Gregorio Eseverri, cada vez más “histórico” en el ascenso


El nicoleño superó la marca de Julián Olmedo y pasó a ser el nuevo líder histórico en robos de la Liga Argentina (ex TNA), con un total de 828 en 439 partidos jugados. “Sabía que estaba cerca pero nunca supe realmente a cuánto”, contó “Goyo”, quien debutó en la categoría con Belgrano en 2008 y que luego logró tres ascensos a la “A”.


Facundo Mancuso
secciondeportes@yahoo.com.ar

Si algo le faltaba para ocupar un lugar de preponderancia en la categoría por su destacado recorrido de más de diez años, Gregorio Eseverri superó la marca de Julián Olmedo y pasó a ser el nuevo líder histórico en robos de la Liga Argentina (ex TNA), con un total de 828 en 439 partidos jugados.
“Sabía que estaba cerca pero nunca supe realmente a cuánto, más allá de que sabía que era probable que lo pudiera superar porque Olmedo ya se retiró”, contó el nicoleño, que debutó en la categoría con Belgrano en 2008. A partir de allí se consolidó en la divisional, en la que se convirtió en un referente, consiguiendo tres ascensos a la “A”; dos con Quilmes de Mar del Plata y otro con Libertad de Sunchales (también obtuvo dos Súper 4, uno con Libertad y otro con Salta Basket). Desde muy joven –todavía jugando en las Inferiores de Belgrano, mientras alternaba en el plantel profesional- Eseverri fue marcado como uno de esos “diferentes”. Por entonces se destacaba por su ímpetu, su carácter y por tener, especialmente, una enorme vocación defensiva (cualidad que se fue acentuando a medida que se iba asentando en el profesionalismo). Al mismo tiempo, en cuanto a lo técnico siempre ofreció respuestas cuando sus equipos necesitaron de sus servicios, con su más que respetado tiro abierto a distancia o su decisión para penetrar a puro fuerza y decisión. Quizás por esa tozudez “Goyo” siempre se superó a sí mismo; de un año a otro siempre fue mejor jugador; más completo. Un jugador de equipo, un todo terreno; capaz de bancarse la defensa del base rival en toda la cancha y también de aguantarse en la pintura un cuerpo a cuerpo con un interno que lo superara en altura y peso.
Su lectura del juego fue mejorando temporada tras temporada por lo que se convirtió en una pieza capaz de encajar en cualquier estructura y sistema. Es por esta última condición que todo club con aspiraciones de ser protagonista y a pelear arriba se interesa en sus servicios; además por ser él un ganador nato.Tras haber jugado dos campeonatos en Belgrano (con el que había debutado en la Liga en 2004 con 17 años), en el 2010 se mudó a Mar del Plata para jugar en Quilmes bajo la dirección técnico de Daniel Maffei, quien lo conocía de nuestra ciudad y por haberlo dirigido en sus apariciones como juvenil en la “A” en 2006 y luego en 2009 en el TNA. En Quilmes el alero conseguiría dos ascensos seguidos (jugando un año en la elite en el medio, entre 2011 y 2012). Luego su carrera siguió en Deportivo Viedma (de 2013 a 2015), San Isidro de San Francisco (solo play-offs 14/15), Salta Basket (15/16, 16/17 y 18/19), Libertad de Sunchales (campeón en la edición 17/18), para retornar a mediados del año pasado a Quilmes.A lo largo del último certamen (el cual se dio por finalizado semanas atrás sin ascenso a causa de la pandemia por el coronavirus), Eseverri contabilizó 48 robos, sabiendo que antes de su iniciación estaba a veintisiete de desplazar de la cima a Olmedo; lo que finalmente consiguió. En siete de las once participaciones que lleva dentro de la Liga Argentina, Eseverri contabilizó setenta o más robos, tendencia que claramente lo fue posicionando de forma muy rápida entre los líderes estadísticos en este apartado puntual.
Con 33 años y con mucho camino por recorrer todavía, Eseverri está decidido a seguir rompiendo récords; como por ejemplo el de encuentros totales (está quinto en la tabla, a 120 de quien lidera, el rosarino ex Belgrano y Regatas Pablo Fernández, aún en actividad). En un informe especial que realizó hace unos días a través de Lucas Leiva, la web oficial de la Liga Argentina le dedicó un párrafo aparte a Eseverri sobre el que comentó lo siguiente: “Es uno de los jugadores de mayor renombre de los últimos años dentro de la Liga Argentina. Un referente, un jugador que transita la categoría hace más de diez años y de forma ininterrumpida, y que desde siempre le ha dado un prestigio absoluto a cada equipo al que le tocó defender en todo este tiempo”. Esa descripción no hace más que agigantar su figura. La de un cabal representante de su ciudad, un estandarte belgranense y un fiel exponente de los mejores valores deportivos.

Sus números
Gregorio Eseverri registra 439 partidos jugados en la Liga Argentina, con 4163 puntos convertidos (promedio de 9.5 puntos), 2256 rebotes (5.1), 970 asistencias (2.2), 828 robos (1.9). Acumula 13379 minutos (30.4 de media).

Su futuro
En un breve contacto con EL NORTE, Eseverri mostró su preocupación en torno al futuro del básquet argentino. “Todavía no se sabe nada de cómo se va a jugar y cuándo va a comenzar la competencia”, marcó el ex Belgrano, con la misma incertidumbre que existe en todo el mundo deportivo del país. Respecto de su situación personal, “Goyo” indicó: “Va a ser difícil que siga en Quilmes porque al club se le va a complicar poder acomodarse después de esto”. “Por el momento lo que deseo es que al menos se vuelva a jugar”, expresó.