Surgen dudas sobre la aplicación de la nueva Ley de Alquileres


La normativa fue publicada ayer en el Boletín Oficial, aunque no está claro si entró en vigencia en virtud de que hasta el 30 de septiembre rige un DNU que choca con la nueva ley. Además, la indexación anual de los contratos no beneficiaría al inquilino. “La nueva fórmula arrojó en marzo que el aumento debiera ser del 48%, cuando en San Nicolás los incrementos que se aplican son de alrededor del 30%”, asegura Mariano Heymo.


El Gobierno nacional promulgó ayer la Ley de Alquileres sancionada el 11 de junio pasado mediante el Decreto 580/2020 publicado en el Boletín Oficial bajo la firma del presidente Alberto Fernández; el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; y las ministras de Justicia, Marcela Losardo, y de Desarrollo Territorial, María Eugenia Bielsa.La Ley 27.551 modifica el Código Civil y Comercial de la Nación y establece nuevas reglas para los contratos de locación y había sido sancionada por el Congreso el 11 de junio pasado.Aunque no está claro si los contratos que se firmen desde hoy estarán enmarcados en la nueva normativa.
“No sabemos exactamente cuándo entraría en vigencia porque choca con un DNU de orden público que rige hasta el 30 de septiembre y que está por encima de la ley”, explicó Mariano Heymo, uno de los operadores inmobiliarios más importantes de la ciudad.El DNU al que hace referencia Heymo establece el congelamiento del valor de los alquileres hasta el 30 de septiembre, además de impedir desalojos, permitir los pagos parciales de las cuotas mensuales y no cumplir con las actualizaciones que estuvieran pactadas entre el 20 de marzo y el 30 de septiembre, sino que esa diferencia la podía pagar a partir del 1º de octubre hasta en seis cuotas, abonando intereses compensatorios.“Si la nueva Ley fue pensada para favorecer al inquilino, yo diría que no encuentro tantos beneficios para el locatario”, apuntó Heymo. “Fundamentalmente porque la nueva Ley contempla la aplicación de aumentos anuales según el promedio de dos indicadores, el IPC (Índice de Precios al Consumir) y el de variación salarial (RIPTE). Esa nueva fórmula arrojó en marzo que el aumento debiera ser del 48%, cuando en San Nicolás los aumentos que se implementan son de alrededor del 30%”, aseguró Heymo.Esta indexación, según establece la nueva Ley, se aplicará cada doce meses, lo cual elimina la indexación semestral que aplican muchas inmobiliarias de nuestra ciudad.

Incertidumbre
Heymo se mostró escéptico al analizar la posibilidad de que el propietario y el inquilino sigan pactando el monto del alquiler y la actualización, tal como ocurre mayormente en San Nicolás. “Cuando los propietarios vean que los aumentos establecidos por ley van a ser mayores no sé si se va a poder llegar a un acuerdo de partes. Como toda ley nueva o reforma, me parece que van a empezar a generarse vacíos legales. No lo sé, se abre un panorama de incertidumbre”, sostiene Heymo.El texto de la nueva Ley establece que solo se puede cobrar un mes de depósito al momento de firmar un contrato, algo que en San Nicolás como en el resto del suelo bonaerense ocurre desde siempre, pero que en Capital Federal estaba completamente desvirtuado. De hecho, en la CABA se podían cobrar hasta tres meses de depósito, con lo cual un inquilino nuevo debía abonar el equivalente a cinco meses de alquiler para ingresar a un inmueble.“Hoy el mercado de alquileres en San Nicolás se está moviendo mucho. Es decir, como que la gente en cuarentena tuvo más tiempo para decidir si se iba a vivir solo, de juntarse o bien de separarse. Se están produciendo muchas altas y bajas”, destacó el operador inmobiliario.
En cuanto a los valores de los alquileres en San Nicolás, Heymo aseguró que “hoy podemos decir que son muy baratos en relación con lo que cuestan las propiedades. Si comprás como inversión un departamento de un dormitorio, tienen que pasar 50 años para recuperar esa inversión”, completó Mariano Heymo.