Sergio Berni advirtió que “van a empeorar los niveles de inseguridad en la provincia de Buenos Aires”


En medio de cruces dialécticos con funcionarios del gobierno nacional y tras versiones que hablaban de su renuncia, Sergio Berni volvió a alertar que con la flexibilización de la cuarentena “van a empeorar los niveles de inseguridad”, al volver la delincuencia a su “ritmo habitual” y que la crisis es igual o peor a la de 2001.

El ministro de Seguridad bonaerense sostuvo que “la cuarentena puso en pausa el modo delictivo que duró 20 días, un mes. Desde que tocó su piso por fines de abril comenzó a recuperar el ritmo habitual y, si bien estamos un 20 por ciento por debajo de lo habitual, los niveles de los delitos van a empeorar porque estamos ante una crisis económica y social tan profunda, o más para algunos especialistas, que la del 2001”.En ese sentido, destacó el despliegue de las fuerzas federales en algunas zonas de la provincia de Buenos Aires y consideró en una entrevista con CNN Radio: “Tenemos que cambiar el paradigma: la seguridad y los policías en las calles son importantes, pero se necesita un abordaje de manera territorial con políticas integradas”.
La mirada de Berni coincide con el último relevamiento del Ministerio Público Fiscal bonaerense (MPF), que informó que durante casi todo junio se recibieron 2.033 denuncias diarias por hechos vinculados a la inseguridad, una cifra superior a la registrada en la provincia entre el 20 de marzo pasado y el 30 de abril, durante las etapas más estrictas del confinamiento. En ese lapso, el número de delitos denunciados diariamente osciló entre los 1.200 y 1.400.En este contexto, el ministro comparó días atrás el crecimiento de hechos de inseguridad con el temor que genera el avance del COVID-19 y sus consecuencias letales: “La inseguridad en la provincia de Buenos Aires es una enfermedad endémica que mata más que el coronavirus. La preocupación de la gente es lógica”. En la charla con María Laura Santillán, Berni además se refirió a los cortocircuitos con la ministra de Seguridad de Nación, Sabina Frederic, que fueron surgiendo en los primeros siete meses de gestión.Las diferencias se hicieron más evidentes durante la cuarentena cuando cada vez que se expresaba públicamente el funcionario de Axel Kicillof denunciaba que Frederic no le enviaba recursos para reforzar la seguridad en la provincia, que el diálogo con ella era nulo, e incluso intervino en un retén organizado por las fuerzas federales sobre el Puente La Noria.En relación a ello, el presidente Alberto Fernández dijo hoy a Radio Con Vos que ambos ministros comparten ”la misma concepción” pero difieren en sus “metodologías”.“Berni es un hombre de una gran honestidad. Quiero ser franco, tampoco comparto mucho su mirada”, dijo el jefe de Estado, a lo que el titular de la cartera de Seguridad bonaerense respondió: “Lo que importa es lo que piense el gobernador (Axel Kicillof), que gestiona los problemas de los bonaerenses. Si la mirada del gobernador fuera distinta, no estaría acá sentado”.“Yo estoy en la calle; una cosa es opinar es desde un lugar y otra estar en la calle. Hay algunos que están más cómodos en un escritorio”, concluyó Berni.