“El valor inmunológico de la leche materna cobra especial importancia en este momento”


La Semana Mundial de la Lactancia Materna pone en agenda una problemática compleja. El lema de este año es «Apoyar la lactancia materna para un planeta más sano». EL NORTE consultó a Carolina Alva –licenciada en Fonoaudiología, consejera en Lactancia Materna y Puericultura–, quien se refirió a este recurso insustituible, sus beneficios, los mitos y la necesidad de la responsabilidad compartida.


Rocío Vega
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

Del 1 al 7 de agosto se celebra en más de 170 países la Semana Mundial de la Lactancia Materna, destinada a fomentar esta práctica y a mejorar la salud de las y los bebés de todo el mundo. El lema seleccionado para este año por WABA es «Apoyar la lactancia materna para un planeta más sano», justamente en contexto de pandemia por COVID-19. La OMS y Unicef hacen un llamamiento a los gobiernos para que protejan y promuevan el acceso de las mujeres a asesoramiento cualificado sobre lactancia materna, un elemento crucial del apoyo al amamantamiento. Es aconsejable amamantar a las y los bebés de forma exclusiva hasta los seis meses y luego continuar la lactancia hasta los dos años o más, con el agregado de alimentos.
La problemática es compleja y el acceso a la información, entre otras cuestiones, necesario. EL NORTE dialogó con la especialista de nuestra ciudad Carolina Alva, licenciada en Fonoaudiología, consejera en Lactancia Materna y Puericultura.“Este año, la Semana especial nos propone pensar a la lactancia como una práctica natural que cuida nuestro planeta, como un recurso renovable, gratuito, seguro, como la forma de alimentación infantil más respetuosa con el ambiente. Pensamos a la leche humana como un recurso específico de nuestra especie que privilegia aquello que es distintivo en relación con el resto de los mamíferos como es el desarrollo del sistema nervioso a través de ácidos grasos esenciales en su composición que permite el neurodesarrollo. Se trata de un recurso imposible de ser sustituido más allá de todos los esfuerzos de las industrias alimentarias por querer crear un alimento que se parezca de cierta manera. Es imposible porque la leche humana es un fluido vivo, un tejido vivo, que va actualizando defensas constantemente. Uno de los beneficios de la leche materna es el valor inmunológico, de protección de enfermedades, que en este momento cobra una especial importancia. Cada vez que el bebé entra en contacto con algún virus, lo pasa a la mamá a través de la saliva cuando está tomando la teta. La mamá que tiene su sistema de defensas maduro, produce el anticuerpo y en las próximas tomas pasa las defensas en la leche materna a su bebé. Por eso es insustituible”, marcó.

No más mitos
Alva precisó que esta leche tiene una fabricación propia. “La fábrica está en el cuerpo de la mujer, hay un hecho fisiológico que explica la producción. Hay muchos mitos en torno a tener más o menos leche: que dependerá del tamaño de la mama, de si las mujeres de la familia han tenido mayor o menor producción, de si se toma más mate cocido. La realidad es que todos son mitos. La leche materna se produce por estímulo. Cada vez que el bebé succiona el pecho materno envía una señal, hay receptores que toman esta información, y luego se liberan las hormonas que se encargan de la producción. Las condiciones para una buena producción son: la postura de la mamá, el sostén del bebé que tiene que estar alineado cabeza y frente al pecho para lograr el correcto acople, que el bebé pueda tomar la mayor cantidad de areola posible con los labios evertidos. La succión nutritiva es grande, lenta, profunda. La notamos en el movimiento de la boca del bebé. Otra condición para que la producción se dé es la libre demanda: no hay horarios. La leche materna es mucho más que el alimento. También satisface la sed del bebé, es la contención, la analgesia ante el dolor. Se digiere en 45 minutos a diferencia de la leche de fórmula, que el bebé tarda entre tres y cuatro horas porque son mucho más pesadas y de mayor carga renal para su cuerpito”, detalló.

Responsabilidad compartida
La especialista en lactancia materna notó por otra parte: “Hay que dejar que el bebé mame todo lo que quiera de un pecho antes de pasarlo al siguiente dado que cambia la composición de la leche. Al comienzo tiene más contenido de agua que le sacia la sed y luego viene una leche grasa que hace que el bebé pueda aumentar de peso”. Invertir en la lactancia materna salva vidas y mejorar la salud, el desarrollo social y económico de personas y naciones. Por lo tanto, debe crearse un entorno propicio para la lactancia materna, así como otras facetas de la alimentación de lactantes y niñas y niños pequeños. La protección, promoción y apoyo de la lactancia materna requieren acciones coordinadas durante ‘los tiempos normales’ y aun más durante las emergencias. La pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto la necesidad de abogar por la lactancia materna como una intervención de salud pública que salva vidas y previene infecciones y enfermedades en la población en general.“Una mamá, una familia que elige amamantar necesitan recibir información rápida, precisa, ayuda oportuna, acompañamiento que brinde seguridad, que transmita confianza, que permita que ese encuentro entre bebé y mamá se produzca lo antes posible apenas se dé el nacimiento. Es una necesidad siempre presente y hoy más que nunca en tiempos de pandemia. Es una responsabilidad de todos poder fortalecer esta práctica de alimentación natural porque estamos protegiendo nuestra vida. Apoyar la lactancia materna contribuye a cuidar nuestro planeta, contribuye a un planeta más saludable”, destacó.
La Secretaría de Salud de la Municipalidad de San Nicolás cuenta con un espacio de consejería y consultoría en lactancia materna que funciona lunes, martes y jueves por la mañana, desde las 7.30. Se pueden sacar turnos a través de Whyline. Asimismo, Carolina Alva acompaña de modo particular las lactancias mediante videollamadas, audios, videos de Whatsapp. “En estos tiempos de pandemia la tecnología ha facilitado la comunicación y el encuentro para que se pueda dar continuidad a este sostén que es fundamental para una mamá que está amamantando”, celebró.