está bajando la venta clandestina, es decir la del vehículo con ´tachito´ en el techo, una modalidad que durante muchos años proliferó en nuestra ciudad como en el resto del país. “La gente se dio cuenta que tiene que recurrir a un negocio establecido por seguridad y garantía en la operación. Esto también contribuye al incremento de ventas en los comercios de autos usados”, advierten.La complicación para los agencieros está en reponer vehículos puesto que no se están consiguiendo unidades. Ello obedece a que las agencias de 0Km no están vendiendo y ello reduce el stock de usados.