PAMI: ya se efectuaron dos pagos de $ 1600 en reemplazo del bolsón alimentario 


Son diversos los modos que ha encontrado la institución de sortear las dificultades generadas por el coronavirus, para cuidar a los adultos mayores evitando lo más posible la circulación comunitaria. Pagos extraordinarios en lugar de bolsones alimentarios, firma electrónica para profesionales médicos y talleres virtuales, son solo algunos ejemplos.


En San Nicolás y sus delegaciones hay 21.013 afiliados a PAMI, de los cuales 2594 reciben mensualmente un bolsón de alimentos. Sin embargo, en esta particular época de pandemia la mecánica fue modificada, ya que los centros de jubilados permanecen cerrados.Desde marzo pasado no se entregan bolsones alimentarios porque quienes administran su distribución son personas de riesgo. En cambio, se efectuaron dos pagos extraordinarios de 1600 pesos para cubrir el costo de los mismos correspondientes a los meses de marzo, abril y mayo, por un lado, y junio, julio, agosto por otro. Los depósitos se realizaron directamente en la cuenta sueldo de cada beneficiario, a través de un convenio entre PAMI y AFIP.
“En San Nicolás por cada afiliado se destinaban 400 pesos mensuales para el bolsón, mientras que durante la pandemia y gracias a un importante esfuerzo del Estado nacional se aumentó ese monto a 533 pesos”, remarcó el jefe de la Agencia PAMI San Nicolás José Pellegrini. Al tiempo que aclaró: “Esos pagos extraordinarios fueron únicamente para las personas que ya recibían el bolsón”, siendo que se había generado una confusión y muchos más afiliados demandaban el pago. Aquellos jubilados que deseen incluirse dentro del servicio de la entrega del bolsón alimentario deben hacer la solicitud formal en el instituto. “Se hace una entrevista por la asistente social de PAMI quien evalúa la condición socio-sanitaria y de vulnerabilidad del afiliado; también hay que esperar que se genere una vacante. De todas maneras, se incluye a futuro, no se hacen retroactivos esos pagos efectuados meses anteriores”, explicó.

Comedores y talleres
También se da continuidad al servicio de comedores, aunque de manera diferente a la habitual. En nuestra ciudad PAMI cuenta con tres comedores para sus afiliados, en el Centro Metalúrgico, en “Un lugar para crecer” de zona norte y “Sueños cumplidos” de zona oeste, que momentáneamente están cerrados.Allí asisten generalmente 106 afiliados, quienes ahora reciben en sus domicilios los bolsones de comedor –que incluyen más elementos que el bolsón básico–. Son los diversos modos que ha encontrado la institución de sortear las dificultades generadas por la pandemia, para cuidar a los adultos mayores evitando lo más posible la circulación comunitaria. “Las personas mayores de 60 años, especialmente quienes tienen otros factores de riesgo, son las más vulnerables al coronavirus. De ahí que tomamos estas medidas sociales, para que salgan lo menos posible de sus domicilios y se cuiden”, declaró Pellegrini. En otro orden, los más de 80 talleres grupales con diversas propuestas se siguen desarrollando de manera virtual, ya no en forma presencial. “Se planificó que cada profesor haga talleres virtuales o se contacte vía telefónica con los afiliados, también interactuando en la plataforma de PAMI comunidad. Así mantenemos tanto el pago a los profesores como la estimulación y contención a los jubilados que es primordial en estos tiempos. Un 60 por ciento de nuestros afiliados ha adoptado esta nueva modalidad”, aseveró el jefe de la Agencia local.Atención médicaA fin de lograr un acercamiento y atención más fluida entre los afiliados y los profesionales de la salud, PAMI realizó una red de contactos con los médicos de cabecera y se implementó la firma electrónica que permite agilizar los trámites para acceder a los distintos tipos de medicación.Más del 60 por ciento de los afiliados de San Nicolás tiene prescripta medicación crónica a la que, con la firma electrónica, se accede de manera mucho más rápida.
“Con esta implementación, el jubilado le solicita la medicación a su médico de cabecera, este la firma de manera electrónica y automáticamente se deriva a todas las farmacias del país que trabajan con nuestra institución. Cualquier familiar o persona de confianza puede ir a la farmacia con la credencial y el documento del afiliado y se le otorga el medicamento. Fue una de las medidas más importantes durante la pandemia para simplificarle la vida a nuestros afiliados”, declaró el entrevistado. Otra arista importante en el marco de la pandemia, es sin duda la vacunación antigripal y antineumocócica. PAMI aplicó, al momento, 8317 vacunas y 174 en domicilio. “Fue un récord absoluto. Se notó que la gente tomó conciencia y se ocupó de cuidar su salud. Hemos duplicado la cantidad de vacunaciones respecto del año pasado”, afirmó Pellegrini. Todavía quedan dosis disponibles.La atención en la sede local de la agencia para cualquier requerimiento, tanto sea de profesionales médicos, especialistas o trámites, se realiza mediante sistema de turnos, a fin de evitar aglomeración de gente y largos tiempos de espera.